UN PRO­FE­TA FUE­RA DE SU TIE­RRA

Mark Car­ney Go­ber­na­dor del Ban­co de In­gla­te­rra

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA -

La vic­to­ria del bre­xit en el re­fe­ren­do de ju­nio ha de­ja­do mu­chas in­cer­ti­dum­bres tan­to en el Reino Uni­do co­mo en Eu­ro­pa. La ava­lan­cha de in­for­mes de agen­cias y ges­to­ras pro­nos­ti­can­do una des­ace­le­ra­ción en el cre­ci­mien­to de la economía bri­tá­ni­ca y el tras­va­se de em­pre­sas pa­ra el 2017 no ha ce­sa­do des­de el 24 de ju­nio. Pe­ro Mark Car­ney (Fort Smith, mar­zo de 1965) no es de los que se arru­gan an­te la ad­ver­si­dad. Es un ti­po que sa­be lo que ha­ce, por al­go es­tu­vo al fren­te del ban­co cen­tral de su país na­tal, Ca­na­dá, du­ran­te cua­tro años, del 2008 al 2012, en la eta­pa más du­ra de la tor­men­ta desata­da por la gran re­ce­sión mun­dial.

En aque­lla oca­sión, Car­ney lo­gró ca­pear el tem­po­ral re­cor­tan­do los ti­pos de in­te­rés y apli­can­do po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias ex­pan­si­vas que es­ti­mu­la­ran el cré­di­to con­tro­lan­do al mis­mo tiem­po la es­ta­bi­li­dad de los pre­cios. Jus­to lo con­tra­rio de lo que hi­zo la Unión Eu­ro­pea por aquel en­ton­ces. La ju­ga­da le sa­lió bien y a me­dia­dos del 2009 la economía ca­na­dien­se mi­ra­ba por el re­tro­vi­sor al res­to de paí­ses del G7 a los que to­da­vía les que­da­ba una lar­ga mar­cha por el de­sier­to de la re­ce­sión y el es­tan­ca­mien­to.

La bue­na ges­tión de la ins­ti­tu­ción ca­na­dien­se en­gro­sa el currículo de es­te eco­no­mis­ta for­ma­do en Har­vard y en Ox­ford, y que a fi­na­les de los no­ven­ta en­tró a tra­ba­jar en el ban­co de in­ver­sio­nes Gold­man Sachs, pa­san­do des­pués a ocu­par en el 2007 el car­go de dipu­tado del G7 en el De­par­ta­men­to de Fi­nan­zas de su país. Con es­ta tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal, en el 2012 el por en­ton­ces mi­nis­tro de fi­nan­zas bri­tá­ni­co, Jim Flaherty, anun­ció su fi­cha­je co­mo nue­vo go­ber­na­dor del Ban­co de In­gla­te­rra, con­vir­tién­do­se en el pri­mer di­ri­gen­te no bri­tá­ni­co en ejer­cer el car­go. Cuan­do el ca­na­dien­se ate­rri­zó en la is­la, en ju­nio del 2013, el PIB del Reino Uni­do cre­cía a un rit­mo del 1,9 % y la ta­sa de des­em­pleo caía has­ta un 7,1 %. Tres años des­pués, y un re­fe­ren­do de por me­dio, a Car­ney le to­ca aho­ra di­ri­gir una economía bri­tá­ni­ca ame­na­za­da por las con­se­cuen­cias de la sa­li­da de la Unión Eu­ro­pea.

No es un pla­to de buen gus­to pa­ra el go­ber­na­dor del Ban­co de In­gla­te­rra que, en el 2015, lan­zó un co­mu­ni­ca­do apo­yan­do la per­ma­nen­cia de la is­la en el club co­mu­ni­ta­rio y en el mer­ca­do úni­co. Por lo pron­to, Car­ney ha re­cu­rri­do a la fór­mu­la que tan bue­nos re­sul­ta­dos le dio en el pa­sa­do y la se­ma­na pa­sa­da anun­ció un re­cor­te en los ti­pos de in­te­rés, de­ján­do­los en un 0,25 %, el más ba­jo de la his­to­ria en el país. Ade­más, ha dis­pues­to 200.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra la ad­qui­si­ción de bo­nos del te­so­ro, y 117.000 a dis­po­si­ción de la ban­ca. Las me­di­das pre­ten­den evi­tar los tan te­mi­dos efec­tos ne­ga­ti­vos del bre­xit sobre la economía del Reino Uni­do, pe­ro lo cier­to es que la ins­ti­tu­ción ha re­ba­ja­do sus pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to pa­ra el 2017 del 2,3 has­ta el 0,8 %, al tiem­po que pre­vé un au­men­to del pa­ro. De mo­men­to, Car­ney ha he­cho los de­be­res y aho­ra so­lo le que­da es­pe­rar y ver si pue­de lle­gar a ser pro­fe­ta fue­ra de su tie­rra.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.