«Sé que, al rit­mo al que va, ya no ve­ré un mun­do igua­li­ta­rio»

PA­TRI­CIA FER­NÁN­DEZ DI­REC­TO­RA DSV AIR&SEA ES­PA­ÑA Con un currículo tan bri­llan­te (de las 25 asig­na­tu­ras de De­re­cho sa­có ma­trí­cu­la en 23 y so­bre­sa­lien­te en las otras dos), no es de ex­tra­ñar que es­ta em­pre­sa­ria ha­ya es­ta­do siem­pre en pues­tos di­rec­ti­vos. Sin e

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - L. Mí­guez

El per­fil pro­fe­sio­nal de Pa­tri­cia Fer­nán­dez (Ma­drid, 1975) es de esos que cor­ta la res­pi­ra­ción. Un currículo aca­dé­mi­co bri­llan­te y una tra­yec­to­ria lle­na de al­tos car­gos — en la ac­tua­li­dad es di­rec­to­ra en la mul­ti­na­cio­nal de lo­gís­ti­ca y trans­por­te da­ne­sa DSV— des­cu­bren a una mu­jer con los pies en la tie­rra, lu­cha­do­ra y muy con­cien­cia­da sobre la de­sigual­da­des en el mun­do em­pre­sa­rial. Con­tra ellas pe­leó co­mo crea­do­ra y di­rec­to­ra del pro­yec­to Pro­mo­cio­na, un plan pa­ra que las di­rec­ti­vas rom­pan ese te­cho de cris­tal que ella iden­ti­fi­ca con cla­ri­dad.

—¿Siem­pre ha es­ta­do tan con­cien­cia­da?

—Es una cau­sa por la que lu­cho y que ten­go muy en­rai­za­da, ima­gino que por la educación que re­ci­bí en mi ca­sa, por mi per­so­na­li­dad y por mi ex­pe­rien­cia co­mo di­rec­ti­va. Cuan­do es­tu­ve en la Fun­da­ción CEAC de la pa­tro­nal ho­te­le­ra me mo­vía ya pa­ra fo­men­tar a la mu­jer en el tu­ris­mo y par­ti­ci­pé en va­rias me­sas sobre el te­ma. Re­cuer­do una en la que em­pe­cé con una fra­se muy re­ve­la­do­ra: «El día en que yo na­cí, una mu­jer no po­día ni fir­mar un con­tra­to de la luz». Y eso que me con­si­de­ro jo­ven. Un di­rec­ti­vo me es­cu­chó y al po­co me lla­mó, es­tan­do en Fi­tur, pa­ra pro­po­ner­me un via­je a No­rue­ga pa­ra so­li­ci­tar fon­dos pa­ra te­mas de mu­jer. La ver­dad es que des­pués da tan­tos años sé que ya no ve­ré un mun­do igua­li­ta­rio al rit­mo al que va to­do es­to.

—Ahí em­pe­zó Pro­mo­cio­na...

—Acu­di­mos a Os­lo pa­ra ver ideas, iba con gen­te de otros or­ga­nis­mos im­por­tan­tes y es­tu­vi­mos reuni­dos con per­so­nal que tie­nen des­ti­na­do allí a an­ti­dis­cri­mi­na­ción. Se tra­ta­ba de fon­dos pa­ra mu­je­res di­rec­ti­vas en ries­go de ex­clu­sión o en otras cir­cuns­tan­cias. Al vol­ver a Es­pa­ña tu­ve muy po­co tiem­po pa­ra pre­sen­tar el pro­yec­to, fue to­do muy di­fí­cil, pe­ro de­ci­dí no ren­dir­me. Me pu­se co­mo una lo­ca a es­cri­bir y me ins­pi­ré en un pro­gra­ma que ha­bía allí pa­ra fo­men­tar la pre­sen­cia de mu­je­res en los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción. De­ci­dí que mi plan de pro­mo­ción de as­cen­so de di­rec­ti­vas te­nía que ir de la mano de una es­cue­la de pri­mer ni­vel, y así en­tró a for­mar par­te Esa­de. Fi­nal­men­te lo am­plia­mos más allá del sec­tor hos­te­le­ro y mi con­tra­to pa­só a ser di­rec­to de la CEOE.

—¿Qué otras no­ve­da­des pre­sen­ta Pro­mo­cio­na res­pec­to a otros pla­nes de igual­dad?

—Qui­si­mos ha­cer mu­cho hin­ca­pié en la im­por­tan­cia del net­wor­king, al que no le de­di­ca­mos su­fi­cien­te aten­ción. Mu­chos con­tra­tos se cie­rran en el pá­del o en una co­mi­da. Ade­más, tam­bién qui­si­mos im­pli­car a los hom­bres. Es­to no es un te­ma de mu­je­res, sin ellos no va­mos a ser ca­pa­ces. Ahí con­té con la ayu­da de Mar­cos de Quin­to, en­ton­ces pre­si­den­te de Co­ca-Co­la en Es­pa­ña y aho­ra vi­ce­pre­si­den­te mun­dial. Se in­vo­lu­cró y se unió a nues­tro plan pa­ra que los di­rec­ti­vos fue­ran men­to­res de las mu­je­res que par­ti­ci­pa­ban en Pro­mo­cio­na. Eso ti­ró de otros mu­chos. Al­gu­nos lo hi­cie­ron co­mo él, por­que lo creían, otros por imi­ta­ción. Ade­más, las em­pre­sas fir­ma­ban una car­ta en la que se com­pro­me­tían a fa­vo­re­cer el as­cen­so de es­tas di­rec­ti­vas que par­ti­ci­pa­ban, no era un con­tra­to le­gal pe­ro sí de im­pli­ca­ción.

—¿Es par­ti­da­ria de las cuo­tas?

—Com­ple­ta­men­te. Oja­lá no hi­cie­ran fal­ta, pe­ro la reali­dad es ter­ca. Hay más mu­je­res li­cen­cia­das, con más idio­mas y me­jo­res tra­yec­to­rias, pe­ro no lle­gan. No es por fal­ta de mé­ri­to, es que fue­ron 2.000 años de ma­chis­mo y hay una cul­tu­ra muy en­rai­za­da. El go­bierno de No­rue­ga, cuan­do es­ta­ba la de­re­cha, lo apro­bó y no le va pre­ci­sa­men­te mal. Lo hi­zo por una cues­tión eco­nó­mi­ca, es un desas­tre in­ver­tir en for­mar a las mu­je­res que es­tas no lle­guen.

Pa­tri­cia Fer­nán­dez Sán­chez Herrero en­tró en DSV en el año 2015

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.