LAS GRAN­DES FOR­TU­NAS HU­YEN DE LAS SI­CAV

EL TE­MOR A QUE SE ENDUREZCA LA TRI­BU­TA­CIÓN (HAS­TA AHO­RA EN UN 1 % DEL BE­NE­FI­CIO) CON­TRA ES­TAS SO­CIE­DA­DES HA ABIER­TO LA PUER­TA A OTRAS IN­VER­SIO­NES. EN LO QUE VA DE AÑO, 7.500 PER­SO­NAS SE HAN IDO DE LAS SI­CAV Y EL PA­TRI­MO­NIO HA CAÍ­DO EN 3.000 MI­LLO­NES DE EU

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - G. Le­mos

An­dan las gran­des for­tu­nas es­pa­ño­las con la mos­ca de­trás de la ore­ja. La culpa la tie­nen los po­lí­ti­cos, y no por­que no se pon­gan de acuer­do pa­ra pac­tar un Go­bierno, sino por al­gu­nas de la pro­pues­tas con las que los cua­tro gran­des par­ti­dos (PP, PSOE, Po­de­mos y Ciu­da­da­nos) se pre­sen­ta­ron a las úl­ti­mas elec­cio­nes. Aun­que hay ejem­plos de que no hay que fiar­se de to­do lo que sal­ga en los pro­gra­mas elec­to­ra­les, y tam­bién de la di­fi­cul­tad que tie­nen es­tas for­ma­cio­nes pa­ra po­ner­se de acuer­do, lo cier­to es que las coin­ci­den­cias en sus pro­pues­tas pa­ra re­vi­sar el ac­tual ré­gi­men de las si­cav in­quie­ta a las gran­des ren­tas que tie­nen en es­te vehícu­lo de in­ver­sión una de sus prin­ci­pa­les he­rra­mien­tas pa­ra re­ba­jar su fac­tu­ra fis­cal.

Aun­que las ideas son di­ver­sas, to­dos coin­ci­den en la ne­ce­si­dad de ase­gu­rar que es­tas so­cie­da­des de in­ver­sión de ca­pi­tal va­ria­ble cum­plen con el ca­rác­ter de ins­ti­tu­ción de in­ver­sión co­lec­ti­va que exi­ge la nor­ma­ti­va, que re­quie­re que pa­ra su cons­ti­tu­ción se reúna un mí­ni­mo de cien accionistas que apor­ten, en con­jun­to, un ca­pi­tal de al me­nos 2,4 mi­llo­nes de eu­ros. En la prác­ti­ca, mu­chas si­cav es­tán con­tro­la­das por una so­la per­so­na, que reúne 99 hom­bres de paja (co­no­ci­dos en el ar­got co­mo ma­ria­chis) pa­ra cum­plir con los re­qui­si­tos que per­mi­ten be­ne­fi­ciar­se de una tri­bu­ta­ción es­pe­cial­men­te dul­ce, con un ti­po del 1 % en el im­pues­to de so­cie­da­des por los beneficios ge­ne­ra­dos en el año (en el mo­men­to en el que se res­ca­ta, sí hay que abo­nar las plus­va­lías en el IRPF, a ra­zón de en­tre un 19 y un 23 %). El PP, por ejem­plo, plan­tea­ba que so­lo compu­tasen co­mo accionistas aque­llos par­tí­ci­pes con al me­nos el 0,55 % del ca­pi­tal de la si­cav, mien­tras que los par­ti­dos de iz­quier­da pe­dían lí­mi­tes por arri­ba, pa­ra que nin­gu­na per­so­na pu­die­ra to­mar una par­ti­ci­pa­ción que le die­ra con­trol ab­so­lu­to de la so­cie­dad. Ciu­da­da­nos, por su par­te, que­ría de­vol­ver el con­trol de es­tas a la Agen­cia Tri­bu­ta­ria, al en­ten­der que la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res, que es la que se ocu­pa aho­ra de la su­per­vi­sión, ha de­mos­tra­do ser muy la­xa.

Con to­das es­tas pro­pues­tas so­bre la me­sa, y an­te el te­mor a lo que pue­da su­ce­der cuan­do por fin se for­me Go­bierno, en los des­pa­chos de las gran­des en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, que ac­túan co­mo ges­to­ras de esas so­cie­da­des, ha­ce tiem­po que pre­pa­ran su plan B pa­ra blin­dar a sus clien­tes an­te cual­quier in­ten­to po­lí­ti­co por en­du­re­cer la tri­bu­ta­ción de las si­cav. La so­lu­ción más fá­cil, que es la que mu­chas ya es­tán re­co­men­dan­do a sus clien­tes, es trans­for­mar sus so­cie­da­des en fon­dos de in­ver­sión, cu­yos par­tí­ci­pes pa­gan en con­cep­to de plus­va­lías lo mis­mo que los accionistas de las si­cav cuan­do re­ti­ran el di­ne­ro (aun­que es­tos, gra­cias al sis­te­ma ac­tual, pue­den op­tar por rein­ver­tir los beneficios en su vehícu­lo de in­ver­sión y pa­gar so­lo el 1 % anual en so­cie­da­des, ya que tie­nen con­trol ab­so­lu­to so­bre la ges­tión).

La pro­pues­ta es­tá ca­lan­do, co­mo de­mues­tran las ci­fras. En ape­nas me­dio año el pa­tri­mo­nio acu­mu­la­do en las si­cav ha caí­do en ca­si tres mil mi­llo­nes de eu­ros, al pa­sar de los 35.482 mi­llo­nes que ges­tio­na­ban es­tas so­cie­da­des en no­viem­bre del año pa­sa­do a los 32.566 que se re­gis­tra­ban al cie­rre de ju­nio, se­gún los da­tos de la Aso­cia­ción de Ins­ti­tu­cio­nes de In­ver­sión Co­lec­ti­va y Fon­dos de Pen­sio­nes (In­ver­co). Hay 45 so­cie­da­des me­nos que en­ton­ces (que­dan 3.382 de las 3427 que ha­bía en no­viem­bre) y, aun­que ca­si me­dio mi­llón de es­pa­ño­les si­guen ges­tio­nan­do su pa­tri­mo­nio a tra­vés de si­cav, más de 7.500 per­so­nas han re­ti­ra­do sus fon­dos de es­tos vehícu­los de in­ver­sión en lo que va de año.

UN CEN­TE­NAR DE FU­SIO­NES

En lo que va de año, son 123 las si­cav que se han fu­sio­na­do con fon­dos de in­ver­sión, in­te­gran­do en es­tos un pa­tri­mo­nio con­jun­to de 883 mi­llo­nes de eu­ros. Más de la mi­tad de las ope­ra­cio­nes co­rres­pon­den a Ban­kin­ter, la cuar­ta ma­yor ges­to­ra de si­cav en Es­pa­ña, que ha fu­sio­na­do 68 de es­tas so­cie­da­des con fon­dos, por un im­por­te de 309 mi­llo­nes, se­gún la in­for­ma­ción re­gis­tra­da en la CNMV.

Un mo­vi­mien­to que cuen­ta con el plá­cet de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Tributos, que en mar­zo ava­ló, en res­pues­ta a una con­sul­ta vin­cu­lan­te plan­tea­da por una de es­tas ges­to­ras que que­ría fu­sio­nar una de sus si­cav con un fon­do, la le­ga­li­dad de la ope­ra­ción. Un sal­vo­con­duc­to pa­ra ase­gu­rar que esos mi­les de mi­llo­nes que se pon­gan en mo­vi­mien­to no aban­do­nen el país en un mo­men­to de má­xi­ma in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca.

Mien­tras, la crea­ción de nue­vas si­cav se ha es­tan­ca­do. En lo que va de año no lle­gan a la vein­te­na, una quin­ta par­te de las que ha­bían na­ci­do en el mis­mo pe­río­do del año pa­sa­do.

Pe­ro la fu­sión con fon­dos no es el úni­co blin­da­je que se es­tán apli­can­do las si­cav. Al­gu­nas, preo­cu­pa­das no tan­to por un cam­bio en la fis­ca­li­dad co­mo por que se em­pie­cen a apli­car san­cio­nes a aque­llas so­cie­da­des con un par­tí­ci­pe que ejer­za un con­trol ab­so­lu­to. Por ello, ya hay si­cav fa­mi­lia­res que se es­tán in­te­gran­do en otras si­cav de su ges­to­ra pa­ra di­luir el por­cen­ta­je de par­ti­ci­pa­ción en ma­nos del ac­cio­nis­ta ma­yo­ri­ta­rio y cu­rar­se en sa­lud si se im­po­nen to­pes má­xi­mos de par­ti­ci­pa­ción co­mo pro­po­nen los par­ti­dos de iz­quier­da.

Hay tam­bién quien ha op­ta­do por un cam­bio más ra­di­cal, trans­for­man­do di­rec­ta­men­te sus si­cav en so­cie­da­des anó­ni­mas, co­mo ha he­cho re­cien­te­men­te el em­pre­sa­rio ga­lle­go Ma­nuel Jo­ve con sus so­cie­da­des Do­ni­ños y Bour­det.

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.