CÓ­MO IN­FLU­YÓ LA CRI­SIS EN LA PER­CEP­CIÓN DE LAS CLA­SES SO­CIA­LES

La per­cep­ción so­bre el des­cen­so de sa­la­rios y el de­te­rio­ro de la cla­se so­cial que tie­ne la ciu­da­da­nía, y la des­crip­ción que de es­ta evo­lu­ción se rea­li­zan en in­for­mes co­mo el «Pa­no­ra­ma so­cial» de Fun­cas, pro­vo­can que tras la cri­sis el 40 % de la po­bla­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Al­bino Pra­da AL­BINO PRA­DA es doc­tor en Eco­no­mía

La re­duc­ción de los sa­la­rios y el de­te­rio­ro de la cla­se so­cial en Es­pa­ña co­mo con­se­cuen­cia de la cri­sis son ana­li­za­das por el eco­no­mis­ta Al­bino Pra­da, a par­tir de la per­cep­ción que tie­nen los pro­pios ciu­da­da­nos y los in­for­mes rea­li­za­dos en es­te sen­ti­do. El 40 % de la po­bla­ción es de cla­se me­dia o me­dia-ba­ja, con­clu­ye Pra­da.

En una re­cien­te en­tre­ga del pro­gra­ma de te­le­vi­sión Sal­va­dos un gru­po de alum­nos uni­ver­si­ta­rios de­cla­ra­ban iden­ti­fi­car­se ma­yo­ri­ta­ria­men­te co­mo miem­bros de la cla­se me­dia. Muy po­cos se creían cla­se ba­ja. ¿Su­ce­de lo mis­mo en el con­jun­to de la po­bla­ción? ¿es­tá mo­di­fi­cán­do­se tal au­to­per­cep­ción a cau­sa de la pro­lon­ga­da cri­sis eco­nó­mi­ca que he­mos pa­de­ci­do?

En la pu­bli­ca­ción Pa­no­ra­ma So­cial de Fun­cas (nú­me­ro 22, 2015) se rea­li­za un por­me­no­ri­za­do diag­nós­ti­co de lo que de­no­mi­nan ba­lan­ce so­cial de la cri­sis; cons­ta de ca­si dos­cien­tas pá­gi­nas con apor­ta­cio­nes de un muy nu­me­ro­so gru­po de au­to­res en su ma­yor par­te in­ves­ti­ga­do­res de nues­tras uni­ver­si­da­des. Con ba­se a es­ta pu­bli­ca­ción, po­de­mos in­ten­tar responder a las dos pre­gun­tas plan­tea­das y a las cues­tio­nes que esa res­pues­ta pue­da, a su vez, mo­ti­var.

En un pri­mer grá­fi­co re­co­ge­mos pa­ra el pe­río­do 2004-2015 la per­cep­ción de per­te­nen­cia a un de­ter­mi­na­do es­ta­tus so­cial en Es­pa­ña. A lo lar­go de to­do el pe­río­do (pre­vio y pos­te­rior a la cri­sis del 2007) el por­cen­ta­je de po­bla­ción que se con­si­de­ra de cla­se al­ta o me­dia-al­ta es re­si­dual (me­nos del 5 %) y así se man­tie­ne de for­ma cons­tan­te. Por su par­te, el por­cen­ta­je de po­bla­ción que se con­si­de­ra de cla­se ba­ja se si­túa por de­ba­jo del 10 % de la po­bla­ción, y no acu­sa un cre­ci­mien­to des­ta­ca­do a lo lar­go de la cri­sis. Es es­te un da­to al­ta­men­te con­tra­dic­to­rio con las ci­fras de po­bla­ción es­pa­ño­la en ries­go de po­bre­za.

Don­de sí ob­ser­va­mos una ele­va­da in­clu­sión de la po­bla­ción es en los gru­pos de cla­se me­dia sin más y cla­se-me­dia ba­ja. Has­ta la irrup­ción de la cri­sis (2007) la cuo­ta de po­bla­ción es­pa­ño­la que se con­si­de­ra­ba cla­se me­dia lle­ga­ba al 65 % de la po­bla­ción, mien­tras que la que lo ha­cía en la cla­se me­dia-ba­ja era el 24 %. Ca­si el 90 % de la po­bla­ción se au­to­in­clu­ye en es­tos dos gru­pos cen­tra­les, lo que su­gie­re que el gru­po de cla­se me­dia-ba­ja es, de he­cho, un eu­fe­mis­mo pa­ra no re­co­no­cer­se co­mo de cla­se ba­ja.

En es­te ca­so sí se ob­ser­va el im­pac­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca por­que mien­tras el por­cen­ta­je de po­bla­ción que se con­si­de­ra de cla­se me­dia des­cien­de con cla­ri­dad (des­de el 65 % al 52 %) el por­cen­ta­je de po­bla­ción que se con­si­de­ra cla­se me­dia-ba­ja as­cien­de con no me­nor in­ten­si­dad. La cla­se ba­ja di­rec­ta y la cre­cien­te cla­se me­dia­ba­ja es­ta­rían re­co­gien­do ca­si 40 % de la po­bla­ción.

Es­te pro­ce­so de de­te­rio­ro so­cial de la cla­se me­dia de­be ser ex­pli­ca­do por un fe­nó­meno eco­nó­mi­co bien cuan­ti­fi­ca­do a lo lar­go de la cri­sis: la de­sigual caí­da de los in­gre­sos fa­mi­lia­res en fun­ción del ni­vel pre­vio de in­gre­sos. En un se­gun­do grá­fi­co pre­sen­ta­mos pa­ra ca­da ni­vel de in­gre­sos (má­xi­mo 90 y mí­ni­mo 10) el im­pac­to de la cri­sis en los mis­mos.

Se ob­ser­va con me­ri­dia­na cla­ri­dad que la cri­sis ha gol­pea­do más in­ten­sa­men­te a los sec­to­res so­cia­les de me­nor ni­vel de ren­ta. El cua­ren­ta por cien­to me­nos ri­co (las de­ci­las 10, 20, 30 y 40) acu­san caí­das de sus in­gre­sos me­dios por en­ci­ma del 20 %, mien­tras que las de­ci­las más ri­cas (la 80 y 90) tie­nen caí­das por de­ba­jo del 15 %. Es­te de­sigual im­pac­to ex­pli­ca­ría por­que una par­te cre­cien­te de la cla­se me­dia se aca­ba re­co­no­cien­do co­mo de cla­se me­dia-ba­ja se­gún han ido avan­zan­do los años de la cri­sis (2007-2014) tal co­mo se con­cluía con los da­tos de au­to po­si­cio­na­mien­to de cla­se del pri­mer grá­fi­co.

Es­te pro­ce­so de caí­da de in­gre­sos y de des­cen­so de la cla­se so­cial en la que uno se re­co­no­ce va a ser es­pe­cial­men­te in­ten­so en dos sec­to­res de la po­bla­ción: los in­mi­gran­tes y los más jó­ve­nes. Co­mo es bien sa­bi­do en los años de ex­pan­sión fi­nan­cie­ro-in­mo­bi­lia­ria pre­vios a la cri­sis en Es­pa­ña se re­ci­bie­ron mi­llo­nes de in­mi­gran­tes ne­ce­sa­rios pa­ra cu­brir una cre­cien­te de­man­da la­bo­ral so­bre to­do en la cons­truc­ción y en los ser­vi­cios.

Van a ser es­tas olea­das de ciu­da­da­nos re­cién in­cor­po­ra­dos los pri­me­ros y más se­ria­men­te afec­ta­dos por el de­te­rio­ro la­bo­ral, de in­gre­sos y, fi­nal­men­te, so­cial.

En un ter­cer grá­fi­co se vi­sua­li­za có­mo a lo lar­go del pe­río­do ana­li­za­do el ries­go de po­bre­za se dis­pa­ra en­tre la po­bla­ción in­mi­gran­te (pa­sa del 30 % a si­tuar­se por en­ci­ma del 50 %), mien­tras que pa­ra la po­bla­ción au­tóc­to­na se man­tie­ne en el ni­vel del 20 %. Po­cas du­das hay so­bre quie­nes han acu­sa­do más in­me­dia­ta e in­ten­sa­men­te el im­pac­to de la cri­sis. Y no ex­tra­ña en ab­so­lu­to que cien­tos de mi­les de es­tos in­mi­gran­tes ha­yan re­tor­na­do a sus paí­ses de ori­gen en los úl­ti­mos años. Pe­ro, sin du­da, pa­ra los que se man­tie­nen en­tre no­so­tros su des­cen­so en el es­ta­tus so­cial ofre­ce muy po­cas du­das.

LOS MÁS AFEC­TA­DOS

Res­pec­to a la po­bla­ción más jo­ven (ya in­mi­gran­te o au­tóc­to­na) qui­zás el da­to más co­no­ci­do so­bre su si­tua­ción so­cial du­ran­te la cri­sis sea la muy ele­va­da ta­sa de pa­ro. Una si­tua­ción de fal­ta de in­gre­sos y de de­pen­den­cia del en­torno fa­mi­liar que pro­vo­ca el te­ner que pro­lon­gar su re­si­den­cia en el do­mi­ci­lio de los pa­dres, así co­mo su de­pen­den­cia de los in­gre­sos de otros miem­bros de la fa­mi­lia.

En un cuar­to y úl­ti­mo grá­fi­co vi­sua­li­za­mos la si­tua­ción es­pa­ño­la en el con­tex­to de la de los paí­ses más desa­rro­lla­dos en un año don­de ya se ha­bían acu­sa­do to­dos los efec­tos de la cri­sis. Se re­pre­sen­ta dos ta­sas de pa­ro: la de la po­bla­ción en su con­jun­to por un la­do (eje ho­ri­zon­tal) y la de la po­bla­ción ju­ve­nil (eje ver­ti­cal). La aso­cia­ción en­tre am­bos da­tos es ca­si per­fec­ta. Paí­ses co­mo Ale­ma­nia o Aus­tria con re­du­ci­da ta­sa de pa­ro glo­bal tie­nen tam­bién una es­ca­sa ta­sa de pa­ro ju­ve­nil, y paí­ses co­mo Es­pa­ña, Gra­cia o Por­tu­gal con una abul­ta­da ta­sa de pa­ro glo­bal tie­nen tam­bién una ele­va­da ta­sa de pa­ro ju­ve­nil.

Lo que ven­dría a su­ge­rir que el de­te­rio­ro so­cial, de in­gre­sos y de pers­pec­ti­vas de vi­da (re­torno pa­ra los in­mi­gran­tes y emi­gra­ción pa­ra la po­bla­ción au­tóc­to­na) ha­bría al­can­za­do en el sur de Eu­ro­pa el ni­vel de una au­tén­ti­ca he­ca­tom­be so­cial. Por más que una par­te de la po­bla­ción afec­ta­da se re­sis­ta a ser cons­cien­te del de­te­rio­ro real que han su­fri­do sus ex­pec­ta­ti­vas eco­nó­mi­cas y so­cia­les en los úl­ti­mos años.

El 90 % de la po­bla­ción se au­to­in­clu­ye en los dos gru­pos cen­tra­les de cla­se me­dia y me­dia-ba­ja

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.