PIN­TU­RAS PROA CRE­CE DES­DE VI­GO PA­RA LA IN­DUS­TRIA Y EL HO­GAR

Arran­có co­mo una em­pre­sa fa­mi­liar y en los años 60 se trans­for­mó en una so­cie­dad y co­men­zó a ex­pan­dir­se Su es­pe­cia­li­za­ción en el sec­tor na­val y de au­to­mo­ción fue su apues­ta fuer­te pa­ra cre­cer

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - L. Mí­guez

Una pe­que­ña em­pre­sa fa­mi­liar que na­ció vin­cu­la­da al mar y al fi­nal se ha con­ver­ti­do un re­fe­ren­te en­tre el sec­tor in­dus­trial y el de mi­les de ho­ga­res ga­lle­gos. Esa es la his­to­ria que es­tá de­trás de Pin­tu­ras Proa, un gi­gan­te con ca­si 14 mi­llo­nes de fac­tu­ra­ción en el pa­sa­do año y una pro­duc­ción que ro­za las 4.000 to­ne­la­das. Cuan­do na­ció, en 1941, lo ha­cía con nom­bre náu­ti­co de unos so­cios del sec­tor con­ser­ve­ro que in­cluían es­tam­pa­cio­nes en en­va­ses de ho­ja­la­ta. Unas dé­ca­das des­pués le die­ron la mano al gi­gan­te del mo­tor en Vi­go, PSA Ci­troën, al con­ver­tir­se en su­mi­nis­tra­do­res y sus es­fuer­zos por me­jo­rar no han pa­ra­do des­de en­ton­ces.

Hoy el sec­tor de la au­to­mo­ción es uno de sus prin­ci­pa­les clien­tes y es su­mi­nis­tra­dor de pri­mer ni­vel pa­ra la plan­ta ga­lle­ga y la de Ma­drid. A ello se une la sec­ción me­ta­grá­fi­ca, que in­clu­ye bar­ni­ces y la­cas pa­ra en­va­ses de ho­ja­la­ta, por ejem­plo. «Tie­ne apli­ca­cio­nes pa­ra en­va­ses de alu­mi­nio, tu­bos far­ma­céu­ti­cos y he­mos si­do ho­mo­lo­ga­dos por Lo­real pa­ra sus re­ci­pien­tes de tin­tes de ca­be­llo. Es­te es un seg­men­to de gran in­ver­sión. Aho­ra tra­ba­ja­mos en las ta­pas de ros­ca pa­ra bo­te­llas co­mo las del al­cohol y es­ta­mos ex­por­tan­do es­te ti­po de pro­duc­tos en su ma­yo­ría pa­ra Chi­le», ex­pli­can des­de la fá­bri­ca, don­de la ga­ma de po­si­bi­li­da­des de ne­go­cio de la pin­tu­ra va mu­cho más allá de las que pen­sa­mos en cual­quie­ra ho­gar.

El sec­tor na­val, co­mo no po­día ser de otro mo­do, tam­bién es­tá pre­sen­te en su tra­ba­jo. «Desa­rro­lla­mos nue­vas pa­ten­tes y hay cam­bios im­por­tan­tes en la le­gis­la­ción, por lo que es­pe­ra­mos en dos años te­ner pro­duc­tos nue­vos». Otro de sus pi­la­res es su la­do más po­pu­lar, el de la cons­truc­ción y la de­co­ra­ción, que les ha lle­va­do in­clu­so a abrir sus pro­pios pun­tos de ven­ta.

TIEN­DAS ES­PE­CIA­LI­ZA­DAS

Es­tos se unen a su dis­tri­bu­ción a tra­vés de de­ce­nas de tien­das es­pe­cia­li­za­das. Con nom­bre pro­pio se les pue­de en­con­trar ya en dos lo­ca­les en Vi­go y tam­bién en ciu­da­des co­mo Pon­te­ve­dra, San­tia­go, A Co­ru­ña, Gi­jón o Ma­drid, ade­más de te­ner una fi­lial en Opor­to.

La in­ter­na­cio­na­li­za­ción for­ma par­te del plan de Pin­tu­ras Proa y tam­bién lle­van su tra­ba­jo has­ta Chi­le, Pe­rú e in­clu­so Cu­ba. «Tam­bién tra­ba­ja­mos en Eu­ro­pa don­de es­pe­ra­mos cre­cer», re­la­tan des­de O Po­rri­ño. Re­cuer­dan que el ob­je­ti­vo es re­gre­sar a tiem­pos pre­vios a la cri­sis, cuan­do la fac­tu­ra­ción al­can­zó los 15 mi­llo­nes de eu­ros.

Pin­tu­ras Proa arran­có en 1941 con dos em­pre­sa­rios del sec­tor con­ser­ve­ro y hoy es ya una re­fe­ren­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.