Fa­la­cias del Es­ta­do em­pren­de­dor

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

El think tank es­pa­ñol Ins­ti­tu­to Juan de Ma­ria­na, fundado en el año 2005 ba­jo el pa­ra­guas in­te­lec­tual del re­co­no­ci­do eco­no­mis­ta a ni­vel in­ter­na­cio­nal Je­sús Huer­ta de So­to, ha pre­sen­ta­do un in­for­me lla­ma­do Mi­tos y reali­da­des del Es­ta­do em­pren­de­dor en el que se cri­ti­ca las te­sis de­fen­di­das por la eco­no­mis­ta ita­lia­na Ma­ria­na Maz­zu­ca­to en su li­bro El Es­ta­do em­pren­de­dor.

Pe­ro, ¿qué es el Es­ta­do em­pren­de­dor que cri­ti­ca es­te in­for­me? El Es­ta­do em­pren­de­dor, se­gún Maz­zu­ca­to, es el que no so­lo fi­nan­cia la cien­cia bá­si­ca, sino que tam­bién em­pren­de y crea mer­ca­do, a tra­vés de la fi­nan­cia­ción de cien­cia apli­ca­da, desa­rro­llo y co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos; a tra­vés de la in­ver­sión en star­tups, ac­tuan­do de ca­pi­ta­lis­ta de ries­go o crean­do ban­cos es­ta­ta­les de in­ver­sión. Di­ce la eco­no­mis­ta ita­lia­na que de­bi­do al ries­go que exis­te a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes ba­jo in­cer­ti­dum­bre cuan­do se pre­ten­de crear y desa­rro­llar una idea in­no­va­do­ra, mu­chas em­pre­sas pri­va­das no in­vier­ten los su­fi­cien­te en I+D, al mis­mo tiem­po que tie­nen una vi­sión más cor­to­pla­cis­ta pa­ra la ob­ten­ción de beneficios. Así, con­clu­ye la eco­no­mis­ta que la ma­yor par­te de las re­vo­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas y pe­río­dos de cre­ci­mien­to se de­ben al pa­pel del Es­ta­do, dan­do co­mo ejem­plos la in­dus­tria in­for­má­ti­ca, In­ter­net, la in­dus­tria bio­tec­no­ló­gi­ca, e in­clu­so Ap­ple o Goo­gle se desa­rro­lla­ron gra­cias a la ayu­da del Go­bierno ame­ri­cano. Sin em­bar­go, en el in­for­me pre­sen­ta­do por el Ins­ti­tu­to Juan de Ma­ria­na se des­mon­ta pun­to por pun­to ca­da uno de los ar­gu­men­tos pre­sen­ta­dos por es­ta eco­no­mis­ta ita­lia­na. Al­gu­nos ejem­plos son el de los ban­cos na­cio­na­les de desa­rro­llo, los cua­les des­pla­zan los re­cur­sos del sec­tor fi­nan­cie­ro, re­du­cien­do el ren­di­mien­to de las ac­ti­vi­da­des em­pren­de­do­ras e in­clu­so el Ban­co Mun­dial ha ve­ni­do a de­cir que con­tri­bu­yen a un me­nor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Ade­más, en sec­to­res co­mo las ener­gías re­no­va­bles es el sec­tor pri­va­do quien apor­ta el do­ble de re­cur­sos que las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, 161.000 fren­te a 84.000 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún da­tos del año 2012.

Asi­mis­mo, mu­chas de las innovaciones aso­cia­das en su ori­gen al pa­pel ac­ti­vo de los Es­ta­dos en reali­dad se de­ben a la ini­cia­ti­va pri­va­da: la avia­ción con los her­ma­nos Wright; la pro­duc­ción en ma­sa con la Ford Mo­tor Com­pany; la pro­duc­ción ajus­ta­da con To­yo­ta; la na­no­tec­no­lo­gía gra­cias a la la­bor de Rus­ka, Bin­ning y Roh­rer; Goo­gle y su al­go­rit­mo se lo de­be­mos a Larry Pa­ge; o el éxi­to de Ap­ple y sus pro­duc­tos gra­cias al di­se­ño innovador de Ste­ve Jobs y Step­hen Woz­niak.

En de­fi­ni­ti­va, no se de­be so­bre­va­lo­rar el pa­pel del Es­ta­do co­mo mo­tor del em­pren­di­mien­to, pues­to que es cier­to que ha ocu­pa­do un cier­to pe­so co­mo im­pul­sor de es­te — al­go nor­mal te­nien­do en cuen­ta los re­cur­sos que aca­pa­ra­do en el in­ten­to—, pe­ro la ma­yo­ría de las 24 tec­no­lo­gías re­vo­lu­cio­na­rias que se han pro­du­ci­do a lo lar­go de la his­to­ria se de­ben al pro­ce­so ca­pi­ta­lis­ta des­cen­tra­li­za­do de prue­ba y error en el que una va­rie­dad de pro­pues­tas y em­pre­sas com­pi­ten en­tre sí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.