Más ba­su­ra en las ca­lles ger­ma­nas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Pa­tri­cia Baelo

So­lo en em­ba­la­jes se desechan 213 ki­los por per­so­na al año de­bi­do al au­ge de las ven­tas por In­ter­net y a la can­ti­dad de ali­men­tos en­va­sa­dos que se con­su­men en las gran­des ca­de­nas

Los ale­ma­nes pa­san por ser uno de los pue­blos más eco­ló­gi­cos y res­pe­tuo­sos con el me­dio am­bien­te. Y es que, al igual que sus ve­ci­nos del nor­te de Eu­ro­pa, los teu­to­nes no sue­len em­plear ser­vi­lle­tas de pa­pel en ca­sa, ni bol­sas de plás­ti­co pa­ra ha­cer la com­pra. Es más, su sis­te­ma de re­ci­cla­je se en­cuen­tra en­tre los más imi­ta­dos del mun­do y, a día de hoy, Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na des­em­bol­san su­mas mi­llo­na­rias pa­ra ha­cer­se con tec­no­lo­gía pa­ra el aná­li­sis de re­si­duos, má­qui­nas tri­tu­ra­do­ras y has­ta ca­mio­nes de re­co­gi­da de ba­su­ra ma­de in Ger­many. Sin em­bar­go, por pa­ra­dó­ji­co que pa­rez­ca, los ale­ma­nes tam­bién fi­gu­ran en­tre los eu­ro­peos que más des­per­di­cios ge­ne­ran.

Has­ta 617 ki­lo­gra­mos de ba­su­ra por ca­da ciu­da­dano, es de­cir, 136 ki­los más que el eu­ro­peo me­dio, se­gún da­tos de la Ofi­ci­na Fe­de­ral de Es­ta­dís­ti­ca (Des­ta­sis). Un in­for­me de Eu­ros­tat re­ve­la que so­lo tres paí­ses en to­da la Unión Eu­ro­pea su­pe­ran a Ale­ma­nia en pro­duc­ción de desechos: Di­na­mar­ca, con 747 ki­lo­gra­mos per cá­pi­ta; Lu­xem­bur­go, con 653; y Chi­pre, con 624. Cu­rio­sa­men­te, al­gu­nos de los miem­bros más pe­que­ños del blo­que co­mu­ni­ta­rio. En el otro ex­tre­mo se en­cuen­tran ru­ma­nos y es­to­nios, con 272 y 293 ki­los anua­les de des­per­di­cios por per­so­na. El sa­la­rio me­dio de los ciu­da­da­nos no pa­re­ce ser un fac­tor de­ter­mi­nan­te en es­te sen­ti­do. Tam­po­co el gra­do de in­dus­tria­li­za­ción del país, ya que Ja­pón, una de las po­ten­cias en ese cam­po, ape­nas pro­du­ce la mi­tad de la ba­su­ra que Ale­ma­nia, tam­bién un gi­gan­te eco­nó­mi­co.

Los ex­per­tos ad­vier­ten de que más bien in­flu­yen fac­to­res de­mo­grá­fi­cos y so­cio­cul­tu­ra­les. «Los ho­ga­res más pe­que­ños ge­ne­ran más re­si­duos que los gran­des», ex­pli­ca Isabella Meh­lin, des­de Des­ta­tis. Y Ale­ma­nia, con 1,36 ni­ños de me­dia por ca­da mu­jer en edad fér­til, es el se­gun­do país de la UE con me­nor ta­sa de na­ta­li­dad, so­lo por de­trás de Es­pa­ña. Aun­que la raíz del pro­ble­ma re­si­de en las tradiciones y cos­tum­bres a la ho­ra de ad­qui­rir y pre­pa­rar los ali­men­tos. Mien­tras que en el sur de Eu­ro­pa se tien­de a com­prar pro­duc­tos fres­cos en los mer­ca­dos y a co­ci­nar ca­se­ro a dia­rio, en el cen­tro y nor­te del con­ti­nen­te, el cli­ma y la po­bre tra­di­ción cu­li­na­ria obli­gan a acu­dir a las gran­des su­per­fi­cies pa­ra ad­qui­rir ali­men­tos im­por­ta­dos, en­va­sa­dos y has­ta pre­co­ci­na­dos.

Por eso, los ale­ma­nes desechan hoy más em­ba­la­jes que nun­ca, has­ta el pun­to de ocu­par el pri­mer pues­to de la UE. Así, los 187,5 ki­lo­gra­mos por ca­be­za del 2003 se han con­ver­ti­do en 212,5 ape­nas diez años des­pués, se­gún un es­tu­dio del Go­bierno pu­bli­ca­do ha­ce unos me­ses por el dia­rio Die Welt. «Des­de lue­go, no po­de­mos es­tar or­gu­llo­sos de es­te tí­tu­lo eu­ro­peo», cri­ti­ca Pe­ter Mei­wald, por­ta­voz par­la­men­ta­rio de po­lí­ti­cas me­dioam­bien­ta­les de Los Ver­des, en de­cla­ra­cio­nes al ro­ta­ti­vo. Las au­to­ri­da­des res­pon­sa­bi­li­zan al au­ge de la ven­ta por In­ter­net, cu­ya lo­gís­ti­ca im­pli­ca un ma­yor nú­me­ro de pa­que­tes. No obs­tan­te, el pa­pel y el car­tón son fá­cil­men­te re­ci­cla­bles, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre con el plás­ti­co, que con 2,9 mi­llo­nes de to­ne­la­das anua­les en Ale­ma­nia, ha su­pe­ra­do por pri­me­ra vez al cris­tal en vo­lu­men de desechos, con 2,75 mi­llo­nes.

El par­ti­do eco­lo­gis­ta culpa a la cul­tu­ra del con­su­mo. La­va­do­ras, im­pre­so­ras o ce­pi­llos de dien­tes eléc­tri­cos tie­nen ca­da vez ci­clos de vi­da más cor­tos y ate­rri­zan an­tes en el con­te­ne­dor. Pe­ro el pro­ble­ma es aún más gra­ve en el ca­so de los ali­men­tos. «Ne­ce­si­ta­mos es­tí­mu­los pa­ra que los ciu­da­da­nos no en­vuel­van ca­da pe­pino de en­sa­la­da en pa­pel trans­pa­ren­te», abo­ga Mei­wald, al tiem­po que in­sis­te en re­du­cir de in­me­dia­to la ci­fra de en­va­ses in­ne­ce­sa­rios. Un buen ejem­plo son los va­sos de ca­fé pa­ra lle­var, bá­si­cos en el gé­li­do in­vierno ale­mán. Ca­da año, la lo­co­mo­to­ra eu­ro­pea em­plea 64.000 to­ne­la­das de ma­de­ra, 1.500 li­tros de agua y 11.000 to­ne­la­das de plás­ti­co pa­ra fa­bri­car los 2.800 mi­llo­nes de va­sos tér­mi­cos que con­su­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.