CÓ­MO RE­SOL­VER EL DÉ­FI­CIT QUE VAN A CREAR LAS PEN­SIO­NES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - VE­NAN­CIO SAL­CI­NES Pre­si­den­te de la Es­cue­la de Fi­nan­zas

Un sal­do ve­ge­ta­ti­vo ne­ga­ti­vo, las nue­vas pen­sio­nes que se in­coprpo­ran son más ele­va­das que las que se dan de ba­ja y el he­cho de que el sa­la­rio de los co­ti­zan­tes sea in­fe­rior al de los que aban­do­nan la vi­da la­bo­ral po­nen en se­rio ries­go la via­bi­li­dad del sis­te­ma. El pro­fe­sor Ve­nan­cio Sal­ci­nes con­fía en la edu­ca­ción pa­ra crear ca­pi­tal hu­mano.

No ol­vi­de es­tos da­tos, el im­por­te me­dio de una nue­va pen­sión de ju­bi­la­ción se acer­ca a los 1.100 eu­ros, mien­tras que las de los que fa­lle­cen, las ba­jas, es­tá en po­co más de ocho­cien­tos. La di­fe­ren­cia en­tre uno y otro es de exac­ta­men­te dos­cien­tos se­sen­ta eu­ros a da­tos de enero de es­te año. Es de­cir, ca­da al­ta su­pera a una ba­ja en 3.640 eu­ros anua­les (ca­tor­ce pa­gas), y si lo mi­ra­mos so­bre la me­dia, que es­tá en 899 eu­ros, la di­fe­ren­cia es de 2.632 eu­ros.

Por lo tan­to, el pro­ble­ma va más allá de que las al­tas su­peren en nú­me­ro a las ba­jas. Tie­ne tres aris­tas adi­cio­na­les. La pri­me­ra, que las nue­vas in­cor­po­ra­cio­nes van a es­tar co­bran­do ese im­por­te mu­chos más años que la me­dia; se­gun­do, que el im­por­te de las al­tas es sen­si­ble­men­te más ele­va­do que el de las ba­jas, más de un 30 % y un 20 % su­pe­rior a la pen­sión me­dia; y, la ter­ce­ra, que los nue­vos co­ti­zan­tes tie­nen sa­la­rios cla­ra­men­te in­fe­rio­res a los que aban­do­nan la vi­da la­bo­ral.

En con­clu­sión, si no ha­ce­mos na­da y nos que­da­mos con los bra­zos cru­za­dos, el sis­te­ma so­lo pue­de ir a una di­rec­ción, la quie­bra. Y, co­mo ló­gi­ca­men­te a na­die le agra­da la idea, asu­mi­re­mos el mal me­nor, re­cor­tar­las has­ta el pun­to de que el sis­te­ma sea au­to­su­fi­cien­te. Pe­ro esa afir­ma­ción no de­ja de ser un gran en­ga­ño, la di­ná­mi­ca de las pri­me­ras líneas nun­ca ce­ja­rá. La pau­ta se­rá que las pen­sio­nes en­tran­tes su­peren a las me­dias, y que nues­tra es­pe­ran­za de vi­da se acre­cien­te año a año; por lo tan­to, los ajus­tes vía re­duc­ción del po­der ad­qui­si­ti­vo se­rán per­ma­nen­tes .

¿Qué ha­cer? ¿Sis­te­ma pri­va­do, en el que la pen­sión es la con­se­cuen­cia de la ca­pi­ta­li­za­ción de lo apor­ta­do? Hay que ver­lo con lu­pa. En Chi­le, a la van­guar­dia en es­te cam­po, el 90 % de los ju­bi­la­dos chi­le­nos tie­nen una pen­sión in­fe­rior a la mi­tad de su sa­la­rio mí­ni­mo. Por lo tan­to, pa­re­ce ob­vio que de­be­mos de ahon­dar en las po­lí­ti­cas de­mo­grá­fi­cas pa­ra apun­ta­lar nues­tro sis­te­ma de pen­sio­nes. Di­cho es­to, há­ga­se una pre­gun­ta: ¿Por qué Ale­ma­nia ha ad­mi­ti­do a cer­ca de un mi­llón de re­fu­gia­dos si­rios? ¿So­li­da­ri­dad? Es po­si­ble, pe­ro Án­ge­la Mer­kel tie­ne en­ci­ma de su me­sa es­tu­dios que le in­di­can que en el 2060 Ale­ma­nia ha­brá per­di­do diez mi­llo­nes de ale­ma­nes. Y aun­que Ber­lín le abre las puer­tas a los jó­ve­nes cua­li­fi­ca­dos del mun­do en­te­ro, es­tá cla­ro que no es sen­ci­llo dar­le la vuel­ta a tu pi­rá­mi­de de po­bla­ción y, si deseas ha­cer­lo en so­lo un par de dé­ca­das, ha de ser con in­mi­gra­ción ma­si­va. Es cier­to que nues­tra si­tua­ción de­mo­grá­fi­ca aún no ha lle­ga­do a la si­tua­ción de Ale­ma­nia, pe­ro es igual­men­te co­rrec­to que en el 2050 se­re­mos, des­pués de Ja­pón, el país del mun­do con ma­yor por­cen­ta­je de po­bla­ción con más de 65 años. Es de­cir, en­ve­je­ce­mos a un rit­mo inusual­men­te rá­pi­do, si­mi­lar a eco­no­mías co­mo Por­tu­gal, Gre­cia e in­clu­so Ita­lia. ¿Por qué? La ro­bus­tez de nues­tra cri­sis eco­nó­mi­ca. Sa­len na­cio­na­les y no en­tran ex­tran­je­ros. Pe­ro to­do cam­bia, y en me­nos de cin­co años es pre­vi­si­ble que vol­va­mos a ser un país atrac­ti­vo pa­ra in­mi­gran­tes. An­te eso, po­de­mos ha­cer dos co­sas, sen­tar­nos y es­pe­rar o cons­truir el fu­tu­ro. Y si pen­sa­mos en el ma­ña­na, qui­zás no hay que lle­gar a los ni­ve­les de Aus­tra­lia, que pa­ra te­ner Vi­sa exi­ge te­ner ti­tu­la­ción uni­ver­si­ta­ria de gra­do me­dio y ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal en el área, pe­ro no es­tá mal ins­pi­rar­nos en ellos. Por ello, pa­ra cons­truir una nue­va Es­pa­ña, más jo­ven y ca­paz, he­mos de uti­li­zar co­mo alia­do al sis­te­ma edu­ca­ti­vo, esen­cial­men­te al cen­tra­do en la edu­ca­ción su­pe­rior. De­be ser, co­mo así ocu­rre en otras par­tes, puer­ta de en­tra­da de ca­pi­tal hu­mano. Pe­ro pa­ra ello, he­mos de te­ner cla­ro nues­tro des­tino de­mo­grá­fi­co, y en se­gun­do lu­gar, en­ten­der que la edu­ca­ción no so­lo es un ins­tru­men­to pa­ra ca­pa­ci­tar a nues­tros jó­ve­nes, es tam­bién un sec­tor eco­nó­mi­co y prin­ci­pal­men­te es una he­rra­mien­ta ca­paz de cam­biar a las na­cio­nes. Use­mos la nues­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.