REY DEL PE­LO­TA­ZO EN TIEM­POS DE CRI­SIS

Tri­ni­ta­rio Ca­sa­no­va PRE­SI­DEN­TE DE BARAKA GLO­BAL INVEST

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA -

Es un su­per­vi­vien­te, una ra­ra avis del sec­tor in­mo­bi­lia­rio es­pa­ñol. Tri­ni­ta­rio Ca­sa­no­va (Orihue­la, 1964) es el fla­man­te nue­vo pro­pie­ta­rio del Edi­fi­cio Es­pa­ña de Ma­drid, ad­qui­ri­do al gru­po chino Wan­da por la frio­le­ra de 265 mi­llo­nes de eu­ros. La ci­fra da to­da­vía más frío si te­ne­mos en cuen­ta el pre­ca­rio es­ta­do en el que se en­cuen­tra el sec­tor de la cons­truc­ción en Es­pa­ña. Pe­ro es­te ali­can­tino de 52 años, ca­sa­do y con dos hi­jos fru­to de una re­la­ción an­te­rior, cre­ce en me­dio de la ad­ver­si­dad y es de los po­cos que se si­gue lu­cran­do del ne­go­cio del la­dri­llo a es­tas al­tu­ras. Su es­tra­te­gia es sim­ple pe­ro efi­caz: com­prar ca­cha­rros y ven­der bó­li­dos. Ad­quie­re los edi­fi­cios, los re­for­ma aña­dién­do­les va­lor, y se des­ha­ce de ellos por un pre­cio más ele­va­do. To­do es­to, uni­do a un ol­fa­to in­na­to pa­ra los ne­go­cios es lo que ha he­cho de Tri­ni­ta­rio Ca­sa­no­va el dis­cre­tí­si­mo rey del la­dri­llo en Es­pa­ña. Un reino que ha cons­truí­do des­de el si­gi­lo, has­ta el pun­to de ser un per­fec­to des­co­no­ci­do an­tes de ate­rri­zar en Ma­drid con 265 mi­llo­nes en el bol­si­llo y ad­qui­rir el Edi­fi­cio Es­pa­ña. Pe­ro el alin­can­tino no es nue­vo en el ne­go­cio, co­men­zó su ca­rre­ra en la com­pra-ven­ta de in­mue­bles a la tier­na edad de 22 años. Ha pa­sa­do ya tiem­po des­de aque­lla ope­ra­ción que con­sis­tió en la ven­ta de unos so­la­res y que le per­mi­tió aban­do­nar el ni­do a una edad en la que mu­chos jó­ve­nes to­da­vía es­tán apren­dien­do a vo­lar. Has­ta ese mo­men­to, Tri­ni­ta­rio ha­bía ayu­da­do a su pa­dre en el ne­go­cio fa­mi­liar, una em­pre­sa de­di­ca­da a la ex­por­ta­ción de fru­tas en Mur­cia, lo­ca­li­dad que le vio cre­cer y en la que pro­ta­go­ni­zó al­gu­nos pe­lo­ta­zos tan so­na­dos co­mo po­lé­mi­cos. Un ejem­plo fue el ca­so Ze­rri­che­ra re­la­cio­na­do con la re­ca­li­fi­ca­ción de unos te­rre­nos si­tua­dos en el Ayun­ta­mien­to de Águi­las y en los que el em­pre­sa­rio ali­can­tino iba a apli­car su par­ti­cu­lar fór­mu­la del éxi­to: com­prar ba­ra­to, ur­ba­ni­zar y ven­der a un pre­cio ele­va­do. En es­te ca­so, la fór­mu­la no re­sul­tó de­bi­do a que par­te de los te­rre­nos ocu­pa­ban una re­ser­va na­tu­ral y la jus­ti­cia to­mó car­tas en el asun­to. Unos cuan­tos car­gos po­lí­ti­cos fue­ron acu­sa­dos por pre­va­ri­ca­ción, pe­ro Tri­ni­ta­rio sa­lió bien pa­ra­do al no ha­llar­se prue­bas en su con­tra. Es­te no fue el úni­co en­con­tro­na­zo que el nue­vo due­ño del Edi­fi­cio Es­pa­ña tu­vo con la jus­ti­cia. Ha­ce dos me­ses, un juz­ga­do de Ma­drid lo con­de­nó a un año pri­sión por di­fun­dir fal­sos ru­mo­res en el 2008 en torno a una opa que su­pues­ta­men­te Carlos Slim, el mag­na­te me­xi­cano, iba a lan­zar con­tra el Ban­co Po­pu­lar pa­ra in­flar así ar­ti­fi­cial­men­te el pre­cio de las ac­cio­nes que po­seía en un 3,5 %. Úl­ti­ma­men­te, pa­re­ce ha­ber ins­ta­la­do su ba­se de ope­ra­cio­nes en Ma­drid, don­de re­cien­te­men­te ha lo­gra­do em­bol­sar­se 2,5 mi­llo­nes de eu­ros en cua­tro días con la ven­ta de un in­mue­ble en la Gran Vía. Pe­ro el gran ne­go­cio de su vi­da lle­gó en el 2008 cuan­do, en pleno es­ta­lli­do de la bur­bu­ja, ven­dió His­pa­nia (la in­mo­bi­lia­ria de la que era pro­pie­ta­rio y fun­da­dor) al ma­la­gue­ño Jo­sé Ramón Ca­ra­ban­te por 650 mi­llo­nes de eu­ros. Apar­te de por los ne­go­cios, Tri­ni­ta­rio es fa­mo­so por su ca­rác­ter ge­ne­ro­so, tan­to, que in­vi­ta a sus ami­gos a los en­cuen­tros que el Real Ma­drid, equi­po del que es se­gui­dor, dispu­ta por Eu­ro­pa. Has­ta el mo­men­to, des­de Baraka Invest (la em­pre­sa que di­ri­ge) guar­dan si­len­cio so­bre cuál se­rá su pró­xi­ma ju­ga­da.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.