El prin­ci­pal es­co­llo de Eu­ro­pa: su mo­ne­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Ol­ga Suá­rez

NO­VE­DAD

El pro­yec­to eu­ro­peo de im­plan­tar una mo­ne­da úni­ca se plan­teó en 1992 y diez años des­pués ya era una reali­dad. Ca­si una vein­te­na de Es­ta­dos com­par­ten mo­ne­da, un he­cho que siem­pre ha si­do ce­le­bra­do y con­si­de­ra­do un éxi­to en co­mún. Pe­ro la cri­sis del 2008 hi­zo que sur­gie­ran vo­ces dis­cre­pan­tes que se pre­gun­ta­ban si Eu­ro­pa ha­bría po­di­do es­qui­var la re­ce­sión en ca­so de que ca­da país hu­bie­ra con­ser­va­do su di­vi­sa.

El No­bel de Economía Joseph Stiglitz abo­ga por la ne­ce­si­dad de aban­do­nar el eu­ro co­mo re­qui­si­to pa­ra sal­var el pro­yec­to eu­ro­peo. Plan­tea las cla­ves de su ra­zo­na­mien­to y se pre­gun­ta si se­rá Eu­ro­pa ca­paz de aca­bar con la mo­ne­da úni­ca sin pro­vo­car el caos tan­to en los paí­ses que la uti­li­zan co­mo en el res­to del mun­do.

El eco­no­mis­ta cree que sa­lir de la eu­ro­zo­na per­mi­ti­rá a los paí­ses ele­gir su ti­po de in­te­rés par­ti­cu­lar y lle­var a ca­bo su pro­pia po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. Y es­ta in­de­pen­den­cia les per­mi­ti­rá te­ner una ma­yor in­fluen­cia so­bre el ti­po de cam­bio. «Aho­ra —ex­pli­ca el eco­no­mis­ta— el úni­co ti­po de cam­bio exis­ten­te es el de la mo­ne­da úni­ca, «que re­fle­ja la economía de un con­jun­to de paí­ses he­te­ro­gé­neos y con di­fe­ren­tes mo­de­los pro­duc­ti­vos y ni­ve­les de com­pe­ti­ti­vi­dad». Se cues­tio­na có­mo es po­si­ble que en Es­ta­dos Uni­dos, país don­de se ori­gi­nó la cri­sis de­bi­do a la ma­la ges­tión de su sec­tor fi­nan­cie­ro, la re­cu­pe­ra­ción ha­ya si­do mu­cho más ve­loz.

Y ha­bla de la ne­ce­si­dad de pro­vo­car un «di­vor­cio en bue­nos tér­mi­nos» co­mo so­lu­ción pa­ra su­pe­rar la re­ce­sión de una vez por to­das: «pro­ba­ble­men­te di­vi­dién­do­se en dos o tres áreas mo­ne­ta­rias dis­tin­tas», se­ría pre­fe­ri­ble. Y es que, de­fien­de que el pro­yec­to que se di­se­ñó pa­ra unir Eu­ro­pa y con­tri­buir a su pros­pe­ri­dad «es­tá ha­cien­do pre­ci­sa­men­te to­do lo con­tra­rio». Afir­ma que los be­ne­fi­cios pa­ra con­ti­nuar con el eu­ro son am­bi­guos y de or­den psi­có­lo­gi­co y po­lí­ti­co. Y no eco­nó­mi­cos, co­mo real­men­te de­be­ría su­ce­der. «Los cos­tes, in­clui­dos el con­ti­nuo es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co y la de­pre­sión, son in­men­sos».

Tam­bién de­di­ca un apartado el eco­no­mis­ta a los paí­ses más afec­ta­dos por la cri­sis y ad­mi­te que el pro­ble­ma no se tra­ta so­lo de los ca­sos de Es­pa­ña, Por­tu­gal y Gre­cia. Y ase­gu­ra que las mul­tas con las que la Co­mi­sión Eu­ro­pea ha ame­na­za­do a es­tos paí­ses no son su­fi­cien­tes: con más aus­te­ri­dad, re­du­cien­do sa­la­rios y pre­cios, y da­da la im­po­si­bi­li­dad de ajus­tar el ti­po de cam­bio, la re­ce­sión vol­ve­rá.

El eu­ro: Có­mo la mo­ne­da co­mún ame­na­za el fu­tu­ro de Eu­ro­pa Joseph E. Stiglitz Tau­rus. 507 pá­gi­nas. 22,90 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.