LOS RIES­GOS DE UN TTPI FA­LLI­DO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

El ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Xo­sé Car­los Arias abor­da la bre­cha abier­ta para la fir­ma del tra­ta­do de li­bre co­mer­cio en­tre EE. UU. y la UE. Eva­lúa los ries­gos pro­tec­cio­nis­tas que se pue­dan de­ri­var.

Cuan­do de­ja­mos atrás el lim­bo es­ti­val y las com­ple­ji­da­des de la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca in­ter­na­cio­nal re­gre­san con to­da su fuer­za, son mu­chas las pre­gun­tas que per­ma­ne­cen en el ai­re. ¿Se con­su­ma­rán las ame­na­zas con­trac­ti­vas que por to­das par­tes sur­gie­ron tras el bre­xit? ¿Ten­drán con­ti­nui­dad los ma­los in­di­ca­do­res de con­fian­za de con­su­mi­do­res y em­pre­sas que aca­ba­mos de co­no­cer? ¿Co­men­za­rán a pro­du­cir­se ya los anun­cia­dos mo­vi­mien­tos cor­po­ra­ti­vos des­de la City lon­di­nen­se a otras ca­pi­ta­les eu­ro­peas? ¿Da­rá un pa­so im­por­tan­te la Re­ser­va Fe­de­ral nor­te­ame­ri­ca­na ha­cia la subida de ti­pos, ale­ján­do­se de la ex­tre­ma re­la­ja­ción mo­ne­ta­ria del pa­sa­do re­cien­te? Pe­ro, por en­ci­ma de to­do, ¿asis­ti­re­mos du­ran­te el pró­xi­mo oto­ño a una can­ce­la­ción efec­ti­va de los nue­vos tra­ta­dos de co­mer­cio que se han es­ta­do ne­go­cian­do en­tre los prin­ci­pa­les go­bier­nos en los úl­ti­mos años?

Es­te úl­ti­mo pun­to es, sin du­da, el más im­por­tan­te des­de una pers­pec­ti­va de lar­go pla­zo. Tan­to, que de có­mo se re­suel­va po­dría de­pen­der el des­tino de la mo­der­na glo­ba­li­za­ción. Con­tra lo que ha­ce so­la­men­te un año se po­día pre­ver, los dos gran­des tra­ta­dos co­mer­cia­les en tran­ce de ne­go­cia­ción pa­re­cen ha­ber en­tra­do en es­tos mo­men­tos en una vía de muy di­fí­cil sa­li­da. El tra­ta­do de Aso­cia­ción Trans­pa­cí­fi­co (TTP), di­ri­gi­do a ex­ten­der el li­bre co­mer­cio a un área que re­pre­sen­ta el 40 % del PIB mun­dial, fue pre­sen­ta­do co­mo uno de los gran­des éxi­tos de la ad­mi­nis­tra­ción de Ba­rack Oba­ma. Aho­ra, sin em­bar­go, los dos can­di­da­tos a la pre­si­den­cia re­nie­gan de ese acuer­do, de un mo­do ma­ti­za­do en el ca­so de Clin­ton, y de una for­ma ra­di­cal, en el de Trump. La ra­zón de fon­do es que la opi­nión pú­bli­ca nor­te­ame­ri­ca­na pa­re­ce ha­ber en­con­tra­do en es­te asun­to el pun­to de quie­bra en el que ma­ni­fes­tar to­do el ma­les­tar acu­mu­la­do du­ran­te los años de cri­sis.

De igual mo­do, la reac­ción fren­te al Tra­ta­do Tra­satlán­ti­co (TTPI), que fue apa­re­cien­do tí­mi­da­men­te a lo lar­go de la pa­sa­da pri­ma­ve­ra, se ha tras­la­da­do en los úl­ti­mos días a los prin­ci­pa­les go­bier­nos eu­ro­peos (y de nue­vo, a los po­lí­ti­cos nor­te­ame­ri­ca­nos). El po­si­cio­na­mien­to del pre­si­den­te de Fran­cia y el mi­nis­tro ale­mán de eco­no­mía han si­do tan ta­jan­tes —exi­gien­do que la ne­go­cia­ción co­mien­ce ca­si des­de ce­ro— que mu­chos ob­ser­va­do­res ven en ello el obi­tua­rio del acuer­do.

Si así fue­se, el TTPI ha­bría si­do víc­ti­ma de sus pro­pios ex­ce­sos, es de­cir, la ig­no­ran­cia de sus pro­pios lí­mi­tes. Por­que, al mar­gen de las jus­tas crí­ti­cas de se­cre­tis­mo en el pro­ce­so de ne­go­cia­ción, al­gu­nos im­por­tan­tes as­pec­tos que se han ido co­no­cien­do de los con­te­ni­dos de ese tra­ta­do son inacep­ta­bles (por mu­cho que uno sea, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, par­ti­da­rio de la li­be­ra­li­za­ción co­mer­cial). Po­ner en mar­cha to­do un dis­po­si­ti­vo le­gal que anu­le una par­te de la pro­tec­ción me­dioam­bien­tal, la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y, so­bre to­do, la pos­ter­ga­ción de los cri­te­rios de los go­bier­nos fren­te a los de las em­pre­sas (que al me­nos en al­gu­na ver­sión de lo acor­da­do apa­re­cía) re­pre­sen­ta una car­ga en pro­fun­di­dad con­tra el mo­de­lo so­cial eu­ro­peo, lo que en al­gún mo­men­to te­nía que es­ta­llar. El aban­dono de las ne­go­cia­cio­nes, ade­más, se ha­ce más fá­cil cuan­do la gran ame­na­za en su con­tra —que su au­sen­cia pro­vo­que un des­pla­za­mien­to del eje de la eco­no­mía mun­dial ha­cia el Pa­cí­fi­co— se ha­ce me­nos creí­ble, da­das las di­fi­cul­ta­des por las que tam­bién pa­sa el otro gran acuer­do, el TTP.

Sien­do lo más pro­ba­ble, en­ton­ces, que los nue­vos tra­ta­dos que­den apar­ca­dos en los pró­xi­mos me­ses, al me­nos du­ran­te un buen tiem­po, la cues­tión fun­da­men­tal es si la reac­ción con­tra el li­bre co­mer­cio se que­da­rá en eso, o si irá bas­tan­te más allá, avan­zan­do por el ca­mino de un des­ca­ra­do —y aca­so tam­bién des­con­tro­la­do— pro­tec­cio­nis­mo. Si es lo se­gun­do, las con­se­cuen­cias pue­den ser fu­nes­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.