DI­FE­REN­CIAS ECO­NÓ­MI­CAS DE CA­TA­LU­ÑA Y GA­LI­CIA

En un re­cien­te do­cu­men­to del Fo­ro Eco­nó­mi­co de Ga­li­cia se ana­li­za nues­tra eco­no­mía des­de una triple pers­pec­ti­va in­ter­na­cio­nal: los flu­jos mi­gra­to­rios, los co­mer­cia­les y los de ca­pi­ta­les. A raíz de su lec­tu­ra, aquí nos in­te­rro­ga­mos so­bre la re­la­ción en­tre

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Al­bino Prada

Las di­fe­ren­cias que se­pa­ran a las eco­no­mías ca­ta­la­na y ga­lle­ga son ana­li­za­das por el eco­no­mis­ta Al­bino Prada. Y lo ha­ce des­de las pers­pec­ti­vas de la emi­gra­ción, el co­mer­cio y la in­ver­sión.

La hi­pó­te­sis de tra­ba­jo es con­si­de­rar los com­por­ta­mien­tos de la po­bla­ción co­mo de­pen­dien­tes de la di­ná­mi­ca eco­nó­mi­ca res­pec­ti­va. Quie­re ello de­cir que si una eco­no­mía cre­ce más y ge­ne­ra más em­pleo ofre­ce­rá más po­si­bi­li­da­des para que los ho­ga­res in­cre­men­ten su ta­ma­ño y para que los in­mi­gran­tes se in­cor­po­ren a la mis­ma. Por el con­tra­rio, una eco­no­mía me­nos di­ná­mi­ca y ge­ne­ra­do­ra de em­pleo pro­pi­cia­rá la emi­gra­ción y re­trae­rá el in­cre­men­to del ta­ma­ño me­dio de los ho­ga­res.

Pe­ro, ¿de qué fac­to­res ex­te­rio­res pue­de de­pen­der el más in­ten­so cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y del em­pleo? Eva­lua­re­mos a con­ti­nua­ción dos que nos pa­re­cen más de­ter­mi­nan­tes: la in­ver­sión re­ci­bi­da del ex­te­rior y el lo­grar un sal­do po­si­ti­vo de la ba­lan­za ex­ter­na.

En un ca­so se re­ci­ben in­ver­sio­nes que di­rec­ta­men­te generarán em­pleo o pro­duc­ción (pen­se­mos en el ca­so, en su día, de Ci­troen) y en el otro será una prue­ba di­rec­ta de que la eco­no­mía re­gio­nal es ca­paz de pro­du­cir (y ge­ne­rar em­pleo) a ma­yor escala de lo que re­quie­re la de­man­da do­més­ti­ca (el me­jor ejem­plo es In­di­tex). Dos fuer­zas ex­ter­nas que em­pu­jan, en su ca­so, la pro­duc­ción y el em­pleo. Y, en con­se­cuen­cia, im­pul­san al fi­nal el cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co.

So­bre la pri­me­ra de ellas (la IDE re­ci­bi­da, o in­ver­sión ex­ter­na di­rec­ta re­ci­bi­da) pre­sen­ta­mos un pri­mer grá­fi­co que re­su­me la si­tua­ción de los úl­ti­mos cin­co años en Ca­ta­lu­ña y Ga­li­cia, así co­mo en ca­da uno de ellos.

Co­mo se ob­ser­va, para el con­jun­to del pe­río­do, a Ca­ta­lu­ña se di­ri­ge ca­si un 20 % del to­tal de la IDE re­ci­bi­da por la eco­no­mía es­pa­ño­la. Es es­te un por­cen­ta­je muy se­me­jan­te al del PIB ca­ta­lán en el con­jun­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la (19 %) por lo que po­de­mos de­cir que Ca­ta­lu­ña tie­ne un atrac­ti­vo para di­chos in­ver­so­res a la al­tu­ra de su im­por­tan­cia en la eco­no­mía es­pa­ño­la. Ni más, ni me­nos.

El ca­so de Ga­li­cia, para el quin­que­nio con­si­de­ra­do, es bien dis­tin­to. Ape­nas re­ci­bi­mos un 1 % de la IDE di­ri­gi­da ha­cia la eco­no­mía es­pa­ño­la, una ci­fra que es­tá muy por de­ba­jo de nues­tra im­por­tan­cia en tér­mi­nos de PIB (5 %).

Para no es­tar­lo de­bie­ra quin­tu­pli­car­se en ini­cia­ti­vas se­me­jan­tes a las de la em­pre­sa pú­bli­ca me­ji­ca­na Pe­mex en Ba­rre­ras, de la Chi­na So­na­gol en Rod­man o de la Shan­gai Kai­chuang en Al­bo por ci­tar al­gu­nos de los úl­ti­mos ejem­plos. No so­lo to­man­do el con­trol de em­pre­sas exis­ten­tes sino abrien­do nue­vas opor­tu­ni­da­des de ac­ti­vi­dad y em­pleo.

Res­pec­to al se­gun­do fac­tor ex­terno que va­mos a con­si­de­rar, pre­sen­ta­mos los da­tos para el año 2015 en un se­gun­do grá­fi­co que re­co­ge el sal­do ex­te­rior en bie­nes y ser­vi­cios para Ca­ta­lu­ña, Ga­li­cia y el con­jun­to de Es­pa­ña. Es im­por­tan­te re­sal­tar que se tra­ta del sal­do to­tal (no so­lo el que ten­ga­mos fue­ra de Es­pa­ña sino tam­bién con el res­to de Es­pa­ña) y no so­lo de mer­can­cías sino tam­bién de ser­vi­cios.

Si el fac­tor de las in­ver­sio­nes re­ci­bi­das del ex­te­rior nos era mu­cho me­nos fa­vo­ra­ble que en Ca­ta­lu­ña lo mis­mo su­ce­de en nues­tra ba­lan­za ex­ter­na. Ano­ta­mos una ci­fra negativa del -2 % del PIB que es in­ver­sa de lo que su­ce­de en el con­jun­to de Es­pa­ña. Pe­ro en Ca­ta­lu­ña esta ci­fra ca­si al­can­za un po­si­ti­vo 12 %, lo que su­po­ne mul­ti­pli­car por seis ve­ces el buen da­to del con­jun­to de Es­pa­ña.

Un tal es­pec­ta­cu­lar éxi­to de las ven­tas so­bre las com­pras ex­ter­nas de la eco­no­mía ca­ta­la­na no es en ab­so­lu­to ajeno a la po­ten­te re­cep­ción de in­ver­sio­nes des­de el ex­te­rior. Bas­te de­cir y re­sal­tar que de ese su­pe­rá­vit el con­se­gui­do en el res­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la as­cien­de a más de la mi­tad del mis­mo.

Ca­ta­lu­ña atrae in­ver­sión ex­tran­je­ra con quín­tu­ple in­ten­si­dad de lo que lo ha­ce la eco­no­mía ga­lle­ga (res­pec­to al ta­ma­ño del PIB res­pec­ti­vo) y la eco­no­mía ca­ta­la­na es ca­paz de ge­ne­rar pro­duc­ción y em­pleo muy por en­ci­ma de su de­man­da in­ter­na, mien­tras que en Ga­li­cia compramos fue­ra par­te de lo que con­su­mi­mos.

En con­se­cuen­cia no de­be ex­tra­ñar que su sa­li­da de la re­ce­sión eco­nó­mi­ca en los úl­ti­mos años sea más vi­go­ro­sa de lo que lo es­tá sien­do para le eco­no­mía ga­lle­ga. Bas­te de­cir que para el con­jun­to del pe­río­do, Ga­li­cia tie­ne una re­ce­sión de triple in­ten­si­dad que Ca­ta­lu­ña (-0,6 % fren­te a -0,2 %), se­gún los da­tos ho­mo­gé­neos del INE.

Pe­ro qui­zás lo más im­por­tan­te sea com­pro­bar los efec­tos de to­do lo an­te­rior (in­ver­sión re­ci­bi­da, sal­do ex­te­rior, di­na­mis­mo del PIB) tra­du­ci­dos en tér­mi­nos de cre­ci­mien­to de la po­bla­ción, co­sa que ha­ce­mos en un úl­ti­mo grá­fi­co.

En los úl­ti­mos quin­ce años, mien­tras Ca­ta­lu­ña ha in­cre­men­ta­do su po­bla­ción en más de un mi­llón de per­so­nas Ga­li­cia ha per­ma­ne­ci­do prác­ti­ca­men­te es­tan­ca­da. Ese di­na­mis­mo tie­ne mu­cho que ver con la ca­pa­ci­dad de atrac­ción de in­mi­gra­ción, pues allí se tri­pli­ca la ta­sa de po­bla­ción ex­tran­je­ra so­bre el to­tal con que cuen­ta Ga­li­cia. Tam­bién con el im­pul­so in­du­ci­do de la na­ta­li­dad en el con­jun­to de los ho­ga­res.

En re­su­men, el di­na­mis­mo de­mo­grá­fi­co y la atrac­ción de in­mi­gran­tes se aso­cian po­si­ti­va­men­te con un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que tie­ne mu­cho que ver con la con­se­cu­ción de una ba­lan­za ex­ter­na po­si­ti­va y con la re­cep­ción de in­ver­sio­nes ex­tra­je­ras. En Ga­li­cia esa mis­ma aso­cia­ción es negativa. Una con­clu­sión de la que ha­bría que to­mar muy bue­na no­ta de ca­ra al fu­tu­ro.

Los ca­ta­la­nes ge­ne­ran pro­duc­ción y em­pleo mien­tras que los ga­lle­gos com­pran par­te de lo que con­su­men El di­na­mis­mo de­mo­grá­fi­co es otro fac­tor que dis­tan­cia a una y otra co­mu­ni­dad

M.M.M.

Fuen­te: Ela­bo­ra­ción pro­pia con da­tos del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, INE, IGE, Ides­cat

| EFE |JA­VIER LÓ­PEZ

En Ga­li­cia, la po­bla­ción es­tá es­tan­ca­da des­de ha­ce 15 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.