INS­PEC­CIÓN EN EL CEN­TRO DE TRA­BA­JO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

Se­gún el ar­tícu­lo 13.1 de la Ley 23/2015, de 21 de ju­lio, Or­de­na­do­ra del Sis­te­ma de Ins­pec­ción de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial, los ins­pec­to­res de tra­ba­jo, en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes, tie­nen el ca­rác­ter de au­to­ri­dad pú­bli­ca y es­tán fa­cul­ta­dos para en­trar li­bre­men­te en cual­quier mo­men­to y sin pre­vio avi­so en to­do cen­tro de tra­ba­jo, es­ta­ble­ci­mien­to o lu­gar su­je­to a ins­pec­ción y a per­ma­ne­cer en el mis­mo. Si el cen­tro so­me­ti­do a ins­pec­ción coin­ci­die­se con el do­mi­ci­lio de una per­so­na fí­si­ca, de­be­rán ob­te­ner su ex­pre­so con­sen­ti­mien­to o, en su de­fec­to, la opor­tu­na au­to­ri­za­ción ju­di­cial.

Ade­más, al efec­tuar una vi­si­ta de ins­pec­ción, de­be­rán iden­ti­fi­car­se do­cu­men­tal­men­te y co­mu­ni­car su pre­sen­cia al em­pre­sa­rio o a su re­pre­sen­tan­te o per­so­na ins­pec­cio­na­da,

a me­nos que con­si­de­ren que di­cha iden­ti­fi­ca­ción y co­mu­ni­ca­ción pue­dan per­ju­di­car el éxi­to de sus fun­cio­nes.

De ello se des­pren­de que no es ne­ce­sa­rio preavi­so y tam­po­co la iden­ti­fi­ca­ción, ini­cial­men­te, del ins­pec­tor ac­tuan­te. La fi­na­li­dad es «co­ger por sor­pre­sa» a las em­pre­sas para evi­tar que pro­ce­dan a nor­ma­li­zar su si­tua­ción y dar una bue­na ima­gen al ins­pec­tor.

Di­ver­sas sen­ten­cias se han pro­nun­cia­do con res­pec­to a si es­tas ac­ti­tu­des pue­den pro­vo­car in­de­fen­sión del su­je­to ins­pec­cio­na­do. La doc­tri­na ge­ne­ral es que esta fa­cul­tad de los ins­pec­to­res de­be uti­li­zar­se de for­ma res­tric­ti­va y su­fi­cien­te­men­te fun­da­da, ac­ce­dien­do

de in­cóg­ni­to a los cen­tros de tra­ba­jo, pe­ro la nor­ma no es­ta­ble­ce li­mi­ta­cio­nes y per­mi­te que es­tos pue­dan con­si­de­rar que una co­mu­ni­ca­ción pre­via ha­ría pe­li­grar la ac­tua­ción ins­pec­to­ra. Ello no con­cul­ca de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les ni im­pli­ca pre­sun­ción de irre­gu­la­ri­dad. Lo que se per­si­gue es que las la­bo­res de com­pro­ba­ción se desa­rro­llen den­tro de lo que ven­dría a ser el cau­ce nor­mal de la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial, siem­pre man­te­nien­do el de­ber de si­gi­lo y el res­pe­to en el trato tan­to con el em­pre­sa­rio co­mo con los tra­ba­ja­do­res.

Cues­tión bien dis­tin­ta es si la ac­ti­vi­dad se desa­rro­lla en el do­mi­ci­lio par­ti­cu­lar. Co­mo bien ha re­co­gi­do el ar­tícu­lo in­di­ca­do, se re­quie­re de con­sen­ti­mien­to ex­pre­so o au­to­ri­za­ción ju­di­cial. De lo con­tra­rio, se aten­ta­ría con­tra lo es­ta­ble­ci­do en el art. 18.2 de la Cons­ti­tu­ción, por el cual «el do­mi­ci­lio es in­vio­la­ble. Nin­gu­na en­tra­da o re­gis­tro po­drá ha­cer­se en él sin el con­sen­ti­mien­to del ti­tu­lar o re­so­lu­ción ju­di­cial, sal­vo fla­gran­te de­li­to».

Por tan­to, los ins­pec­to­res de tra­ba­jo tie­nen po­tes­tad para en­trar li­bre­men­te, en cual­quier mo­men­to y sin pre­vio avi­so en cual­quier cen­tro de tra­ba­jo, siem­pre que no se tra­te de un do­mi­ci­lio par­ti­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.