AN­TE EL NUE­VO CI­CLO: ¿NUE­VOS RE­COR­TES O MÁS EX­PAN­SIÓN?

Lí­de­res y or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les exi­gen le­van­tar el freno de mano a la in­ver­sión pú­bli­ca Con­si­de­ran ne­ce­sa­rios nue­vos es­tí­mu­los pre­su­pues­ta­rios pa­ra cre­cer

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Porteiro

LAS PRIN­CI­PA­LES ECO­NO­MÍAS MUN­DIA­LES COIN­CI­DEN EN LA NE­CE­SI­DAD DE IM­PUL­SAR EL CRE­CI­MIEN­TO. ASÍ SE PU­SO DE MA­NI­FIES­TO EN LA ÚL­TI­MA REUNIÓN DEL G20, CON CHI­NA CO­MO ANFITRIONA, PE­RO DESDE DOS POLOS OPUESTOS: LOS QUE APUES­TAN POR LOS ES­TÍ­MU­LOS DE LA IN­VER­SIÓN PÚ­BLI­CA O AQUE­LLOS QUE ALIENTAN LA AUS­TE­RI­DAD CO­MO PO­LÍ­TI­CA FREN­TE A LA CRI­SIS.

La lo­co­mo­to­ra ale­ma­na tam­bién em­pren­dió re­cor­tes en el país pe­se a su con­tí­nuo cre­ci­mien­to

«De don­de no hay di­ne­ro no se pue­de sa­car», tra­ta­ba de au­to­con­ven­cer­se es­ta se­ma­na el con­se­llei­ro de Asun­tos So­cia­les, Jo­sé Ma­nuel Rey Va­re­la, en Bruselas. Con esa sim­ple ecua­ción jus­ti­fi­ca­ba el lar­go in­vierno de re­cor­tes que ha su­fri­do la in­ver­sión pú­bli­ca en Es­pa­ña y Ga­li­cia a lo lar­go de los úl­ti­mos seis años, con el ob­je­ti­vo im­pues­to por la UE de em­bri­dar el dé­fi­cit y sa­near unas cuen­tas pú­bli­cas ero­sio­na­das por la co­rrup­ción, el de­rro­che y la ma­la ges­tión.

La or­to­do­xia pre­su­pues­ta­ria de Ber­lín do­mi­na las eco­no­mías del eu­ro desde el 2010. Se­du­jo a al­gu­nos de sus lí­de­res, quie­nes unas ve­ces jus­ti­fi­ca­ron las bon­da­des de la mal lla­ma­da po­lí­ti­ca de «aus­te­ri­dad» y otras apun­ta­ron con el de­do a Bruselas co­mo res­pon­sa­ble de los «ajus­tes». Seis años des­pués, esa mis­ma po­lí­ti­ca si­gue blo­quean­do el po­ten­cial de cre­ci­mien­to de la UE, in­ca­paz de ca­len­tar mo­to­res en un cli­ma de in­cer­ti­dum­bre fi­nan­cie­ra, ba­ja in­ver­sión, exi­gua de­man­da, in­fla­ción men­guan­te y con­ges­tión del cré­di­to. Lo ad­vier­te el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) en uno de sus úl­ti­mos in­for­mes: «Los ba­jos ni­ve­les de in­ver­sión pú­bli­ca pro­lon­ga­dos pue­den lle­var al de­te­rio­ro del ca­pi­tal pú­bli­co. Un in­cre­men­to pue­de in­fluir po­si­ti­va­men­te en el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía», ase­gu­ra la au­to­ri­dad ban­ca­ria eu­ro­pea cu­ya po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria es­tá lle­gan­do a sus lí­mi­tes. Su pre­si­den­te, Ma­rio Drag­hi, ins­ta a abrir la mano a los es­tí­mu­los fis­ca­les: «Ale­ma­nia tie­nen mar­gen fis­cal», re­cor­dó el ita­liano du­ran­te la úl­ti­ma reunión del G20 en Chi­na.

En eso coin­ci­den to­dos los ór­ga­nos in­ter­na­cio­na­les y lí­de­res de las prin­ci­pa­les po­ten­cias glo­ba­les. An­te el en­fria­mien­to de las eco­no­mías emer­gen­tes y chi­na, se mul­ti­pli­can las vo­ces que pi­den a la UE y la eu­ro­zo­na un vi­ra­je ha­cia po­lí­ti­cas de in­ver­sión pú­bli­ca en edu­ca­ción, in­fraes­truc­tu­ras y eco­no­mía di­gi­tal. Se­rá di­fí­cil de­rre­tir el gé­li­do cli­ma de con­ten­ción pre­su­pues­ta­ria. El mi­nis­tro de Fi­nan­zas ale­mán, Wolf­gang Schäu­ble, quie­re erra­di­car los pro­gra­mas de es­tí­mu­lo fis­cal que con­lle­ven gas­to pú­bli­co: «Per­die­ron efi­ca­cia. Pa­ra for­ta­le­cer la eco­no­mía real no hay ata­jos po­si­bles a las re­for­mas».

No es­tá de acuer­do el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) que pi­dió en fe­bre­ro un plan glo­bal de es­tí­mu­los fis­ca­les pa­ra re­lan­zar la eco­no­mía. El go­ber­na­dor del Ban­co de In­gla­te­rra, Mark Car­ney, res­pal­da­do por su co­le­ga es­ta­dou­ni­den­se, Jack Lew, lan­zó un men­sa­je de ad­ver­ten­cia pa­ra quie­nes creen que los re­cor­tes son la re­ce­ta ade­cua­da: «To­do el mun­do co­rre el ries­go de ver­se atra­pa­do en un cre­ci­mien­to me­dio­cre, una in­fla­ción dé­bil y ta­sas de in­tere­ses su­ma­men­te ba­jas». A la cru­za­da con­tra el es­tan­ca­mien­to de la in­ver­sión pú­bli­ca se su­mó el an­fi­trión chino, Xi Jin­ping, quien anun­ció un pac­to pa­ra «in­yec­tar vi­ta­li­dad a la eco­no­mía mun­dial», pe­ro ¿có­mo? Ale­ma­nia se nie­ga a le­van­tar el freno de mano a pe­sar del de­sola­dor pai­sa­je que ha de­ja­do me­dia dé­ca­da de re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios en la UE.

HAM­BRE IN­VER­SO­RA

La ra­dio­gra­fía de los úl­ti­mos seis años es tre­men­da. «La cri­sis ha pues­to la in­ver­sión pú­bli­ca en ni­ve­les que no se veían desde fi­na­les de los años 80. Se ha des­plo­ma­do, re­co­no­ce el BCE en un in­for­me del 2015. Acor­de a las es­ta­dís­ti­cas de Eu­ros­tat, se pue­den iden­ti­fi­car tres gru­pos de paí­ses en fun­ción del gra­do de ayuno pre­su­pues­ta­rio im­pues­to. Por un la­do es­tán los paí­ses del es­te y Cen­troeu­ro­pa que en­tra­ron a la UE en el 2004. Son Es­ta­dos que par­tían de ni­ve­les pau­pé­rri­mos de in­ver­sión pú­bli­ca y que han man­te­ni­do el gas­to pú­bli­co gra­cias a los fon­dos es­truc­tu­ra­les eu­ro­peos. Es­to­nia li­de­ra el rán­king con una in­ver­sión pú­bli­ca del 5,6 % del PIB fren­te al 2,9 % de me­dia de la UE y el 2,7 % de la zo­na eu­ro. Le si­guen de cer­ca Hun­gría, Le­to­nia, Ru­ma­nía Es­lo­ve­nia y Po­lo­nia. Nin­guno de esos paí­ses re­ba­ja la in­ver­sión pú­bli­ca por de­ba­jo del 4,4 % del PIB.

En un se­gun­do gru­po se en­cuen­tran los paí­ses que aun eje­cu­tan­do re­cor­tes de gas­to desde el 2010, lo­gran man­te­ner el ni­vel de in­ver­sión pú­bli­ca por en­ci­ma de la me­dia. Fran­cia (3,9 %), Ho­lan­da (3,6 %), Lu­xem­bur­go (3,7 %), Fin­lan­dia (4,0 %) y Di­na­mar­ca (3,8 %), en­tre otros. Es­te es­ta­tus po­dría pe­li­grar si las po­lí­ti­cas de con­so­li­da­ción fis­cal si­guen as­fi­xian­do las fi­nan­zas pú­bli­cas de Go­bier­nos co­mo el ga­lo, atra­pa­do en una lu­cha por el dé­fi­cit con Ber­lín y Bruselas.

Pe­ro, ¿quié­nes pue­blan el ter­cer gru­po? Los sos­pe­cho­sos ha­bi­tua­les. Los paí­ses más gol­pea­dos por la cri­sis que hoy su­fren las con­se­cuen­cias de seis años de ham­bre in­ver­so­ra. To­dos ellos han pa­sa­do las ti­je­ras de for­ma sal­va­je al gas­to pú­bli­co. El cam­peón del ayuno es Ir­lan­da, que solo de­di­ca el 1,9 % de su PIB a la in­ver­sión Es­ta­tal. Le si­guen Es­pa­ña (2,2 %), Por­tu­gal (2,2 %) e Ita­lia (2,3 %). ¿Qué ha pa­sa­do con Gre­cia? El país he­leno es la ex­cep­ción. A pe­sar de es­tar en­fan­ga­do en su ter­cer res­ca­te y de ha­ber es­ta­do con un pie fue­ra del eu­ro por ne­gar­se a ajus­tar las cuen­tas, la in­ver­sión pú­bli­ca se sos­tie­ne en el 3,8 %.

ALE­MA­NIA, A CONTRACORRIENTE

Ha­bría que re­ser­var un ca­pí­tu­lo apar­te pa­ra la evo­lu­ción de la in­ver­sión pú­bli­ca en el país ger­mano. Los da­tos in­di­can que su com­por­ta­mien­to ha ido a contracorriente del res­to de sus ve­ci­nos.

Las eco­no­mías eu­ro­peas in­cre­men­ta­ron de for­ma sos­te­ni­da el gas­to pú­bli­co en los años pre­vios a la cri­sis. El pi­co má­xi­mo lle­gó en el 2009, cuan­do es­ta­lla­ron los pro­ble­mas. Fran­cia des­ti­na­ba en ese mo­men­to a las in­ver­sio­nes es­ta­ta­les el 4,3 % del PIB. Gre­cia el 5,7 % y Ho­lan­da el 4,3 %. A par­tir de en­ton­ces se re­gis­tra una caí­da agu­da de la in­ver­sión que se pro­lon­ga has­ta hoy con mí­ni­mos nun­ca vis­tos en la úl­ti­ma dé­ca­da.

¿Qué hi­zo Ale­ma­nia? Ade­más de re­co­men­dar a los de­rro­cha­do­res que se apre­ta­sen el cin­tu­rón, el Go­bierno ger­mano aco­me­tió pro­gra­mas de ajus­tes en el 2004 y 2005 que in­clu­ye­ron enor­mes re­cor­tes en las in­ver­sio­nes pú­bli­cas. Solo el 1,9 % del PIB se des­ti­na­ba en­ton­ces a esos me­nes­te­res. An­tes de que la cri­sis emer­gie­ra, la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, abrió la mano al gas­to pú­bli­co. Solo un po­co, pa­ra vol­ver a ba­jar­lo en el 2013. Hoy Ale­ma­nia solo de­di­ca el 2,2 % de su PIB a las in­ver­sio­nes pú­bli­cas, un por­cen­ta­je si­mi­lar al de Es­pa­ña. A pe­sar de las lla­ma­das de aten­ción de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Ber­lín se re­sis­te a abrir la mano al gas­to, una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que es­tá mi­nan­do las po­si­bi­li­da­des de la eu­ro­zo­na de cre­cer a me­jor rit­mo. Bruselas iden­ti­fi­ca una «per­sis­ten­te fal­ta de in­ver­sión pú­bli­ca» en un país con mar­gen fis­cal pa­ra au­men­tar el gas­to del 0,5 % a un 1 % más de su PIB, da­do el gi­gan­tes­co su­pe­rá­vit co­mer­cial que ate­so­ra. Mer­kel es­ta­ble­ció re­cien­te­men­te pla­nes de in­ver­sión pú­bli­ca adi­cio­na­les en trans­por­te, edu­ca­ción, in­ves­ti­ga­ción y ener­gía por va­lor de 10.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les. «Son in­su­fi­cien­tes», zan­ja la Co­mi­sión Eu­ro­pea en su in­for­me so­bre des­equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos en el que de­man­da una po­lí­ti­ca fis­cal más ex­pan­si­va que per­mi­ta dar ai­re a la zo­na eu­ro. Una in­vi­ta­ción a la que tam­bién se han su­ma­do Es­ta­dos Unidos, Chi­na, el FMI y la OCDE.

Y LA SAN­GRÍA ES­PA­ÑO­LA

Cual­quier ex­per­to se lle­va­ría las ma­nos a la ca­be­za al echar un ojo a las es­ta­dís­ti­cas de Es­pa­ña. En solo seis años, los su­ce­si­vos Go­bier­nos pa­sa­ron la ti­je­ra al gas­to pú­bli­co has­ta pro­vo­car una he­mo­rra­gia del 58 % a la in­ver­sión to­tal del Es­ta­do. Se pa­só del pi­co de 58.891 mi­llo­nes de eu­ros (5,1 % PIB) en el 2009 a los 21.889 mi­llo­nes del 2014 (2,1 %), un mí­ni­mo his­tó­ri­co. ¿Pa­ra qué? Pa­ra cum­plir con el sa­cro­san­to Pac­to de Es­ta­bi­li­dad y re­ba­jar el dé­fi­cit del -11 % en el 2009 al -5,1 % en el 2015, año elec­to­ral en el que se re­gis­tró un au­men­to li­ge­ro del gas­to. «Im­pul­sar la in­ver­sión pú­bli­ca po­dría ayu­dar a Es­pa­ña a au­men­tar el cre­ci­mien­to pro­duc­ti­vo y me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad», su­gie­re Bruselas an­tes de re­co­no­cer que «la in­ves­ti­ga­ción y la innovación si­guen su­frien­do de una inade­cua­da fi­nan­cia­ción». Y es que los re­cor­tes en la in­ver­sión pú­bli­ca han pa­sa­do fac­tu­ra muy es­pe­cial­men­te a la sa­ni­dad (-66 %), la pro­tec­ción so­cial (-72 %) y la edu­ca­ción (-54 %). Es­ta ofen­si­va con­tra el gas­to pú­bli­co y las re­for­mas del mer­ca­do la­bo­ral han pro­vo­ca­do la pre­ca­ri­za­ción del em­pleo, la cro­ni­fi­ca­ción del des­em­pleo ju­ve­nil y pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción, así co­mo un au­men­to de la po­bre­za y la de­sigual­dad. En es­te cli­ma de de­te­rio­ro, Es­pa­ña no dis­po­ne de mar­gen pa­ra gas­to a me­nos que la Co­mi­sión Eu­ro­pea ac­ce­da a re­la­jar las nor­mas que sa­cri­fi­can la in­ver­sión pú­bli­ca en el al­tar del dé­fi­cit.

JUAN. S. G

| DAMIR SAGOLJ

En la úl­ti­ma cum­bre del G20 se con­fron­ta­ron las po­lí­ti­cas de ajus­tes con­tra las más ex­pan­si­vas pa­ra cre­cer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.