LA FAL­TA DE AGI­LI­DAD DEL BAN­CO DE ES­PA­ÑA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - VE­NAN­CIO SAL­CI­NES Pre­si­den­te de la Escuela de Fi­nan­zas

La au­sen­cia en la to­ma de de­ci­sio­nes so­bre las con­se­cuen­cias que ge­ne­ra­ría en la eco­no­mía el cú­mu­lo de ac­ti­vos tó­xi­cos del sec­tor in­mo­bi­lia­rio en el fi­nan­cie­ro es ana­li­za­do por Ve­nan­cio Sal­ci­nes, pre­si­den­te de la Escuela de Fi­nan­zas. Cri­ti­ca el in­mo­vi­lis­mo del Ban­co de Es­pa­ña.

Es­ta se­ma­na, el Ban­co de Es­pa­ña, en su lí­nea, apa­ren­te­men­te asép­ti­ca, nos re­cuer­da to­do lo que ha he­cho por no­so­tros. De­be­mos es­tar en­can­ta­dos, ¿verdad? Y si to­do ello lo su­ma­mos, nos sa­le una can­ti­dad su­pe­rior a los cin­cuen­ta mil mi­llo­nes. Más de mil eu­ros por es­pa­ñol. Pa­se que, co­mo el Es­ta­do re­fi­nan­cia per­ma­nen­te­men­te su deu­da, nun­ca lle­gue a amor­ti­zar­la, pe­ro sus cos­tes sí, es de­cir, aplí­que­le un ti­po me­dio del tres por cien­to, y le sal­drán al­go más de 1.500 mi­llo­nes de eu­ros año. Eso es a lo que es­ta­mos re­nun­cian­do, pe­ro bueno, sién­ta­se feliz, lo ha he­cho pa­ra «con­so­li­dar el pro­ce­so de reestructuración ban­ca­ria». Sue­na es­tu­pen­do.

Va­mos a ver, lo que real­men­te es­ta­mos pa­gan­do es ha­ber te­ni­do un ban­co cen­tral men­tal­men­te in­ca­paz. To­da la in­te­li­gen­cia del Ban­co de Es­pa­ña jun­ta, la éli­te de nues­tra pro­fe­sión, no se en­te­ró, has­ta bien en­tra­da la cri­sis, de que te­nía­mos un ac­ti­vo tó­xi­co de­no­mi­na­do in­mue­ble. En el 2009, los ilu­mi­na­dos de su Ser­vi­cio de Es­tu­dios lle­ga­ron a afir­mar que la ba­ja­da de pre­cios de los in­mue­bles iba a des­per­tar una de­man­da in­sa­tis­fe­cha, de tal mo­do que, aque­llos que no po­dían ad­qui­rir­los, aho­ra ya po­drían ha­cer­lo. Ben­di­cio­nes di­vi­nas. A los po­cos me­ses, es­tá­ba­mos en una ta­sa de des­truc­ción de em­pleo pro­pia de un es­ta­do de gue­rra. Mi­llón dos­cien­tas mil per­so­nas a la ca­lle en die­cio­cho me­ses. Lo nun­ca vis­to.

El Ban­co de Es­pa­ña fue in­ca­paz de ver que el in­mo­bi­lia­rio era una ter­mi­ta que des­trui­ría los pi­la­res de sol­ven­cia del más plan­cha­do. Ig­no­ró que a un ac­ti­vo que es­tá en per­ma­nen­te es­ta­do de de­pre­cia­ción, el in­mue­ble, no se le pue­de es­tar pro­vi­sio­nan­do ca­da dos días. La ra­zón es muy sen­ci­lla, el mer­ca­do del ac­ti­vo se ha con­ver­ti­do en ilí­qui­do, es de­cir, aun­que desees ven­der­lo, no pue­des. Por tan­to, la pro­vi­sión lo que es­tá pro­vo­can­do es que, en un pri­mer mo­men­to, es­ta de­vo­re el mar­gen de in­ter­me­dia­ción ban­ca­ria, es de­cir, el be­ne­fi­cio ob­te­ni­do del ne­go­cio tra­di­cio­nal y, cuan­do no al­can­ce, co­mo así ocu­rrió, ha­ya que ir con­tra la cuen­ta de ca­pi­tal, de tal mo­do que si tam­po­co es su­fi­cien­te le oca­sio­ne­mos a la en­ti­dad una cri­sis de sol­ven­cia. ¿Qué ha­cer en es­tos ca­sos? Ca­pi­ta­li­zar. Es lo que to­ca, pe­ro ¿có­mo va a am­pliar ca­pi­tal una ca­ja de aho­rros? Por eso las trans­for­ma­mos en ban­cos. Y aho­ra la si­guien­te pre­gun­ta, bien, ya son ban­cos, y aho­ra ¿quién va a me­ter sus aho­rros en unas en­ti­da­des car­ga­das de ac­ti­vos tó­xi­cos?. Pues us­ted y yo, los de siem­pre. Su­fi­cien­te, no, la sa­nea­mos a muer­te y des­pués se la re­ga­la­mos a quien quie­ra lle­var­la. ¿Por qué no que­dár­se­la el Es­ta­do y ven­der­la en un mo­men­to ál­gi­do en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros? No soy ca­paz de en­con­trar la res­pues­ta sin en­trar en pen­sa­mien­tos pe­ca­mi­no­sos.

¿Qué ha­cer? Desde el 2009 has­ta la pri­ma­ve­ra del 2012 la res­pues­ta ofi­cial fue: «No hay otro ca­mino». Y un dis­cur­so co­mo el que le he mos­tra­do pa­re­cía pro­pio de un ta­ra­do men­tal. Pe­ro hace cuatro años Bruselas nos di­jo: «Por Dios, sa­quen de una vez ese ac­ti­vo de su ba­lan­ce» y, si­guien­do sus ins­truc­cio­nes, crea­mos la Sa­reb. Lo que le in­vi­to es a que se pre­gun­te qué hu­bie­ra si­do del sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­pa­ñol si ese vehícu­lo re­ci­pien­te de ac­ti­vos tó­xi­cos se hu­bie­ra im­ple­men­ta­do en el 2009.

Le pue­do ase­gu­rar que mu­chas co­sas. En­tre otras, que nues­tra cri­sis fi­nan­cie­ra hu­bie­ra si­do más cor­ta y me­nos vi­ru­len­ta, ¿Por qué no se hi­zo en el 2009? Por­que el Ban­co de Es­pa­ña es­ta­ba en el mun­do yu­pi. A fi­na­les del 2010, Za­pa­te­ro es­ta­ba ven­ci­do por la cri­sis y, tan pron­to le pa­só el tes­ti­go del PSOE a Ru­bal­ca­ba, se to­mó el 2011 de sa­bá­ti­co. Ra­joy pu­do ha­cer­lo en enero del 2012, pe­ro le di­jo a De Guin­dos que, si­guien­do la tra­di­ción, sa­ca­se otro de­cre­to de pro­vi­sio­nes ya que es­ta­ban las an­da­lu­zas al caer. En ma­yo to­do re­ven­tó. Goi­ri­gol­za­rri re­cla­mó más de vein­te mil mi­llo­nes pa­ra Bankia, Eu­ro­pa me­tió la ca­be­za en nues­tra cri­sis y ahí, en ese mo­men­to, to­do em­pe­zó a cam­biar. Ben­di­to Ban­co de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.