¿PUE­DE SO­BRE­VI­VIR UNA ECONOMÍA SIN GO­BIERNO?

LA ME­JO­RA DE AL­GU­NOS IN­DI­CA­DO­RES PO­DRÍA SER AL­GO ASÍ CO­MO UN ES­PE­JIS­MO; LOS EX­PER­TOS SOS­TIE­NEN QUE LA IN­CER­TI­DUM­BRE POLÍTICA MAN­TIE­NE PARALIZADAS IM­POR­TAN­TES IN­VER­SIO­NES PRI­VA­DAS Y FRE­NA LA IN­VER­SIÓN PÚ­BLI­CA EN UN ES­CE­NA­RIO DE FUER­TE AL­ZA DEL DÉ­FI­CIT

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Se­ra­fín Lo­ren­zo

El BB­VA sos­tie­ne que la in­cer­ti­dum­bre política en Es­pa­ña es­tá afec­tan­do a la ca­pa­ci­dad de apro­ve­char los ba­jos ti­pos de in­te­rés pa­ra en­deu­dar­se y lle­var ade­lan­te pro­yec­tos pro­duc­ti­vos

Es­pa­ña si­gue ade­lan­te sin Go­bierno, pe­ro la economía no mar­cha. Nue­ve me­ses des­pués de las elec­cio­nes del 20 de di­ciem­bre, y cuan­do ya se han con­su­mi­do 15 se­ma­nas des­de la re­pe­ti­ción de los co­mi­cios el 26 de ju­nio, el país per­ma­ne­ce an­cla­do en un bu­cle de­li­ran­te en el que la úni­ca sa­li­da a las su­ce­si­vas au­sen­cias de ma­yo­rías pa­re­ce la con­vo­ca­to­ria de unas ter­ce­ras ge­ne­ra­les. Es­te sai­ne­te po­lí­ti­co ge­ne­ra sus pro­pios es­pe­jis­mos. Por­que pu­die­ra pa­re­cer que no ha fre­na­do la economía. Los prin­ci­pa­les in­di­ca­do­res es­bo­zan in­clu­so al­gu­nos sig­nos de re­cu­pe­ra­ción. El em­pleo, to­da­vía su­je­to a la es­ta­cio­na­li­dad, de­tie­ne su caí­da, aun­que sea por me­dio de con­tra­tos low cost. La crea­ción de em­pre­sas ha re­pun­ta­do en Ga­li­cia. Y el tu­ris­mo afian­za su con­di­ción de pri­me­ra in­dus­tria es­pa­ño­la en otro año de ré­cords. Pe­se a la in­te­ri­ni­dad del Eje­cu­ti­vo en fun­cio­nes, el país man­tie­ne sus cons­tan­tes vi­ta­les. Tam­po­co la si­tua­ción que atra­vie­sa Es­pa­ña es nue­va en la UE. En­tre ju­nio del 2010 y di­ciem­bre del 2011, Bélgica es­tu­vo 541 días sin na­die al vo­lan­te del Go­bierno. Su economía no so­lo re­sis­tió, sino que cre­ció más de dos pun­tos en una co­yun­tu­ra de des­plo­me de la ma­yo­ría de paí­ses eu­ro­peos.

To­do es­to es­tá muy bien. Pe­ro los téc­ni­cos ad­vier­ten que el pe­río­do de gra­cia es­tá ago­ta­do. Lle­ga el mo­men­to de adop­tar de­ci­sio­nes, me­di­das cru­cia­les pa­ra el fu­tu­ro del país que exi­gen la ela­bo­ra­ción de unos Pre­su­pues­tos. Y sin Go­bierno Es­pa­ña no pue­de com­pro­me­ter la ho­ja de ru­ta que le re­cla­ma la UE. Los ex­per­tos con­sul­ta­dos coin­ci­den en que la ur­gen­cia de dis­po­ner de las cuen­tas de­be­ría ser el des­per­ta­dor que sa­que del le­tar­go a una cla­se política en­si­mis­ma­da con los cálcu­los elec­to­ra­lis­tas que más in­tere­san a ca­da partido.

EN­DEU­DA­MIEN­TO DES­BO­CA­DO

Por­que so­bre la economía tam­bién pla­nean al­gu­nas ame­na­zas que pre­ci­san la adop­ción de me­di­das con­cre­tas. Los in­ver­so­res exi­gen una es­ta­bi­li­dad que Es­pa­ña no es­tá en con­di­cio­nes de ga­ran­ti­zar con una ex­pan­sión des­bo­ca­da del dé­fi­cit. En el 2007, en puer­tas del es­ta­lli­do de la cri­sis, la deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la re­pre­sen­ta­ba el 35,5 % del PIB del país. Al tér­mino del pri­mer tri­mes­tre de es­te año re­ba­só el um­bral del 100 %. Tras ce­rrar el 2015 en 99 pun­tos , al­can­zó en abril 100,5, y en ju­nio se si­tuó en 100,6. El pre­ce­den­te más in­me­dia­to de una es­ca­la­da del en­deu­da­mien­to de esa di­men­sión se lo­ca­li­za a me­dia­dos de los años 90. Aun­que fue otro pe­río­do dra­má­ti­co pa­ra el país, la deu­da no su­peró el 67,4 % del PIB, más de 30 pun­tos por de­ba­jo de la co­ta ac­tual. La tra­duc­ción de es­te pa­no­ra­ma a nú­me­ros ab­so­lu­tos es es­ca­lo­frian­te. El en­deu­da­mien­to lle­va ya más de dos años por en­ci­ma del bi­llón de eu­ros. La bom­ba de re­lo­je­ría es­tá ahí y las me­di­das pa­ra tra­tar de des­ac­ti­var­la tam­bién es­tán pen­dien­tes de unos Pre­su­pues­tos su­je­tos a su vez a la for­ma­ción de Go­bierno. Aun­que, ojo, es­tos da­tos tam­bién po­nen de ma­ni­fies­to el pin­cha­zo de las políticas de aus­te­ri­dad, al me­nos en lo que to­ca al con­trol del en­deu­da­mien­to pú­bli­co.

La otra gran in­cer­ti­dum­bre apun­ta a la in­ver­sión pri­va­da. Los mer­ca­dos si­guen con aten­ción la si­tua­ción política, y el go­teo de men­sa­jes in­quie­tan­tes so­bre la po­si­ble pa­ra­li­za­ción de pro­yec­tos no ce­sa. Los gran­des in­ver­so­res re­cla­man una es­ta­bi­li­dad que, en la ac­tual si­tua­ción de blo­queo, Es­pa­ña no pue­de ofre­cer­les. Es­ta mis­ma se­ma­na, el BB­VA ad­ver­tía del se­má­fo­ro en ro­jo: «A pe­sar del en­torno de ba­jos ti­pos de in­te­rés, la in­cer­ti­dum­bre política pa­re­ce es­tar afec­tan­do a pro­yec­tos a me­dio y lar­go pla­zo, a la ca­pa­ci­dad pa­ra apro­ve­char es­ta po­si­bi­li­dad de en­deu­da­mien­to y lle­var ade­lan­te pro­yec­tos pro­duc­ti­vos». Las gran­des em­pre­sas, es­gri­me la en­ti­dad ban­ca­ria, no se es­tán en­deu­dan­do pa­ra ha­cer esa in­ver­sión, ni si­quie­ra dis­po­nien­do de ese mar­co de ti­pos ba­jos.

Y to­da­vía que­da otro ta­lón de Aqui­les, de­ter­mi­nan­te pa­ra Ga­li­cia. Se tra­ta de la ad­ju­di­ca­ción de obra pú­bli­ca, que tie­ne en el Es­ta­do su prin­ci­pal mo­tor pa­ra es­ta co­mu­ni­dad. La in­ver­sión pro­duc­ti­va de la Ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal ya su­frió el año pa­sa­do una no­ta­ble des­ace­le­ra­ción, con 127 mi­llo­nes de re­cor­te. Pe­ro ese en­fria­mien­to, pro­vo­ca­do en bue­na me­di­da por el avan­ce en las ad­ju­di­ca­cio­nes en los tra­za­dos de ac­ce­so del AVE, tie­ne un im­pac­to aña­di­do que sí pa­re­ce guar­dar re­la­ción di­rec­ta con la in­te­ri­ni­dad del Go­bierno. Las in­ver­sio­nes es­tán com­pro­me­ti­das, pe­ro no se eje­cu­tan. La Aso­cia­ción Pro­vin­cial de Em­pre­sas de la Cons­truc­ción de A Co­ru­ña ase­gu­ra­ba en ju­lio que so­lo el 8 % de la obra pú­bli­ca pro­yec­ta­da por las ad­mi­nis­tra­cio­nes en es­ta co­mu­ni­dad ha­bía si­do ad­ju­di­ca­da. Es un ba­lan­ce con una in­ci­den­cia di­rec­ta en la crea­ción de em­pleo. No son so­lo los con­tra­tos que se frus­tran en el cas­ti­ga­do sec­tor de la cons­truc­ción, sino tam­bién la can­ti­dad de em­pre­sas que en­tran en ries­go de quie­bra por fal­ta de ta­jo.

Con es­tos ele­men­tos co­mo pun­to de par­ti­da, los es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos tra­zan un es­ce­na­rio preo­cu­pan­te. Pa­tri­cio Sán­chez, pro­fe­sor de Economía Fi­nan­cie­ra y Con­ta­bi­li­dad en la Uni­ver­si­da­de de Vi­go, sub­ra­ya que «lo más re­le­van­te es la fal­ta de Pre­su­pues­tos». «No los va­mos a te­ner, y eso con­di­cio­na tan­to la evo­lu­ción del dé­fi­cit co­mo la in­ver­sión ex­tran­je­ra. Con to­tal se­gu­ri­dad. Y eso que en ma­te­ria eco­nó­mi­ca es di­fí­cil ha­cer afir­ma­cio­nes tan ro­tun­das», apun­ta. En cuan­to a la re­fle­xión de fon­do, Sán­chez opi­na que, sin Go­bierno, la economía no pue­de sub­sis­tir, no sin pa­gar pea­jes de­ma­sia­do ele­va­dos. «Y te­ne­mos suer­te de que el con­tex­to in­ter­na­cio­nal tam­po­co es que an­de muy es­ta­ble, por­que si hu­bie­ra me­jo­res al­ter­na­ti­vas de in­ver­sión fue­ra se­gu­ro que las em­pre­sas las en­con­tra­rían», apos­ti­lla. ¿En­ton­ces, nos es­ta­mos de­jan­do lle­var? Pa­tri­cio Sán­chez lo tie­ne cla­ro: «Es que es así. Fun­cio­na el tu­ris­mo. Pe­ro los Pre­su­pues­tos to­da­vía no ha­bían to­ca­do, y aho­ra ve­mos que no los va­mos a te­ner, y de ellos de­pen­den de­ci­sio­nes de gas­to que no se van a to­mar», ad­vier­te.

Mi­guel Váz­quez Taín, pro­fe­sor de Economía Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go, abun­da en la mis­ma te­sis. El mo­men­to crí­ti­co lle­ga aho­ra, cuan­do hay que pre­sen­tar unas cuen­tas que Es­pa­ña

no pue­de ela­bo­rar. «Has­ta aho­ra la fal­ta de Go­bierno no ha afec­ta­do sus­tan­cial­men­te, ni a la evo­lu­ción del dé­fi­cit ni a las de­ci­sio­nes de in­ver­sión ex­tran­je­ra. El pro­ble­ma sur­ge aho­ra, por­que es el mo­men­to de los Pre­su­pues­tos y sin ellos no se pue­den afron­tar las políticas com­pro­me­ti­das hace mes y me­dio con Eu­ro­pa pa­ra cum­plir el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit pú­bli­co en el 2017. Ahí ten­dre­mos un pro­ble­ma», aler­ta.

ME­DI­DAS CON­CRE­TAS

Váz­quez Taín sos­tie­ne que un Go­bierno en fun­cio­nes ca­re­ce del mar­gen de ma­nio­bra pa­ra apli­car de­ci­sio­nes de ca­la­do, y dis­cre­pa de las que se es­tán adop­tan­do. «Pue­de to­mar me­di­das co­mo el pa­go frac­cio­na­do del impuesto de sociedades, pe­ro pa­ra mí es un par­che, una for­ma in­di­rec­ta de pe­dir di­ne­ro pres­ta­do a las em­pre­sas. Hay que to­mar de­ci­sio­nes so­bre in­gre­sos y gas­tos. Nos he­mos com­pro­me­ti­do con la UE, y hay que po­ner un do­cu­men­to so­bre la me­sa con me­di­das con­cre­tas. Los in­ver­so­res quie­ren es­ta­bi­li­dad», re­cal­ca Váz­quez Taín.

Tam­bién el pro­fe­sor de Economía Apli­ca­da de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go Jo­sé Francisco Ar­mes­to in­sis­te en la hi­po­te­ca de la au­sen­cia de Pre­su­pues­tos, «que im­pi­de dis­po­ner de un te­cho de gas­to, que es al­go fun­da­men­tal, por­que te­ne­mos dos años pa­ra cum­plir con la Unión Eu­ro­pea». «La fal­ta de Go­bierno se pa­ga en economía. Las gran­des in­ver­sio­nes es­tán a la ex­pec­ta­ti­va. No creo que se pa­ra­li­cen, pe­ro po­drían ra­len­ti­zar­se», con­clu­ye.

Los es­pe­jos cón­ca­vos del es­per­pen­to po­lí­ti­co re­fle­jan un país que mar­cha aun­que no ha­ya na­die en el puen­te de man­do. Es so­lo un es­pe­jis­mo. La reali­dad es otra.

Sin Pre­su­pues­tos no po­de­mos po­ner me­di­das con­cre­tas, y los in­ver­so­res quie­ren es­ta­bi­li­dad La fal­ta de Go­bierno se pa­ga en economía. Las em­pre­sas es­tán esperando Si el con­tex­to in­ter­na­cio­nal fue­ra más es­ta­ble, los in­ver­so­res ya se hu­bie­ran ido an­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.