50/20/30, LA NOR­MA PA­RA LA ECONOMÍA DO­MÉS­TI­CA

El nue­vo mé­to­do 50/20/30 ayu­da a se­pa­rar lo ne­ce­sa­rio pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des bá­si­cas, dar­se al­gún ca­pri­cho y de­di­car to­dos los me­ses una in­tere­san­te par­ti­da al aho­rro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Sa­ra Ca­bre­ro

La pe­cu­liar re­gla ela­bo­ra­da por la pro­fe­so­ra de Har­vard Eli­za­beth Wa­rren ayu­da a se­pa­rar lo ne­ce­sa­rio pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de ca­da fa­mi­lia, pe­ro tam­bién per­mi­tir­se al­gún ca­pri­cho e in­clu­so de­di­car una par­te de los in­gre­sos men­sua­les al aho­rro.

In­mer­sos en ple­na cues­ta de septiembre to­ca po­ner co­to al bol­si­llo. Tras el des­pil­fa­rro es­ti­val son mu­chos los que mi­ran sus fi­nan­zas con cier­ta preo­cu­pa­ción pro­me­tién­do­se que es­te año se su­ma­rán a la fór­mu­la del aho­rro. Pe­ro guar­dar pa­ra ma­ña­na no es ta­rea sen­ci­lla. Cuan­do nos pro­po­ne­mos ale­jar­nos del dis­pen­dio la pri­me­ra pre­gun­ta que se nos vie­ne a la cabeza es: ¿Có­mo lo ha­go?

Pla­ni­fi­car y con­tro­lar es la fór­mu­la, y pa­ra ello es ne­ce­sa­rio evi­tar lo que se co­no­ce co­mo gas­tos hor­mi­ga, esos pe­que­ños con­su­mos de unos po­cos eu­ros que en el mo­men­to no no­ta­mos y que a fi­nal de mes aca­ban mor­dien­do de for­ma im­por­tan­te el pre­su­pues­to. Aco­tar el gas­to su­per­fluo es po­si­ble y pa­sa por su­mar­se a fór­mu­las co­mo la re­gla 50/20/30, crea­da por la pro­fe­so­ra de Har­vard Eli­za­beth Wa­rren.

Abra­zar es­te mé­to­do per­mi­te co­no­cer en to­do mo­men­to los gas­tos que te­ne­mos y sa­ber cuán­to di­ne­ro es­ta­mos de­di­can­do a aho­rrar. Y su fun­cio­na­mien­to es mu­cho más sen­ci­llo de lo que pen­sa­mos. El 50 % del di­ne­ro de tu suel­do de­be ir de­di­ca­do a los gas­tos bá­si­cos, en­ten­dien­do es­tos co­mo hi­po­te­ca, fac­tu­ras, co­mu­ni­dad, la ces­ta de la com­pra del mes… Es­tos son los gas­tos que se van a rea­li­zar de for­ma in­elu­di­ble. Es po­si­ble que lle­ga­do el día 30 so­bre al­go de es­ta frac­ción de pre­su­pues­to. No de­be­mos de­jar­nos lle­var por el con­su­mis­mo más exa­cer­ba­do. Los ex­per­tos re­co­mien­dan no gas­tar­lo en co­sas in­ne­ce­sa­rias y su­mar­lo, por ejem­plo, al mon­to de­di­ca­do a gas­tos bá­si­cos del mes si­guien­te.

Uno de los re­tos al que mu­chos se en­fren­ta­rán se­rá dis­cer­nir y dis­tin­guir en­tre qué es lo ne­ce­sa­rio y qué es un ca­pri­cho. No es un pa­so sen­ci­llo. Hay que em­pe­zar por los ci­mien­tos. Es de­cir, po­ner so­bre la me­sa to­do aque­llo de lo que no po­de­mos pres­cin­dir de nin­gu­na ma­ne­ra, co­mo la co­mi­da o la ca­sa (tan­to sea la hi­po­te­ca co­mo el al­qui­ler), los gas­tos obli­ga­dos y las fac­tu­ras. Lo de re­du­cir y adap­tar los gas­tos al 50 % del suel­do es una ta­rea com­pli­ca­da, pe­ro una vez al­can­za­do, el tra­ba­jo es­tá ca­si he­cho.

El si­guien­te ni­vel de es­ta fór­mu­la es el del 20 %, el di­ne­ro que ca­da mes de­be res­tar­se al suel­do pa­ra de­di­car al aho­rro. Es­te di­ne­ro nos va a per­mi­tir te­ner un col­chón pa­ra sal­var po­si­bles deu­das, re­for­mas im­pre­vis­tas o arre­glos por sor­pre­sa. A cor­to pla­zo se­gu­ra­men­te sea una de las in­ver­sio­nes más do­lo­ro­sas, por­que no su­po­ne un dis­fru­te in­me­dia­to.

Hay que te­ner en cuen­ta que den­tro de es­ta ca­te­go­ría tam­bién van in­clui­das fór­mu­las de aho­rro co­mo los pla­nes de pen­sio­nes pri­va­dos y otros pro­duc­tos ban­ca­rios. Pa­ra evi­tar la ten­ta­ción, de­be­ría­mos ale­jar el di­ne­ro de nues­tro ha­ber. Lo más ade­cua­do es ir al­ma­ce­nan­do el di­ne­ro aho­rra­do en una cuen­ta ban­ca­ria di­fe­ren­te a la ha­bi­tual, lo que nos va a per­mi­tir ver có­mo va cre­cien­do la can­ti­dad —y la mo­ti­va­ción— ca­da mes.

Y lo que que­da, el 30 %, tie­ne co­mo des­tino qui­zás la par­te más ape­te­ci­ble: los gas­tos per­so­na­les. O to­das aque­llas ac­ti­vi­da­des de ocio que se rea­li­zan ha­bi­tual­men­te. Al­gu­nas ve­ces irá des­ti­na­do a ad­qui­rir ro­pa, otras a ac­ti­vi­da­des de re­creo y a via­jar e in­clu­so en mu­chas oca­sio­nes a pa­liar los gas­tos en re­ga­los que traen con­si­go cier­tas fes­ti­vi­da­des. ¿Y si so­bra? Pues di­rec­to a en­gro­sar un po­co la cuen­ta del 20 %. Te­nien­do las dos par­ti­das an­te­rio­res con­tro­la­das es muy po­si­ble que dis­fru­te­mos de los gas­tos de ocio mu­cho más. ¿Por qué? Pues por­que sa­bien­do que las ne­ce­si­da­des bá­si­cas es­tán cu­bier­tas y que he­mos si­do ca­pa­ces de aho­rrar un po­co, dar­nos un pe­que­ño ca­pri­cho nun­ca nos sen­ta­rá mal. Pro­ba­ble­men­te lo más com­pli­ca­do en es­te mo­men­to sea tra­zar la del­ga­da lí­nea que se­pa­ra las ne­ce­si­da­des de los ca­pri­chos. Ali­men­tar­se es una ne­ce­si­dad, pe­ro co­mer fue­ra de ca­sa es un ca­pri­cho. Cu­brir las fac­tu­ras de los ser­vi­cios es un gas­to básico, pe­ro te­ner un ser­vi­cio de mó­vil o de te­le­vi­sión por ca­ble con to­dos los lu­jos, es muy pro­ba­ble­men­te un gas­to que de­pen­de de es­te úl­ti­mo 30 %.

MARÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.