EL DE­LI­CA­DO ES­TA­DO DE SA­LUD DE LA CON­FIAN­ZA

La es­qui­va con­fian­za

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

El ca­te­drá­ti­co de Economía de la UVi­go Xo­sé Car­los Arias ana­li­za las fluc­tua­cio­nes que han ex­pe­ri­men­ta­do los ín­di­ces que mi­den la con­fian­za en la economía, azo­ta­dos en su día por la cri­sis y, aho­ra, por asun­tos co­mo el Bre­xit o las in­cer­ti­dum­bres so­bre el sis­te­ma ban­ca­rio.

En una economía de mer­ca­do, sus­ten­ta­da so­bre transac­cio­nes y con­tra­tos, cuan­do la con­fian­za fa­lla, al­go se des­ca­rría. Se sue­le atri­buir a John M. Key­nes el ha­ber co­lo­ca­do esa no­ción en­tre las preo­cu­pa­cio­nes prin­ci­pa­les de los eco­no­mis­tas, quie­nes ya hace mu­cho tiem­po fre­cuen­tan las ex­pec­ta­ti­vas de las em­pre­sas o de los con­su­mi­do­res en­tre las va­ria­bles cla­ve pa­ra su aná­li­sis y pre­dic­cio­nes. Sin em­bar­go, por su pro­pia naturaleza, no siem­pre es fá­cil es­pe­ci­fi­car —y mu­cho me­nos, cuan­ti­fi­car— a qué nos re­fe­ri­mos exac­ta­men­te cuan­do ha­bla­mos de es­tos asun­tos. Por eso es im­por­tan­te avan­zar en la de­fi­ni­ción de ins­tru­men­tos pre­ci­sos que re­co­jan en ca­da mo­men­to el «sen­ti­mien­to» de los di­ver­sos agen­tes eco­nó­mi­cos. De ello tra­ta una ex­ce­len­te te­sis doc­to­ral pre­sen­ta­da hace unos me­ses en la Uni­ver­si­da­de de A Co­ru­ña (In­da­le­cio Pérez: El pa­pel de la con­fian­za en la evo­lu­ción de la economía es­pa­ño­la).

Es evi­den­te que la con­fian­za evo­lu­cio­na con el ci­clo eco­nó­mi­co, pe­ro no es­tá tan cla­ro que va­ya por de­lan­te o por de­trás de es­te. Es de­cir, no hay pleno con­sen­so acer­ca de si los in­di­ca­do­res de sen­ti­mien­to eco­nó­mi­co (ISE) son bue­nas se­ña­les que ade­lan­tan la co­yun­tu­ra que vie­ne o si, por el con­tra­rio, no ha­cen más que re­co­ger las per­cep­cio­nes pa­sa­das. Pro­ba­ble­men­te, en el co­mún de los ca­sos ha­ya al­go de am­bas co­sas, sien­do las ex­pec­ta­ti­vas tan­to po­si­ble cau­sa co­mo con­se­cuen­cia de la di­rec­ción to­ma­da por la economía. Un bu­cle, en to­do ca­so, mar­ca­da­men­te pro­cí­cli­co. En ese sen­ti­do, la con­fian­za en la mar­cha de la economía no siem­pre se con­fi­gu­ra co­mo un va­lor po­si­ti­vo: en con­tex­tos de lar­ga e in­ten­sa ex­pan­sión —co­mo el que pre­ce­dió a la cri­sis de 2008— la so­bre­con­fian­za pue­de ser el ma­yor de los pro­ble­mas, al ac­tuar sus efec­tos eu­fo­ri­zan­tes co­mo un nar­có­ti­co que im­pi­de ver los even­tua­les des­equi­li­brios.

No es esa, des­de lue­go, la si­tua­ción de los úl­ti­mos años. La UE pu­bli­ca re­gu­lar­men­te sus da­tos de ISE pa­ra el con­jun­to de la Unión y pa­ra ca­da uno de los paí­ses que la in­te­gran. Pues bien, to­man­do un va­lor 100 pa­ra el ín­di­ce ge­ne­ral en la pri­ma­ve­ra de 2008, un año más tar­de se ha­bía hun­di- do por de­ba­jo de 70, pa­ra ex­pe­ri­men­tar im­por­tan­tes fluc­tua­cio­nes a par­tir de ahí: re­cu­pe­ra­ción en 2010, pos­te­rior caí­da has­ta ba­jar de 90 a me­dia­dos del 2012 y una cier­ta es­ta­bi­li­za­ción, de nue­vo por en­ci­ma del va­lor 100, a par­tir del 2014. Es­to úl­ti­mo re­fle­ja­ría una am­plia per­cep­ción de que la economía eu­ro­pea, aun­que len­ta­men­te, se va re­cu­pe­ran­do (al me­nos en el sen­ti­do, bas­tan­te li­mi­ta­do, de me­nor pro­ba­bi­li­dad de un re­torno de la re­ce­sión).

Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos me­ses, y en un es­ce­na­rio mar­ca­do por el Bre­xit y la per­sis­ten­cia de du­das so­bre el ver­da­de­ro es­ta­do de al­gu­nos sis­te­mas ban­ca­rios, al­go pa­re­ce es­tar cam­bian­do, a peor, en el sen­ti­mien­to de con­su­mi­do­res y em­pre­sas. El pa­sa­do agos­to, el ISE de la eu­ro­zo­na ha re­tro­ce­di­do en un pun­to (con un va­lor de 103,5), y lo ha he­cho ade­más de un mo­do uni­for­me, pues fue Fran­cia el úni­co país en que ex­pe­ri­men­tó un le­ve cre­ci­mien­to. En el ca­so de la economía es­pa­ño­la la caí­da fue de un 1,5 %, sien­do par­ti­cu­lar­men­te mar­ca­da en la in­dus­tria (-5,2 pun­tos). Es­tos da­tos dis­tan des­de lue­go de ser dra­má­ti­cos; de he­cho, han re­sul­ta­do ser bas­tan­te me­jo­res que los que se po­dían pre­ver el día des­pués del re­fe­rén­dum bri­tá­ni­co. Pe­ro le­van­tan otra se­ñal de aler­ta so­bre las en­cru­ci­ja­das car­ga­das de in­cer­ti­dum­bre que el con­ti­nen­te de­be­rá afron­tar a lo lar­go del oto­ño que aho­ra lle­ga.

| LU­KE MACGREGOR

El Bre­xit ha afec­ta­do a la con­fian­za en la economía, aun­que me­nos de lo es­pe­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.