LA MU­JER QUE MOR­DIÓ LA MAN­ZA­NA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - CO­MI­SA­RIA EU­RO­PEA DE COM­PE­TEN­CIA Mar­gret­he Ves­ta­ger

Lle­gó a Bru­se­las hace ape­nas dos años y ya ha he­cho his­to­ria. Le han bas­ta­do pa­ra gran­jear­se el res­pe­to y la ad­mi­ra­ción de mu­chos; y el te­mor y la ani­mad­ver­sión de otros tan­tos. Y pa­ra de­jar pe­que­ña —muy pe­que­ña— la hue­lla de su an­te­ce­sor, el es­pa­ñol Joa­quín Al­mu­nia. Aquel que le hi­zo im­po­si­ble la vi­da al na­val ga­lle­go. En prác­ti­ca­men­te un abrir y ce­rrar de ojos, Mar­gret­he Ves­ta­ger (Glos­trup, Di­na­mar­ca, 1968), co­mi­sa­ria de Com­pe­ten­cia, se ha con­ver­ti­do en la per­so­na más in­flu­yen­te y po­de­ro­sa que mo­ra en los des­pa­chos de la ca­pi­tal eu­ro­pea.

A la da­ne­sa no le tiem­bla el pul­so. Es­tá dis­pues­ta a plan­tar­le ca­ra a quien sea. No se arru­ga an­te na­die. Por muy fuer­te que sea el ad­ver­sa­rio. Y eso, cla­ro, aca­rrea más de un enemi­go. El úl­ti­mo en su­mar­se a esa lis­ta, to­do un ti­tán: Ap­ple. Ves­ta­ger se ha atre­vi­do a hin­car­le el dien­te a la to­do­po­de­ro­sa mul­ti­na­cio­nal de la man­za­na. Y le ha da­do un se­ñor mor­dis­co: 13.000 mi­llo­nes de eu­ros más los in­tere­ses. La ma­yor mul­ta de la his­to­ria eu­ro­pea, do­ce ve­ces más abul­ta­da que el an­te­rior ré­cord. Que se di­ce pron­to. Tan­to ha do­li­do el bo­ca­do en la se­de de Cu­per­tino, que el pa­trón, Tim Co­ok, no ha du­da­do en ca­li­fi­car la de­ci­sión de «ba­su­ra política».

La culpa: no pa­gar lo que de­bie­ra en im­pues­tos. No es­tán los tiem­pos co­mo pa­ra za­ran­da­jas con es­to de los tri­bu­tos. Y me­nos con los áni­mos de los con­tri­bu­yen­tes eu­ro­peos cal­dea­dos de tan­ta cri­sis. Bru­se­las lo sa­be y Ves­ta­ger es la aban­de­ra­da de su cru­za­da con­tra quie­nes no cum­plen con las obli­ga­cio­nes fis­ca­les.

Y no se­rá la de Ap­ple la úl­ti­ma ha­za­ña de la da­ne­sa. So­bre la me­sa de es­ta hi­ja de pas­to­res lu­te­ra­nos re­po­san los ex­pe­dien­tes con­tra otros dos gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos: Goo­gle y Ama­zon. Pen­dien­tes so­lo de los úl­ti­mos re­to­ques. A ver en qué aca­ban. Del te­són de la co­mi­sa­ria cuan­do quie­re al­go han te­ni­do so­bra­das mues­tras sus com­pa­trio­tas. Es la su­ya una ca­rre­ra me­teó­ri­ca. Es­tu­dió Ves­ta­ger Cien­cias Políticas y Economía en la Uni­ver­si­dad de Co­pen­ha­gue. Su pri­mer tra­ba­jo, en el Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas de su país. An­tes de cum­plir los 30, y em­ba­ra­za­da ya de su se­gun­da hi­ja, fue nom­bra­da mi­nis­tra de Edu­ca­ción y Asun­tos Re­li­gio­sos. Se con­ver­tía así en la per­so­na más jo­ven de la his­to­ria en for­mar par­te de un Go­bierno en Di­na­mar­ca. To­da­vía no ha­bía cru­za­do la ba­rre­ra de los 40 y ya era la lí­der del Partido Li­be­ral de Di­na­mar­ca, bi­sa­gra im­pres­cin­di­ble en los úl­ti­mos tiem­pos pa­ra for­mar Eje­cu­ti­vo en Di­na­mar­ca. Tal es el in­te­rés que des­pier­ta su fi­gu­ra, que los crea­do­res de la se­rie Bor­gen —una suer­te de El ala oes­te de

la Ca­sa Blan­ca, pe­ro en nór­di­ca— se ins­pi­ra­ron en ella pa­ra su pro­ta­go­nis­ta. El gu­sa­ni­llo de la política lo he­re­dó de su ta­ta­ra­bue­lo ma­terno, quien fun­dó el partido. Y a los 21 ya an­da­ba me­ti­da en esa ha­ri­na.

Pre­fie­re la bi­ci­cle­ta al co­che ofi­cial. Es una apa­sio­na­da del ar­te. Y del gan­chi­llo. Lo que más le gus­ta: te­jer ele­fan­tes. Le fas­ci­nan esos ani­ma­les «so­cia­bles y pers­pi­ca­ces, que vi­ven en co­mu­ni­dad y en sociedades ma­triar­ca­les, que no tie­nen ren­cor, pe­ro sí bue­na me­mo­ria». Aca­ba de ca­zar uno y va a por otros dos.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.