VEN­CER EL MIE­DO PARA REAC­TI­VAR LA ECO­NO­MÍA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Pre­si­den­te de la Es­cue­la de Fi­nan­zas

El pre­si­den­te de la Es­cue­la de Fi­nan­zas, Ve­nan­cio Sal­ci­nes, sos­tie­ne que la eco­no­mía ga­lle­ga ne­ce­si­ta so­bre­po­ner­se a los te­mo­res que en su día des­per­tó la cri­sis para, sin caer en la lo­cu­ra cre­di­ti­cia del pa­sa­do, re­cu­pe­rar fue­lle.

To­dos po­de­mos es­tar de acuerdo en que ha ha­bi­do una eta­pa do­ra­da en la eco­no­mía ga­lle­ga, prác­ti­ca­men­te una dé­ca­da, la que lle­gó con el ini­cio del si­glo XXI. De he­cho, mu­chas ve­ces no so­lo la re­cor­da­mos, sino que la uti­li­za­mos co­mo va­ra de me­dir. La he­mos con­ver­ti­do en nues­tro Do­ra­do, la bus­ca­mos y la vol­ve­mos a bus­car, cre­yen­do que al­gún día re­tor­na­re­mos al pa­sa­do, a la tie­rra de los dul­ces re­cuer­dos. Lo que ape­nas ha­ce­mos es una lec­tu­ra fría, aje­na a las año­ran­zas. Qui­zás por ello nos ol­vi­da­mos que al ini­cio de si­glo los ga­lle­gos le de­bía­mos a la ban­ca vein­te mil mi­llo­nes, una ci­fra im­por­tan­te, pe­ro in­fe­rior a los vein­ti­cua­tro mil que te­nía­mos en de­pó­si­tos. Es de­cir, nues­tro aho­rro ser­vía para cu­brir nues­tras ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­ción. No es­ta­ba mal, aun­que tam­po­co nos era ex­tra­ño, en­tra­ba en lo ha­bi­tual. Lo que ya no fue tan es­pe­ra­ble es que en ape­nas diez años pi­dié­ra­mos pres­ta­dos cin­cuen­ta y dos mil mi­llo­nes más. Sí, así fue. Lle­ga­mos al 2010 de­bien­do se­ten­ta y dos mil mi­llo­nes de eu­ros. Ló­gi­ca­men­te nues­tra ca­pa­ci­dad de aho­rro no fue ca­paz de aguan­tar el rit­mo de nues­tra fie­bre con­su­mis­ta, de tal mo­do que en el 2004 las deu­das ya em­pe­za­ban a su­pe­rar­nos. La aho­rra­do­ra Ga­li­cia se ha­bía con­ver­ti­do en vo­raz, en la que fi­nan­cia­ba la com­pra de un in­mue­ble de Fi­nis­te­rre con el aho­rro de un chino de Shan­gai. Y fue esa Ga­li­cia, y no otra, la que nos lle­vó al pleno em­pleo, al apar­ta­men­to de la pla­ya y a los dos co­ches nue­vos del ho­gar. Fue así co­mo nos creí­mos ri­cos, co­mo nos con­ven­ci­mos de que el cie­lo es­ta­ba so­lo a un pel­da­ño de dis­tan­cia y si no lo al­can­zá­ba­mos era por la in­com­pe­ten­cia de cual­quier inú­til que se ha­bía cru­za­do en nues­tro ca­mino. Una tie­rra con un mi­llón de tra­ba­ja­do­res in­cre­men­ta­ba ca­da año, por tér­mino me­dio, sus deu­das en cin­co mil mi­llo­nes de eu­ros ¿Apren­di­mos? Quie­ro creer que sí, pe­ro con do­lor. Tan­to que me atre­ve­ría a de­cir que nos apro­xi­ma­mos a un cuer­po vio­len­ta­do, an­cla­do en el trau­ma.

Desde el 2011 has­ta fi­na­les del 2015 nos he­mos desapa­lan­ca­do en vein­tio­cho mil mi­llo­nes de eu­ros e in­cre­men­ta­do nues­tros de­pó­si­tos en cerca de cua­tro mil mi­llo­nes, es de­cir, trein­ta y dos mil mi­llo­nes en cin­co años, más de seis mil mi­llo­nes por año. ¿Y? se pre­gun­ta­rá. Pues muy sen­ci­llo, nues­tro te­mor, prin­ci­pal de­ter­mi­nan­te de es­te com­por­ta­mien­to, es­tá ge­ne­ran­do un efec­to per­ver­so, ya que mien­tras lle­va a las familias y em­pre­sas a ser cau­tas y aus­te­ras, ge­ne­ra que nues­tros rit­mos de crea­ción de em­pleo es­tén por de­ba­jo de la me­dia na­cio­nal, pro­vo­can­do a su vez un bu­cle de cau­te­la y ex­tre­ma pre­cau­ción. ¿Qué ha­ce fal­ta, por lo tan­to, para rom­per es­ta es­pi­ral per­ver­sa? Ya sa­be la res­pues­ta, con­fian­za. ¿Có­mo se al­can­za? Di­fí­cil res­pues­ta, pe­ro en to­do ca­so sí le pue­do ase­gu­rar que una con­di­ción ne­ce­sa­ria aun­que no su­fi­cien­te es la cer­ti­dum­bre. Des­pe­je­mos el horizonte y sal­drán más bar­cos a na­ve­gar, lle­ne­mos la bahía de nu­bes y, los que han sa­li­do, vol­ve­rán a puer­to.

Al­guno se pre­gun­ta­rá si es­toy ha­cien­do un ale­ga­to a vol­ver a los tiem­pos de lo­cu­ra cre­di­ti­cia del pa­sa­do. Tam­po­co. No es eso. Sim­ple­men­te que nu­me­ro­sas va­ria­bles eco­nó­mi­cas sue­len ase­me­jar­se a la sal, al­can­zan la vir­tud en la me­su­ra y ac­tual­men­te es­ta­mos muy ale­ja­dos de ella. Es­ta­mos in­mer­sos en un efec­to pén­du­lo y he­mos de des­mon­tar­lo para ubi­car­nos en un pun­to de so­se­ga­do equi­li­brio. ¿Lo con­se­gui­re­mos? Si no nos ol­vi­da­mos de que es­ta­mos ante un cuer­po so­cial trau­ma­ti­za­do, qui­zás. Tra­ba­je­mos en ello.

| ÓS­CAR VÁZ­QUEZ

El sec­tor in­mo­bi­lia­rio aca­pa­ró la par­te del león del gran en­deu­da­mien­to co­lec­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.