El di­le­ma del «per­so­nal shop­per»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Juan Carlos Mar­tí­nez

La men­ti­ra es la fuer­za que mue­ve el mun­do, di­jo Jean Fra­nçois Re­vel en su lei­dí­si­mo clá­si­co El co­no­ci­mien­to inú­til. Sin áni­mo de ma­ti­zar al sa­bio, ha­bría que de­cir que vi­vi­mos en un mun­do que se mue­ve a fuer­za de ver­da­des in­com­ple­tas y pi­lla­das de oí­das.

Por ejem­plo: España es un país en el que ca­si to­das las per­so­nas im­por­tan­tes (en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, o sea, de suel­do o be­ne­fi­cio) se con­si­de­ran li­be­ra­les: unos por ad­he­sión a las te­sis de la per­fec­ción del mer­ca­do y de la ra­cio­na­li­dad del con­su­mi­dor, otros por ho­me­na­je a los li­be­ra­les del si­glo XIX, los que se opo­nían a los ab­so­lu­tis­tas. Y, sin em­bar­go, muy po­cos de ellos son li­be­ra­les de ver­dad. ¿Qué ha­cen em­pre­sa­rios que se di­cen se­gui­do­res de la or­to­do­xia de Chica­go arri­ma­dos a es­te o al otro mi­nis­tro, para ver si con­si­guen un con­tra­to a cam­bio de una puer­ta gi­ra­to­ria? ¿Qué ha­cen pro­fe­so­res su­pues­ta­men­te fie­les a Ha­yek vi­vien­do de un suel­do de la uni­ver­si­dad pú­bli­ca?

Co­no­cí el otro día a un ele­gan­te jo­ven li­be­ral, ve­ni­do de Ma­drid. Con me­nos de cua­ren­ta años, ha in­ver­ti­do bue­na par­te de su suel­do en un plan de pen­sio­nes. No se fía del sis­te­ma pú­bli­co; no so­lo no se fía sino que, por lo que di­ce, es­ta­ría dis­pues­to a car­gár­se­lo. El dra­ma del cha­val es que tra­ba­ja co­mo ase­sor de com­pras, lo que se lla­ma per­so­nal shop­per. O sea, un ti­po muy aten­to a la mo­da, muy preocupado de su as­pec­to per­so­nal y muy co­rrec­to en el tra­to, que acon­se­ja a gen­te adi­ne­ra­da qué mue­bles po­ner en sus ca­sas o qué ro­pa ves­tir ca­da tem­po­ra­da. «Si ni si­quie­ra la gen­te ri­ca y for­ma­da se atre­ve a con­su­mir por sí so­la, ¿dón­de que­da con­ti­go la te­sis de la elec­ción ra­cio­nal?», le di­go. Y no sa­be qué res­pon­der.

Es­tos ser­vi­cios de ase­so­ría cre­cen, y pro­li­fe­ra­rían de ver­dad si los ciu­da­da­nos con po­si­bles se ani­ma­ran de­fi­ni­ti­va­men­te a con­su­mir. Son clien­tes que se de­fi­nen co­mo li­be­ra­les, pe­ro so­la­men­te en­tien­den bien esa creen­cia a la ho­ra de des­pe­dir em­plea­dos a cos­te mí­ni­mo. Para lo de­más, la mano in­vi­si­ble del mer­ca­do no la aca­ban de ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.