UNA SEN­TEN­CIA QUE ABRE UNA ERA DE GRAN LITIGIOSIDAD

La di­ver­si­dad de cri­te­rios so­bre el al­can­ce de la sen­ten­cia eu­ro­pea de­ja la in­dem­ni­za­ción por ce­se de los tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les en ma­nos de los jue­ces es­pa­ño­les

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - G. Le­mos

Los ex­per­tos en ma­te­ria la­bo­ral con­si­de­ran de for­ma uná­ni­me que el fa­llo del TJUE que equi­pa­ra la in­dem­ni­za­ción por des­pi­do en­tre fi­jos y tem­po­ra­les pro­vo­ca­rá un alu­vión de pro­ce­sos ju­di­cia­les.

Coin­ci­die­ron los ex­per­tos, na­da más co­no­cer la sen­ten­cia, que la de­ci­sión del Tribunal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea de obli­gar a Es­pa­ña a equi­pa­rar las in­dem­ni­za­cio­nes por des­pi­do en­tre tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les e in­de­fi­ni­dos su­pon­dría un au­tén­ti­co te­rre­mo­to en la legislación la­bo­ral es­pa­ño­la. Pe­ro en lo que no se po­nen de acuer­do es en la in­ten­si­dad que ten­drá el seís­mo por­que, dos se­ma­nas des­pués de ha­cer­se pú­bli­co el fa­llo, de mo­men­to ca­si to­do son in­cóg­ni­tas en cuan­to a su apli­ca­ción prác­ti­ca.

La pri­me­ra du­da, y la prin­ci­pal, es si la de­ci­sión afec­ta so­lo a los tra­ba­ja­do­res in­te­ri­nos o a to­dos los even­tua­les. Y no es una cues­tión me­nor, ya que en una in­ter­pre­ta­ción más res­tric­ti­va —la que de mo­men­to de­fien­den el Go­bierno y la pa­tro­nal— afec­ta­ría so­lo a unas 300.000 per­so­nas, mien­tras que de op­tar por la in­ter­pre­ta­ción más abier­ta —a la que se aga­rran los sin­di­ca­tos—, la ci­fra es­ca­la­ría por en­ci­ma de los cua­tro mi­llo­nes. So­lo en el ca­so de Ga­li­cia, has­ta 209.000 asa­la­ria­dos ve­rían in­cre­men­ta­da su in­dem­ni­za­ción en ca­so de ser des­pe­di­dos si el fa­llo se tras­la­da­se a to­dos los tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les.

Eduar­do Ro­jo, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho del Tra­ba­jo de la Universidad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na, tie­ne cla­ro que aun­que los ma­gis­tra­dos co­mu­ni­ta­rios re­suel­ven una cues­tión plan­tea­da por «la ex­tin­ción del con­tra­to de una tra­ba­ja­do­ra in­te­ri­na, sus efec­tos se ex­tien­den sin du­da al con­jun­to de los tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les, en el sec­tor pú­bli­co y pri­va­do, en Es­pa­ña». En esa lí­nea apun­ta tam­bién Fa­bián Va­le­ro, abo­ga­do la­bo­ra­lis­ta del des­pa­cho Ze­res, de Vi­go, que es­gri­me que, aun­que pue­de ser «dis­cu­ti­ble» la ex­ten­sión a los tem­po­ra­les, el fa­llo re­cuer­da que a la luz de las di­rec­ti­vas eu­ro­peas «so­lo pue­de ha­ber di­fe­ren­cias de tra­to cuan­do ha­ya una cau­sa ob­je­ti­va» y que es­ta no pue­de ser so­lo que el Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res re­co­ja de­re­chos di­fe­ren­tes pa­ra los con­tra­tos tem­po­ra­les e in­de­fi­ni­dos, sino que hay que en­trar a va­lo­rar las con­di­cio­nes del pues­to de tra­ba­jo (for­ma­ción del em­plea­do, ta­reas, jor­na­da...). Si es­tas son idén­ti­cas que las de un fi­jo, en­tien­de que la sen­ten­cia de­ja cla­ro que es apli­ca­ble el prin­ci­pio de no dis­cri­mi­na­ción.

Más du­das tie­ne Ca­ta­ri­na Ca­peáns, le­tra­da del de­par­ta­men­to la­bo­ral de Igle­sias Abo­ga­dos, que cree que de mo­men­to el fa­llo so­lo se­ría de apli­ca­ción di­rec­ta en el ca­so de los in­te­ri­nos y que, an­te la re­cla­ma­ción de un tem­po­ral con con­tra­to de du­ra­ción de­ter­mi­na­da o por obra o ser­vi­cio, ha­bría que ele­var una nue­va con­sul­ta pre­ju­di­cial al TJUE pa­ra que acla­ra­se si a es­tos tam­bién les ata­ñe el fa­llo.

De he­cho, aun­que to­dos coin­ci­den en que lo me­jor pa­ra acla­rar el es­ce­na­rio se­ría una re­for­ma ur­gen­te del Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res pa­ra ajus­tar­se al sen­ti­do del fa­llo, tam­bién tie­nen cla­ro que, has­ta que lle­gue ese mo­men­to, se­rán los tri­bu­na­les es­pa­ño­les los que ten­drán que in­ter­pre­tar los lí­mi­tes de la nue­va doc­tri­na eu­ro­pea. Por­que los pro­fe­sio­na­les asu­men co­mo inevi­ta­ble un au­men­to de la litigiosidad. De he­cho, Va­le­ro ex­pli­ca que en su des­pa­cho ya han re­ci­bi­do nu­me­ro­sas con­sul­tas, la ma­yo­ría de in­te­ri­nos del sec­tor pú­bli­co. A Ca­peáns, sin em­bar­go, han acu­di­do en ma­yor me­di­da em­pre­sa­rios preo­cu­pa­dos por el al­can­ce de la sen­ten­cia pa­ra los con­tra­tos tem­po­ra­les que pen­sa­ban for­ma­li­zar y a los que re­co­mien­da tra­ba­jar con nor­ma­li­dad has­ta que se acla­re el es­ce­na­rio ju­rí­di­co.

Por­que, aun­que las pri­me­ras sen­ten­cias pue­den ser in­mi­nen­tes, pa­re­ce que pa­sa­rán me­ses has­ta que se fi­je un cri­te­rio úni­co. Lo di­jo es­ta mis­ma se­ma­na la pre­si­den­ta de la Sa­la de lo So­cial del Tribunal Su­pe­rior de Jus­ti­cia del País Vas­co, Gar­bi­ñe Biu­rrun, que avan­zó que aun­que to­da­vía no se han re­gis­tra­do de­man­das que to­men co­mo ar­gu­men­to la doc­tri­na eu­ro­pea, en el ca­so de su sa­la ya la es­tán ana­li­zan­do pa­ra de­li­be­rar so­bre al­guno de los ca­sos que tie­nen so­bre la me­sa, por lo que las pri­me­ras in­ter­pre­ta­cio­nes del fa­llo lle­ga­rán en bre­ve. Cla­ro que Biu­rrun tam­bién asu­me que la dis­pa­ri­dad que pre­su­me en las sen­ten­cias que se dic­ta­rán en los pri­me­ros me­ses obli­ga­rá a es­pe­rar a un pro­nun­cia­mien­to del Tribunal Supremo que pon­ga or­den y fi­je una ju­ris­pru­den­cia que lue­go aca­ten el res­to de ins­tan­cias ju­di­cia­les. Cla­ro que, has­ta lle­gar a ese pun­to, ha­brán pa­sa­do, se­gún sus cálcu­los, unos dos años. Mu­cho más de lo que du­ran la ma­yo­ría de los con­tra­tos en dis­cu­sión.

B. M.

Los ex­per­tos pi­den una re­for­ma del Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.