EL IM­PAC­TO DE LOS TI­POS DE IN­TE­RÉS NE­GA­TI­VOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XOSÉ CAR­LOS ARIAS Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía. Uni­ver­si­da­de de Vi­go

El ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la UVi­go Xosé Car­los Arias ana­li­za las con­se­cuen­cias que pa­ra la eco­no­mía mun­dial ha ge­ne­ra­do es­ta du­ra­de­ra eta­pa de ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos.

En­tre las mu­chas ano­ma­lías que en la evo­lu­ción de la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal es­ta­mos vien­do en los úl­ti­mos años qui­zá la más in­tri­gan­te —y aca­so per­tur­ba­do­ra— sea la ca­da vez más con­so­li­da­da si­tua­ción de ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos, tan­to en tér­mi­nos no­mi­na­les co­mo reales (es de­cir, una vez des­con­ta­da la in­fla­ción). Pién­se­se que en es­tos mo­men­tos cer­ca de un 90 % de la deu­da pú­bli­ca de Ale­ma­nia o Sui­za se es­tá co­mer­cia­li­zan­do a ti­pos ne­ga­ti­vos, al igual que ocu­rre con ca­si el 80 % de los bo­nos ja­po­ne­ses, fran­ce­ses y ho­lan­de­ses. En tér­mi­nos más ge­ne­ra­les, más del 35 % de la deu­da pú­bli­ca del con­jun­to de paí­ses de la OCDE es­tá en ta­sas ne­ga­ti­vas. Y es­tu­dios re­cien­tes mues­tran que las ta­sas reales del con­jun­to de los paí­ses desarrollados no han he­cho más que ba­jar des­de 1980, in­ter­nán­do­se ya en el com­pli­ca­do te­rreno por de­ba­jo de ce­ro a par­tir de la Gran Re­ce­sión.

Pa­re­ce, en to­do ca­so, que el mun­do de las fi­nan­zas se es­tá in­ter­nan­do en aguas inex­plo­ra­das. Lo es, en pri­mer lu­gar, pa­ra los ban­cos, quie­nes se mues­tran des­con­cer­ta­dos en al­to gra­do por una reali­dad que va con­tra la ló­gi­ca de su ne­go­cio (y qui­zá, con­tra la ló­gi­ca en ge­ne­ral). Sa­ben ade­más que las ta­sas muy ba­jas o ne­ga­ti­vas, de ha­cer­se per­sis­ten­tes, com­pro­me­te­rían gra­ve­men­te sus cuen­tas de re­sul­ta­dos. Y mien­tras tan­to, ¿qué pue­de ocu­rrir con otros im­por­tan­tes in­ter­me­dia­rios fi­nan­cie­ros, co­mo las gran­des ges­to­ras de fon­dos de pen­sio­nes? Na­die pa­re­ce te­ner a día de hoy res­pues­tas ca­ba­les a es­tas cues­tio­nes. Por eso no ex­tra­ña que, en un in­for­me muy re­cien­te, la OCDE ha­ya afir­ma­do que en ca­so de man­te­ner­se es­ta si­tua­ción más allá de los pró­xi­mos dos años, ello «in­tro­du­ci­rá un re­to pa­ra el mo­de­lo de ne­go­cio de las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras y pa­ra su sos­te­ni­bi­li­dad».

La ba­ja ren­ta­bi­li­dad de la deu­da pue­de in­tro­du­cir tam­bién otro ti­po de dis­tor­sio­nes en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. Muy par­ti­cu­lar­men­te, la des­via­ción de fon­dos ha­cia las bol­sas (se­gu­ra­men­te ahí ra­di­ca la prin­ci­pal ex­pli­ca­ción del pe­que­ño bum de los úl­ti­mos años en Wall Street y otros mer­ca­dos bur­sá­ti­les, no jus­ti­fi­ca­dos en ab­so­lu­to por unos be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les que han si­do más bien mo­des­tos) po­dría fá­cil­men­te de­ri­var en nue­vas y pe­li­gro­sas bur­bu­jas. Cla­ro que, des­de otra pers­pec­ti­va, los ti­pos ne­ga­ti­vos pue­den te­ner mu­cho de ben­di­ción: en un con­tex­to de deu­das des­me­su­ra­das ali­vian la car­ga de su pa­go, por lo que de­be­rían ser de gran ayu­da pa­ra fa­vo­re­cer el des­en­deu­da­mien­to o, al me­nos, pa­ra que su ten­den­cia no se ha­ga ex­plo­si­va.

¿Có­mo se ha lle­ga­do a es­te es­ta­do de co­sas? Ob­via­men­te las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias de los úl­ti­mos años han si­do un fac­tor de­ter­mi­nan­te, con unos ti­pos de in­ter­ven­ción de los ban­cos cen­tra­les muy pró­xi­mos a ce­ro du­ran­te años y su irri­ga­ción ma­si­va de li­qui­dez. Pe­ro más allá de eso, no hay du­da de que los in­ver­so­res nun­ca ad­qui­ri­rían a tal es­ca­la ese ti­po de pro­duc­tos fi­nan­cie­ros si, en pri­mer lu­gar, no per­ci­bie­ran un en­torno de ries­gos mul­ti­pli­ca­dos; y se­gun­do, si sus ex­pec­ta­ti­vas fue­ran las de un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de los pre­cios.

Es­te úl­ti­mo asun­to en­cie­rra qui­zá el as­pec­to más preo­cu­pan­te de la ac­tual di­ná­mi­ca tras­tor­na­da de las ta­sas de in­te­rés: que lo que qui­zá en el fon­do es­tá anun­cian­do es un ho­ri­zon­te pro­lon­ga­do de pre­sio­nes de­fla­cio­nis­tas —por no de­cir di­rec­ta­men­te de­fla­ción—, se­ñal inequí­vo­ca, a su vez, del tan te­mi­do es­tan­ca­mien­to se­cu­lar.

| JUS­TIN LA­NE

La caí­da de los ti­pos ha re­dun­da­do en la ac­ti­vi­dad de par­qués co­mo el de Wall Street

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.