A CASTREXA LO­GRA CO­LO­CAR SUS MER­ME­LA­DAS EN TO­DA EU­RO­PA

En ape­nas un año ha con­se­gui­do ven­der su pro­duc­to en to­da Eu­ro­pa La fal­ta de un se­llo ofi­cial de pro­duc­to ar­te­sano di­fi­cul­ta su ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - F. Espiñeira

Pau­la Pa­ti­ño (A Co­ru­ña, 1966) tie­ne un te­so­ro gas­tro­nó­mi­co de pri­me­ra en­tre sus ma­nos. Ella mis­ma ela­bo­ra en su obra­doi­ro de Si­grás, en el mu­ni­ci­pio co­ru­ñés de Cam­bre, to­da la mer­me­la­da que es ca­paz de ha­cer pa­ra ven­der a tra­vés de In­ter­net (www.acas­tre­xa.com) en to­do el mun­do.

Po­co se po­día ima­gi­nar los de­rro­te­ros por los que iba a dis­cu­rrir su vi­da pro­fe­sio­nal. Has­ta ha­ce po­co más o me­nos un lus­tro, tra­ba­ja­ba en el sec­tor de las ase­gu­ra­do­ras. Has­ta que de­ci­dió dar un gi­ro ines­pe­ra­do a su tra­yec­to­ria. «De­ci­dí mon­tar con una ami­ga mi pri­me­ra ex­pe­rien­cia en el mun­do de las em­pre­sas gas­tro­nó­mi­cas. Ha­ce me­nos de un año, en no­viem­bre del 2015, em­pren­dí la aven­tu­ra en so­li­ta­rio, con unos po­cos re­cur­sos y mu­chas ga­nas de apren­der. El re­sul­ta­do es A Castrexa y «un sin­fín de aven­tu­ras y des­ven­tu­ras co­mo las que su­fri­mos los em­pren­de­do­res ca­da día», re­su­me su ex­pe­rien­cia Pau­la Pa­ti­ño des­de su ta­ller en la co­mar­ca co­ru­ñe­sa.

La fun­da­do­ra de A Castrexa se de­fi­ne co­mo «to­tal­men­te au­to­di­dac­ta». Y se­ña­la a la bu­ro­cra­cia co­mo su prin­ci­pal obs­tácu­lo pa­ra po­der cre­cer y ge­ne­rar más vo­lu­men de ne­go­cio y más em­pleo. «Al­go tan sen­ci­llo co­mo un se­llo de pro­duc­to ar­te­sano nos sim­pli­fi­ca­ría so­bre­ma­ne­ra el ac­ce­so al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. Así se lo lle­vo pi­dien­do a la Xun­ta e in­clu­so a su pre­si­den­te, Alberto Nú­ñez Fei­joo, des­de ha­ce años. Pe­ro pa­re­ce una mi­sión im­po­si­ble», re­la­ta.

Pa­ra sor­tear ese obs­tácu­lo, «que no es so­lo mío, sino que lo su­fri­mos to­dos los que nos de­di­ca­mos a es­te sec­tor en me­dia Es­pa­ña, por­que las con­fe­ren­cias es­tán trans­fe­ri­das y guar­da­das en un ca­jon­ci­to des­de ha­ce 11 años», Pau­la Pa­ti­ño re­cu­rrió una vez más a la in­te­li­gen­cia pa­ra sor­tear el mu­ro.

«Har­ta de que na­die re­sol­vie­ra na­da, nos pre­sen­ta­mos a un con­cur­so es­pe­cia­li­za­do en mer­me­la­das en la lo­ca­li­dad in­gle­sa de Cum­bría. Man­da­mos un bo­te de una de cle­men­ti­nas por­que no sa­bía­mos có­mo nos iba a sa­lir y pre­fe­ri­mos no arries­gar di­ne­ro en via­jar. La ci­ta tie­ne enor­me pres­ti­gio y tie­ne un ca­rác­ter anual. Nos sa­lió muy bien y ga­na­mos una me­da­lla de bron­ce que nos abrió las puer­tas del mer­ca­do in­ter­na­cio­nal», re­la­ta.

Des­de en­ton­ces, atien­de a com­pra­do­res de to­da Eu­ro­pa e in­clu­so de Ja­pón. «El se­cre­to es­tá en la cons­tan­cia y en la elec­ción del me­jor pro­duc­to y pro­vee­do­res de con­fian­za. Si lo ha­ces bien, es más fá­cil fi­de­li­zar al pú­bli­co. Aun­que la Xun­ta si­ga sin dar­nos la eti­que­ta de pro­duc­to ar­te­sano», cuen­ta an­tes de sa­lir a com­prar hi­gos y li­cor ca­fé pa­ra dos de sus crea­cio­nes es­tre­lla.

| CÉ­SAR QUIÁN

Pa­ti­ño tie­ne su ta­ller de tra­ba­jo en el mu­ni­ci­pio de Cam­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.