Col­cho­nes ga­lle­gos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Juan Car­los Mar­tí­nez

Ya es un tó­pi­co la va­lo­ra­ción de que las re­vo­lu­cio­nes, las cri­sis y los avan­ces del pro­gre­so lle­gan a Ga­li­cia con re­tra­so. Tam­bién hay una co­rrien­te de es­tu­dio­sos con­ven­ci­dos de que la pe­cu­liar or­ga­ni­za­ción so­cial ga­lle­ga, con al­to nú­me­ro de pro­pie­ta­rios, bas­tan­tes raí­ces en el cam­po y ma­yor re­la­ción en­tre fa­mi­lia y ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca que en otras co­mu­ni­da­des, lo mis­mo que ge­ne­ra un cier­to con­ser­va­du­ris­mo po­lí­ti­co, tam­bién sir­ve de col­chón pa­ra aguan­tar los ma­los tiem­pos con tin­tes me­nos dra­má­ti­cos que en otras áreas de ma­yor tra­di­ción asa­la­ria­da, me­no­res ci­fras de tra­ba­jo en ré­gi­men de ayu­da fa­mi­liar y há­bi­tat ne­ta­men­te ur­bano.

Pe­ro hay otros col­cho­nes. Aca­ba­mos de sa­ber que la crea­ción de em­pre­sas se es­tá ace­le­ran­do en la co­mu­ni­dad ga­lle­ga, con un rit­mo de ca­si cien so­cie­da­des más al mes que el año pa­sa­do. Ha­brá que ver si los fle­cos de la cri­sis to­da­vía de­ter­mi­nan una vi­da bre­ve pa­ra es­tas ini­cia­ti­vas, pe­ro, en to­do ca­so, se es­tá al­can­zan­do, en es­te as­pec­to, una mar­cha que ya es al­go más que el ra­len­tí. Y ade­más, es­to no es so­lo co­yun­tu­ral. Se­gún los úl­ti­mos da­tos dis­po­ni­bles, que son del 2014, las em­pre­sas que fun­cio­nan en Ga­li­cia, más de 200.000, re­pre­sen­tan un 6,1 % del to­tal de Es­pa­ña, mien­tras que el pe­so de la po­bla­ción ga­lle­ga en el con­jun­to de la es­pa­ño­la es del 5,8 %.

No es­tá tan ex­ten­di­do co­mo otros tó­pi­cos el co­no­ci­mien­to de que los ga­lle­gos son gen­te em­pren­de­do­ra y que se arries­ga más que la me­dia pa­ra lle­var a ca­bo sus pro­yec­tos. Tam­bién aquí se pue­de com­pro­bar, por las en­cues­tas, que la ci­fra de es­tu­dian­tes que as­pi­ran a em­pleos bu­ro­crá­ti­cos es me­nor que la me­dia. Así que en­tre los col­cho­nes ga­lle­gos, ade­más de la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar en el bar de la fa­mi­lia o de traer el sa­co de pa­ta­tas de ca­sa de la abue­la, tam­bién con­ta­mos con ca­pa­ci­dad pa­ra in­ven­tar nue­vas fuen­tes de ri­que­za. Si las le­yes abren puer­tas y rom­pen las­tres, el cré­di­to flu­ye y la for­ma­ción se adap­ta a los re­que­ri­mien­tos de la de­man­da, es­ta pe­cu­lia­ri­dad, más que un col­chón, pue­de lle­gar a ser una ca­ta­pul­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.