Eu­ro­lan­dia: ca­pi­tal Fránc­fort

ANÁ­LI­SIS En su úl­ti­mo li­bro, el eco­no­mis­ta grie­go Ya­nis Va­rou­fa­kis rea­li­za un re­pa­so, por­me­no­ri­za­do y muy do­cu­men­ta­do, del na­ci­mien­to del Mer­ca­do Co­mún, de la for­ma­ción de la UE y del par­ti­cu­lar mo­de­lo que se de­ci­dió se­guir pa­ra la crea­ción del eu­ro. Proc

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Al­bino Pra­da Al­bino Pra­da es: doc­tor en Eco­no­mía

Una lí­nea maes­tra del li­bro ti­tu­la­do —con no po­ca iro­nía— ¿Y los po­bres su­fren lo que de­ben? (Deus­to, 2016) es el pa­pel cen­tral que se le otor­ga, pa­ra si­tuar la eco­no­mía de un país o de un área eco­nó­mi­ca, a su par­ti­cu­lar sal­do (con dé­fi­cit en unos ca­sos y con su­pe­rá­vit en otros) ex­terno en bie­nes y ser­vi­cios. La po­si­ción de un país en es­te cru­cial asun­to de­ter­mi­na­rá bue­na par­te de sus res­tan­tes ac­tua­cio­nes e in­tere­ses y lo ha­rá de una ma­ne­ra o de otra se­gún se tra­te de un con­tex­to de ta­sas de cam­bio fi­jas o va­ria­bles res­pec­to a los prin­ci­pa­les paí­ses con los que co­mer­cia.

Pa­ra si­tuar­nos en el es­ce­na­rio glo­bal mun­dial del asun­to que nos ocu­pa, pre­sen­ta­mos un pri­mer grá­fi­co en el que re­co­ge­mos la evo­lu­ción en­tre 2006-2014 de la cuo­ta de ex­por­ta­cio­nes de dis­tin­tos paí­ses en el to­tal mun­dial.

Se ob­ser­va con cla­ri­dad có­mo Ja­pón y Chi­na es­tán evo­lu­cio­nan­do de ma­ne­ra com­ple­ta­men­te dis­tin­ta. Mien­tras Chi­na es­tá me­jo­ran­do su cuo­ta ex­por­ta­do­ra en el to­tal mun­dial, Ja­pón la es­tá em­peo­ran­do. Sien­do dos eco­no­mías que par­ten de si­tua­cio­nes his­tó­ri­cas de su­pe­rá­vit de su ba­lan­za ex­ter­na, de ello se de­du­ce que Chi­na es­tá me­jo­ran­do di­cho sal­do, mien­tras que Ja­pón es­tá vien­do có­mo pau­la­ti­na­men­te se re­du­ce el mis­mo.

Am­bas eco­no­mías son, una de for­ma cre­cien­te y la otra de for­ma de­cre­cien­te, ge­ne­ra­do­ras de aho­rros (pues su con­su­mo in­terno es in­fe­rior a su pro­duc­ción), lo que les per­mi­te ser fi­nan­cia­do­ras de otras gran­des eco­no­mías que sean de­fi­ci­ta­rias. Es lo que su­ce­de a gran es­ca­la en­tre Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos.

Es­ta­dos Uni­dos es una muy sin­gu­lar eco­no­mía de­fi­ci­ta­ria a es­ca­la mun­dial des­de ha­ce dé­ca­das, aun­que ha con­se­gui­do es­ta­bi­li­zar su cuo­ta en las ex­por­ta­cio­nes mun­dia­les por en­ci­ma del 11 %. Es­te re­la­ti­vo éxi­to com­pe­ti­ti­vo no es ajeno a una ac­ti­va po­lí­ti­ca de de­va­lua­ción del dó­lar pa­ra así no ver acre­cen­ta­do aún más su abul­ta­do dé­fi­cit ex­terno.

Pe­ro en es­te pa­no­ra­ma glo­bal, bien co­no­ci­do, lo que nos in­tere­sa po­ner en pri­mer plano es la si­tua­ción del con­jun­to de la Unión Eu­ro­pea, que en el año 2014 ha vis­to có­mo Chi­na la ha re­le­va­do en su tra­di­cio­nal he­ge­mo­nía ex­por­ta­do­ra a es­ca­la mun­dial si­tuán­do­se por de­ba­jo del 16 %.

Sien­do la UE un área eco­nó­mi­ca mun­dial que en su con­jun­to pre­sen­ta su­pe­rá­vit en su ba­lan­za por cuen­ta co­rrien­te, la pre­gun­ta a ha­cer­se es si des­de la cir­cu­la­ción del eu­ro, y tras la cri­sis del 2008, es­ta pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad re­la­ti­va se es­tá dis­tri­bu­yen­do de for­ma ho­mo­gé­nea den­tro de la mis­ma.

Pa­ra con­tes­tar a es­ta pre­gun­ta pre­sen­ta­mos un se­gun­do grá­fi­co con los sal­dos por cuen­ta co­rrien­te (bie­nes y ser­vi­cios) de eco­no­mías muy re­pre­sen­ta­ti­vas de la mis­ma. En di­cho grá­fi­co se ob­ser­va que las eco­no­mías ex­ce­den­ta­rias de la mis­ma (Ale­ma­nia o Paí­ses Ba­jos) han in­cre­men­ta­do de for­ma es­pec­ta­cu­lar su buen re­sul­ta­do a pe­sar de aque­lla caí­da glo­bal de la UE. Y lo han he­cho a pe­sar de la cri­sis y de una muy du­ra­de­ra apre­cia­ción del eu­ro res­pec­to del dó­lar.

DEVALUACIONES

La si­tua­ción de Es­pa­ña o Por­tu­gal en ese grá­fi­co nos in­for­ma de có­mo aque­llos paí­ses con su­pe­rá­vit en­con­tra­ron en es­tos a clien­tes que per­dían com­pe­ti­ti­vi­dad re­la­ti­va, al es­tar aho­ra an­cla­dos en una mo­ne­da (eu­ro) que les im­pe­día rea­li­zar devaluaciones com­pe­ti­ti­vas (por ejem­plo del es­cu­do, la pe­se­ta, la li­ra o el drac­ma res­pec­to al mar­co alemán).

De ma­ne­ra que pa­ra co­rre­gir ta­ma­ño des­equi­li­brio ex­terno tu­vie­ron que pro­ce­der a una de­va­lua­ción sa­la­rial y a una re­duc­ción del PIB que hi­cie­se caer en pi­ca­do sus im­por­ta­cio­nes. En vez de una po­lí­ti­ca de em­po­bre­cer al ve­cino ba­sa­da en la de­va­lua­ción de mo­ne­das, en la era del eu­ro se de­va­lúan los pues­tos de tra­ba­jo.

Co­mo bien se­ña­la Va­rou­fa­kis, esos paí­ses (los PIGS), atra­pa­dos en una ta­sa de cam­bio fi­ja, pa­ga­rán el pre­cio de un Es­ta­do en ban­ca­rro­ta por la caí­da de in­gre­sos aso­cia­da a esa de­va­lua­ción in­ter­na, así co­mo por una de­fla­ción que in­fla aún más gran­des deu­das (pú­bli­cas y pri­va­das), con­traí­das en su día con los sis­te­mas fi­nan­cie­ros de las eco­no­mías ex­ce­den­ta­rias de la eu­ro­zo­na.

Eco­no­mías que du­ran­te los años pre­vios a la cri­sis in­cen­ti­va­ron te­me­ra­ria­men­te la con­ce­sión de cré­di­tos a paí­ses de­fi­ci­ta­rios que les ali­men­ta­ban (con sus com­pras y su dé­fi­cit ex­terno) su pro­pio su­pe­rá­vit.

En es­te pa­no­ra­ma lla­ma la aten­ción la des­di­bu­ja­da si­tua­ción de Fran­cia, que ve có­mo des­de un en­vi­dia­ble su­pe­rá­vit del 3,4 % en 1999 ha en­tra­do en ci­fras ne­ga­ti­vas o prác­ti­ca­men­te nu­las. Cla­ra­men­te Fran­cia no ha si­do un ga­na­dor des­de la in­tro­duc­ción del eu­ro.

Co­mo sos­tie­ne con iro­nía Va­rou­fa­kis, «los so­fis­ti­ca­dos ad­mi­nis­tra­do­res de Fran­cia sor­bie­ron po­co a po­co la amar­ga con­cien­cia de que la unión mo­ne­ta­ria no les ser­vi­ría Ale­ma­nia en ban­de­ja; de he­cho, es­ta­ban per­dien­do Fran­cia».

En to­dos es­tos re­sul­ta­dos va a ser cru­cial el pa­pel de un Bun­des­bank que con­tro­la de fac­to el BCE (que no por ca­sua­li­dad se lo­ca­li­za en Fránc­fort) y el eu­ro. Con­trol que le ase­gu­ra al mis­mo tiem­po no per­der el con­trol de los gran­des ban­cos ale­ma­nes, que li­be­ra a los ex­por­ta­do­res ale­ma­nes del mie­do a las devaluaciones cons­tan­tes de las mo­ne­das de sus clien­tes ex­tran­je­ros y que es­ti­mu­ló co­mo nun­ca a sus fi­nan­cie­ros a otor­gar una ba­rra li­bre de cré­di­tos a clien­tes en su pro­pia mo­ne­da (el eu­ro). Ya que las ex­por­ta­cio­nes y los cré­di­tos «de las na­cio­nes con su­pe­rá­vit a los paí­ses de­fi­ci­ta­rios aco­gi­dos a la zo­na eu­ro eran aho­ra in­mu­nes a la de­va­lua­ción de las mo­ne­das di­fun­tas más dé­bi­les».

Es por eso que a los lla­ma­dos PIGS no se nos va­ti­ci­na una sa­li­da de la cri­sis del 2008 pa­re­ci­da a la que sí pu­do rea­li­zar des­de el pri­mer mo­men­to Is­lan­dia. Ni por esa vía pue­de es­pe­rar­se una sa­li­da, ni por la que po­dría abrir Ale­ma­nia si imi­ta­se, co­mo gran po­ten­cia ex­ce­den­ta­ria que es, la con­duc­ta de EE.UU. mien­tras lo fue a es­ca­la glo­bal. Es en ese sen­ti­do que la arro­gan­cia de Fránc­fort so­bre la eu­ro­zo­na se ase­me­ja­ría en es­to, se­gún Va­rou­fa­kis, a la de unos cha­va­les in­ma­du­ros que no sa­ben lo que más les con­vie­ne.

En un úl­ti­mo grá­fi­co, con da­tos ho­mo­gé­neos del Ban­co Mun­dial, pre­sen­ta­mos es­tos cru­cia­les sal­dos ex­ter­nos so­bre el PIB pa­ra los paí­ses ana­li­za­dos. Chi­na, pe­ro so­bre to­do Ale­ma­nia, des­ta­can en el la­do de los que ano­tan su­pe­rá­vits que los con­vier­ten en po­ten­cia­les pres­ta­mis­tas glo­ba­les. EE. UU. y Fran­cia cla­ra­men­te en­tre los de­fi­ci­ta­rios. Por úl­ti­mo, Por­tu­gal y Es­pa­ña, so­lo des­pués de una ace­le­ra­da de­va­lua­ción sa­la­rial con de­pre­sión eco­nó­mi­ca, han con­se­gui­do (de mo­men­to) co­rre­gir su ga­lo­pan­te si­tua­ción de­fi­ci­ta­ria. Aun­que pa­ra na­da la deu­da ex­ter­na que acu­mu­la­ron a cau­sa de sus dé­fi­cits pa­sa­dos.

Los PIGS, atra­pa­dos en una ta­sa de cam­bio fi­ja, pa­ga­rán el pre­cio de un Es­ta­do en ban­ca­rro­ta La he­ge­mo­nía que Ale­ma­nia ejer­ce so­bre el BCE le ase­gu­ra con­tro­lar los ban­cos y li­be­rar a sus ex­por­ta­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.