Un tri­bu­to ex­clu­si­vo pa­ra cre­yen­tes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Patricia Baelo

El im­pues­to ecle­siás­ti­co es un gra­va­men obli­ga­to­rio pa­ra to­dos aque­llos que per­te­nez­can a una con­fe­sión, in­clui­dos los que es­tén bau­ti­za­dos As­cien­de al 9 % del sa­la­rio

Hoy día, so­lo el 56 % de la po­bla­ción ale­ma­na pro­fe­sa una re­li­gión, fren­te al 62 % de ha­ce una dé­ca­da. La ci­fra de fe­li­gre­ses se re­du­jo en 500.000 per­so­nas el año pa­sa­do y se si­túa ya en 46 mi­llo­nes. Con to­do, las dos prin­ci­pa­les igle­sias del país, la ca­tó­li­ca y la pro­tes­tan­te, se em­bol­sa­ron en el 2015 has­ta 11.461 mi­llo­nes de eu­ros. Se­gún la Ofi­ci­na fe­de­ral de Es­ta­dís­ti­ca, ello im­pli­ca un au­men­to del 6,4 % con res­pec­to a la ca­ja que hi­cie­ron en el 2014. Pe­ro so­bre to­do, ba­ten con ello un nue­vo ré­cord de re­cau­da­ción. ¿Có­mo es po­si­ble? La ra­zón es la bue­na sa­lud de la lo­co­mo­to­ra eu­ro­pea y el con­se­cuen­te re­pun­te de los sa­la­rios. Y es que el im­pues­to ecle­siás­ti­co, que lle­gó a Ale­ma­nia en el si­glo XIX de la mano de Na­po­léon, es un gra­va­men obli­ga­to­rio pa­ra to­dos aque­llos que per­te­ne­cen a una de­ter­mi­na­da con­fe­sión.

La cuan­tía va­ría en fun­ción del es­ta­do fe­de­ra­do, aun­que sue­le ron­dar en­tre el 8 y el 9 % de la ren­ta. Tal y co­mo es­ta­ble­ce la ley, el fis­co lo de­du­ce di­rec­ta­men­te del suel­do del con­tri­bu­yen­te y se lo trans­fie­re a la igle­sia que co­rres­pon­da, a cam­bio de que­dar­se con el 3 %. En re­su­men, el lla­ma­do Kir­chens­teuer es una es­pe­cie de IRPF es­pa­ñol, sal­vo por el he­cho de que va a pa­rar ex­clu­si­va­men­te a las ar­cas de la igle­sia.

Es más, cuan­do uno lle­ga al país y acu­de al ayun­ta­mien­to pa­ra em­pa­dro­nar­se —una ges­tión bá­si­ca sin la cual ni si­quie­ra es po­si­ble abrir una cuen­ta ban­ca­ria— es pro­ba­ble que le to­que res­pon­der a la pre­gun­ta de si es­tá bau­ti­za­do. De ser así, esa in­for­ma­ción se trans­mi­ti­rá au­to­má­ti­ca­men­te al mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas com­pe­ten­te y na­da le exi­mi­rá de pa­gar el im­pues­to a la igle­sia ca­da mes, sal­vo la apos­ta­sía. Un me­ro trá­mi­te que, al con­tra­rio de lo que su­ce­de en Es­pa­ña, se re­du­ce a pre­sen­tar­se en el juz­ga­do y pa­gar una ta­sa ad­mi­nis­tra­ti­va, tras lo cual ob­tie­ne en el ac­to un do­cu­men­to que prue­ba su sa­li­da ofi­cial de la igle­sia. Por ello, cre­ce ca­da vez más el nú­me­ro de apos­ta­sías. En el 2015, unas 210.000 per­so­nas aban­do­na­ron la re­li­gión evan­gé­li­ca y 181.925 la ca­tó­li­ca. Eso sí, des­de el 2012 la sa­li­da tam­bién con­lle­va que uno ja­más po­drá ca­sar­se por la igle­sia o re­ci­bir un en­tie­rro ca­tó­li­co, lo que pa­ra mu­chos pue­de ser de­ci­si­vo, pe­se a que no pue­dan per­mi­tir­se pa­gar el Kir­chens­teuer a fin de mes.

La otra al­ter­na­ti­va pa­ra sa­lir del ato­lla­de­ro es men­tir, de­cla­rar­se ateo y de­cir que no ha si­do nun­ca bau­ti­za­do. Sin em­bar­go, por des­ca­be­lla­do que pa­rez­ca, exis­te el ries­go de que las au­to­ri­da­des ale­ma­nas lo in­ves­ti­guen, des­cu­bran la tram­pa y le en­víen, in­clu­so años des­pués, una car­ta del fis­co en la que le exi­gen el pa­go de una su­ma as­tro­nó­mi­ca en con­cep­to de im­pues­tos ecle­siás­ti­cos atra­sa­dos. So­bre to­do des­pués de la re­for­ma fis­cal de enero del 2015, que obli­ga a los ban­cos a in­for­mar a las ar­cas es­ta­ta­les de la con­fe­sión de sus clien­tes.

El 84 % de la ciu­da­da­nía re­cha­za es­te sis­te­ma, se­gún una en­cues­ta re­cien­te. Tam­bién lo han cri­ti­ca­do du­ra­men­te los par­ti­dos de la opo­si­ción, que pi­den a cam­bio más obra so­cial. En­tre­tan­to, has­ta al­gu­nos obis­pos han apos­ta­do por una re­for­ma en­ca­mi­na­da ha­cia la su­pre­sión del im­pues­to ecle­siás­ti­co, e in­clu­so el pa­pa Be­ne­dic­to XVI ha re­nun­cia­do a que se ex­co­mul­gue a to­dos aque­llos que no pa­gan.

«La igle­sia no es un ne­go­cio», ase­gu­ró ha­ce unos me­ses el coad­mi­nis­tra­dor del ar­zo­bis­pa­do de Mú­nich, Pe­ter Beer, al pre­sen­tar las ci­fras de su dió­ce­sis, que cuen­ta con más de dos mi­llo­nes de ca­tó­li­cos y es la más ri­ca del país, con un pa­tri­mo­nio es­ti­ma­do en 5.500 mi­llo­nes de eu­ros. Le si­guen la de Pa­der­born, con 4.000 mi­llo­nes, y la de Co­lo­nia, con 3.400, am­bas si­tua­das en el oes­te de Ale­ma­nia. Nin­gu­na es­ta­ba obli­ga­da a ha­cer pú­bli­cas sus fi­nan­zas has­ta que en el 2013 un es­cán­da­lo sa­cu­dió al obis­po de Lim­burg, Franz-Pe­ter Te­bartz-van Elst, que tras des­cu­brir­se que ha­bía or­de­na­do cons­truir una ca­sa va­lo­ra­da en 40 mi­llo­nes de eu­ros, fue ce­sa­do por el pa­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.