LA IN­GE­NIE­RÍA FIS­CAL LE CUES­TA A LA UE 70.000 MI­LLO­NES DE EU­ROS AL AÑO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - G. Le­mos

Bru­se­las ha em­pren­di­do una cru­za­da con­tra la elu­sión de im­pues­tos por par­te de al­gu­nas mul­ti­na­cio­na­les; las em­pre­sas ame­na­zan en re­pre­sa­lia con re­cor­tar sus in­ver­sio­nes y la crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo en te­rri­to­rio eu­ro­peo.

Bru­se­las en­du­re­ce su po­lí­ti­ca con­tra la elu­sión de im­pues­tos de las gran­des mul­ti­na­cio­na­les, a las que obli­ga­rá a des­ve­lar su con­tri­bu­ción tri­bu­ta­ria Las em­pre­sas ame­na­zan en re­pre­sa­lia con re­cor­tar in­ver­sio­nes y pues­tos de tra­ba­jo en Eu­ro­pa El cer­co so­bre las cor­po­ra­cio­nes ha desata­do una gue­rra de mul­tas en­tre Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos Paí­ses co­mo Es­pa­ña pe­lean por la par­te del pas­tel que les co­rres­pon­de­ría por las ven­tas en sus te­rri­to­rios

Ima­gí­ne­se una em­pre­sa que so­lo pa­ga 50 eu­ros en im­pues­tos por ca­da mi­llón de eu­ros de be­ne­fi­cio que ge­ne­ra por su ac­ti­vi­dad en Eu­ro­pa. Aun­que pue­da pa­re­cer in­creí­ble —so­bre to­do si se pien­sa que un tra­ba­ja­dor con ese sa­la­rio in­gre­sa­ría más de 400.000 eu­ros al año al fis­co por IRPF—, el ca­so es real. Es lo que abo­nó Ap­ple ha­ce dos años en Ir­lan­da, el país ele­gi­do por la com­pa­ñía de la man­za­na pa­ra tri­bu­tar to­das sus ga­nan­cias en Eu­ro­pa. La de­ci­sión no fue ca­sual: una in­ves­ti­ga­ción de las au­to­ri­da­des co­mu­ni­ta­rias ha des­cu­bier­to que un acuer­do con el Go­bierno ir­lan­dés per­mi­tió a la em­pre­sa pre­si­di­da por Tim Cook aco­ger­se a ju­go­sos be­ne­fi­cios fis­ca­les que, en la prác­ti­ca, re­ba­ja­ban el ti­po efec­ti­vo que abo­na­ban en con­cep­to de im­pues­to de so­cie­da­des has­ta un ín­fi­mo 0,05 %, 250 ve­ces me­nos que cual­quier otra em­pre­sa lo­cal.

Pe­ro el de Ap­ple no es un ca­so ais­la­do, sino una prác­ti­ca ex­ten­di­da en las gran­des mul­ti­na­cio­na­les, es­pe­cial­men­te las del sec­tor tec­no­ló­gi­co. La in­ge­nie­ría fis­cal (op­ti­mi­za­ción de im­pues­tos, en el ar­got po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to) apli­ca­da pa­ra apro­ve­char cual­quier res­qui­cio en la nor­ma­ti­va, uni­da a la gue­rra fis­cal abierta por cier­tos es­ta­dos miem­bros del club co­mu­ni­ta­rio pa­ra atraer a es­tas gran­des cor­po­ra­cio­nes a sus paí­ses, sin im­por­tar­les el cos­te pa­ra su era­rio, han abier­to un agu­je­ro por el que las ha­cien­das de los Vein­tio­cho ven es­fu­mar­se ca­da año en­tre 50.000 y 70.000 mi­llo­nes, se­gún un in­for­me del Par­la­men­to Eu­ro­peo. «Es­te di­ne­ro se sa­ca de los hos­pi­ta­les, de las es­cue­las, de la se­gu­ri­dad y de mu­chas otras po­lí­ti­cas. Es­tos cos­tes, es­tos cin­cuen­ta o se­ten­ta mil mi­llo­nes de eu­ros, los so­por­tan los con­tri­bu­yen­tes y las com­pa­ñías eu­ro­peas que sí con­tri­bu­yen con su par­te jus­ta. El re­sul­ta­do es que las em­pre­sas lo­ca­les su­fren una car­ga fis­cal un 30 % su­pe­rior a la de las mul­ti­na­cio­na­les y es­to ya no lo va­mos a to­le­rar más», ad­ver­tía se­ve­ro el co­mi­sa­rio de Asun­tos Eco­nó­mi­cos, el fran­cés Pie­rre Mos­co­vi­ci. El mis­mo que ha anun­cia­do una ofen­si­va pa­ra que es­tas com­pa­ñías trans­na­cio­na­les asu­man la fac­tu­ra tri­bu­ta­ria que les co­rres­pon­da.

En la Co­mi­sión sien­ten la pre­sión des­de fi­na­les del 2014. En no­viem­bre de ese año, cuan­do la cri­sis y sus de­vas­ta­do­res efec­tos so­bre los ser­vi­cios pú­bli­cos aún co­lea­ban en Eu­ro­pa, sa­lían a la luz los acuer­dos se­cre­tos que el Go­bierno de Lu­xem­bur­go ha­bía fir­ma­do con más de 350 em­pre­sas (en­tre ellas, Pep­si, Ikea, Fiat o Ama­zon) pa­ra re­du­cir al mí­ni­mo su con­tri­bu­ción tri­bu­ta­ria, en al­gu­nos ca­sos has­ta el 1 %. Pac­tos fir­ma­dos por un Go­bierno que pre­si­día el mis­mo hom­bre que en­ton­ces aca­ba­ba de co­ger el ti­món de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean-Clau­de Junc­ker.

UN ESTRIPTÍS FIS­CAL

El es­cán­da­lo pu­so en pie de gue­rra a las gran­des po­ten­cias eu­ro­peas. «No pue­de ser que unos po­cos se en­ri­quez­can a cos­ta de mu­chos», di­jo ta­jan­te el to­do­po­de­ro­so mi­nis­tro ale­mán de Fi­nan­zas, Wolf­gang Schäu­ble, que lue­go ma­ti­zó que su ad­ver­ten­cia va­lía «tan­to pa­ra es­ta­dos co­mo pa­ra em­pre­sas». Las pre­sio­nes (y los su­ce­si­vos es­cán­da­los, co­mo el de los pa­pe­les de Pa­na­má), han he­cho me­lla en Bru­se­las, que ya ha anun­cia­do que exi­gi­rá un estriptís fis­cal a 6.500 mul­ti­na­cio­na­les (las que fac­tu­ran más de 750 mi­llo­nes) pa­ra que des­gra­nen cuán­to ga­nan, en qué país ob­tie­nen sus in­gre­sos y cuán­to tri­bu­tan en ca­da uno de ellos. Es so­lo un pri­mer pa­so, den­tro de una es­tra­te­gia en­ca­mi­na­da a ar­mo­ni­zar la im­po­si­ción por so­cie­da­des en los Vein­tio­cho. Eso no quie­re de­cir que se va­yan a uni­fi­car los ti­pos, pe­ro pa­re­ce que las au­to­ri­da­des co­mu­ni­ta­rias sí se han pues­to se­rias pa­ra apla­car la gue­rra fis­cal en­tre Es­ta­dos y la pér­di­da de in­gre­sos que es­ta ha pro­vo­ca­do.

Aun­que la ba­ta­lla se­rá du­ra, por­que las de­ci­sio­nes en ma­te­ria fis­cal re­quie­ren de una una­ni­mi­dad ca­si im­po­si­ble. Y es que mien­tras el Go­bierno ir­lan­dés se ali­nea con Ap­ple y re­cu­rre la mul­ta de 13.000 mi­llo­nes im­pues­ta a la mul­ti­na­cio­nal, cons­cien­te del ries­go de per­der in­ver­sio­nes, otros co­mo el es­pa­ñol em­pie­zan a pre­sio­nar pa­ra re­cla­mar la par­te que les co­rres­pon­de­ría por lo que esas em­pre­sas fac­tu­ran en su te­rri­to­rio y, sin em­bar­go, tri­bu­tan en otro. Re­cur­sos que, re­cuer­dan, se­rían un maná pa­ra cua­drar un dé­fi­cit aún des­bo­ca­do.

La ofen­si­va de Bru­se­las, que ha pues­to tam­bién en la mi­ra a otras cor­po­ra­cio­nes co­mo Goo­gle, Ama­zon o McDo­nald’s, ha si­do to­ma­da co­mo una de­cla­ra­ción de gue­rra al otro la­do del Atlán­ti­co. No so­lo por par­te de las afec­ta­das, que ya ame­na­zan con re­pre­sa­lias —Tim Cook ad­vir­tió de con­se­cuen­cias pa­ra el em­pleo y la in­ver­sión en el Vie­jo con­ti­nen­te—, sino tam­bién por la Ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se que, aun­que am­bas par­tes lo nie­guen —«No se tra­ta de ir con­tra Es­ta­dos Uni­dos, sino de que to­das las mul­ti­na­cio­na­les que ope­ran en Eu­ro­pa pa­guen los im­pues­tos que de­ben», afir­mó Mos­co­vi­ci—, pa­re­cen ha­ber en­tra­do en una gue­rra de mul­tas con la Co­mi­sión Eu­ro­pea, con Volks­wa­gen y Deuts­che Bank (que se en­fren­ta a una mul­ta de 14.000 mi­llo­nes de dó­la­res por hi­po­te­cas ba­su­ra) co­mo úl­ti­mas víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.