PI­LAR MAS­SA, DI­REC­TO­RA DEL CEN­TRO DE NE­GO­CIOS DE VI­GO

Cuan­do a fi­na­les de los 90 los em­pren­de­do­res eran au­tó­no­mos y las in­cu­ba­do­ras es­ta­ban en los tras­te­ros, ella pu­so en mar­cha un cen­tro ca­si pio­ne­ro pa­ra aque­llos que em­pe­za­ban Hoy es una re­fe­ren­cia en Vi­go

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - L. Mí­guez

Cuan­do lle­gó a vi­vir a Vi­go con sus tres hi­jos me­no­res de 6 años y se pu­so a bus­car em­pleo, las co­sas no fue­ron fá­ci­les pa­ra Pi­lar Mas­sa (Fe­rrol, 1960). «Me de­cían que es­ta­ba de­ma­sia­do for­ma­da o que los ni­ños eran un pro­ble­ma, aun­que en Ma­drid, de don­de ve­nía, no lo fue­ron». Así que es­ta em­pre­sa­ria se lan­zó a la idea de ini­ciar un ne­go­cio ca­si pio­ne­ro en Ga­li­cia: un cen­tro de ne­go­cios pa­ra apo­yar a los em­pre­sa­rios que ne­ce­si­ta­ban in­fra­es­truc­tu­ra y ser­vi­cios en la ciu­dad.

—¿Có­mo se le ocu­rrió la ini­cia­ti­va?

—Tra­ba­ja­ba en Ma­drid y aca­ba­ba de vol­ver de Londres y de­tec­té que mu­chos clien­tes cuan­do se des­pla­za­ban a otra ciu­dad que no era la su­ya per­dían mu­cho tiem­po pa­ra ha­cer ne­go­cios y te­nían que tra­ba­jar en el ho­tel, o en lu­ga­res que no eran ade­cua­dos. Cuan­do lle­ga­mos a Vi­go por el tra­ba­jo de mi ma­ri­do pu­se en mar­cha el pro­yec­to en el 98. Al prin­ci­pio es­tá­ba­mos en una ofi­ci­na pe­que­ña mien­tras ha­cía­mos la re­for­ma de la ac­tual. En mar­zo del 99 ya nos ubi­ca­mos en ple­na Ala­me­da, con des­pa­chos, sa­las de ne­go­cio y to­dos los ser­vi­cios.

—En aquel en­ton­ces el con­cep­to de co­wor­king no exis­tía aquí.

—La ver­dad es que era muy di­fí­cil que la gen­te en­ten­die­ra lo que ha­cía­mos. En los ban­cos me di­je­ron que es­ta idea era in­via­ble y no tu­vi­mos ayu­da. Pe­ro apos­ta­mos por ello. Hi­ci­mos una pá­gi­na web an­tes de que hu­bie­ra sub­ven­cio­nes pa­ra ha­cer­las y apos­ta­mos por la tec­no­lo­gía. Fui du­ran­te años vi­ce­pre­si­den­ta de cen­tros de ne­go­cios a ni­vel Es­pa­ña y las ins­ti­tu­cio­nes ni si­quie­ra sa­bían dón­de ubi­car­nos. Tu­vi­mos que ne­go­ciar pa­ra que nos con­ce­die­ran el có­di­go na­cio­nal de ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas y se nos re­co­no­cie­ra co­mo sec­tor.

—Aho­ra ya lle­van 18 años.

—Eso te da una cier­ta so­li­dez a la ho­ra de ofer­tar ser­vi­cios. En los dos pri­me­ros años el 100 % de nues­tros clien­tes eran ex­tran­je­ros, por­que eran los úni­cos que en­ten­dían es­te con­cep­to. Clien­tes vin­cu­la­dos a ne­go­cios en el puer­to o a Ci­troën. Aquí era nue­vo pe­ro en Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, el sec­tor tie­ne más de 50 años y el 70 % de los abo­ga­dos tra­ba­jan en cen­tros de ne­go­cios. Aquí abrí una sa­la de co­wor­king ha­ce diez años y no tu­ve nin­gún clien­te; hoy ese con­cep­to es un éxi­to.

—¿Cuán­ta gen­te tra­ba­ja en el cen­tro de ne­go­cios?

—So­mos cua­tro per­so­nas tra­ba­jan­do y dos co­la­bo­ra­do­res a ma­yo­res, aun­que hu­bo épo­cas con más per­so­nal. Los ser­vi­cios han cam­bia­do mu­cho por­que ha­ce 15 años el ser­vi­cio de aten­ción de lla­ma­das tra­di­cio­nal era más ne­ce­sa­rio y hoy con los mó­vi­les no tan­to, aun­que hay mu­cho pro­fe­sio­nal que lo si­gue ne­ce­si­tan­do pa­ra no per­der lla­ma­das im­por­tan­tes y po­si­bles clien­tes.

—¿Cuál es su pú­bli­co ha­bi­tual?

—La ver­dad es que va­ría mu­cho: da­mos ser­vi­cio des­de a un abo­ga­do par­ti­cu­lar has­ta a una mul­ti­na­cio­nal sin se­de lo­cal. Des­de me­di­ci­na, far­ma­céu­ti­cos, in­ge­nie­ros... nues­tro mer­ca­do son to­dos los em­pre­sa­rios. Pue­den te­ner des­de una ofi­ci­na vir­tual pa­ra re­ci­bir men­sa­je­ría y pa­que­te­ría al ser­vi­cio de ofi­ci­na las 24 ho­ras. Nos adap­ta­mos a sus ne­ce­si­da­des, un des­pa­cho, una sa­la en­te­ra, una tar­de a la se­ma­na o lo que ne­ce­si­te. No so­lo ofre­ce­mos me­tros cua­dra­dos, tam­bién un buen ser­vi­cio.

| M. MORALEJO

Pi­lar Mas­sa es fe­rro­la­na de na­ci­mien­to pe­ro desa­rro­lla su ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial en Vi­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.