Vuel­ve el ma­te­ria­lis­mo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD -

La eco­no­mía-fic­ción do­mi­na el mun­do. Es sa­bi­da la di­fe­ren­cia de pe­so, dis­pa­ra­ta­da, en­tre la ri­que­za fi­nan­cie­ra y la que vie­ne de la lla­ma­da eco­no­mía real. Pres­tar y co­brar in­tere­ses ya no es su­fi­cien­te: hay que in­ven­tar y arries­gar­se, con la la­men­ta­ble cir­cuns­tan­cia aña­di­da de que cuan­do los ries­gos cumplen su des­tino, que es es­tre­llar­se, la po­bre eco­no­mía real de los con­tri­bu­yen­tes acu­de pa­ra cu­brir las im­pru­den­cias de esos in­ven­to­res en­cor­ba­ta­dos. La ima­gen de al­gu­nos de nues­tros más fa­mo­sos em­pren­de­do­res fi­nan­cie­ros en los ban­qui­llos de los tri­bu­na­les ayu­da a que crez­ca la ma­la fa­ma de las fi­nan­zas y que se im­pon­ga la me­lan­co­lía por aque­llas vie­jas ini­cia­ti­vas de hom­bres y mu­je­res en po­se­sión de un ca­pi­tal que de­ci­dían in­ver­tir­lo pa­ra con­ver­tir ma­te­rias pri­mas en pro­duc­tos ela­bo­ra­dos. ¡Qué he­roi­ca y po­co fre­cuen­te pa­re­ce hoy esa for­ma de em­pren­di­mien­to!

La ma­te­ria y su trans­for­ma­ción ha si­do de­ni­gra­da en es­te país co­mo, en su día, lo fue el tra­ba­jo, que no era co­sa de hi­dal­gos, y aquí sa­lían hi­dal­gos has­ta de de­ba­jo de las pie­dras. Se con­de­nó el ma­te­ria­lis­mo co­mo vi­cio in­te­lec­tual y fi­lo­só­fi­co. Pe­ro las co­sas es­tán cam­bian­do. Ma­te­ria, pa­la­bra que es pri­ma her­ma­na de ma­de­ra, vie­ne de vie­jas raí­ces in­doeu­ro­peas y de­ri­va de ma­dre, por­que el tron­co o la ro­ca son la ma­dre de los ar­te­so­na­dos y de las co­lum­nas dó­ri­cas.

Pa­ra es­tas eco­no­mías ma­te­ria­les que han de vol­ver y sal­var­nos de tan­to man­gan­te, Ga­li­cia es­tá pre­pa­ra­da. La in­dus­tria fo­res­tal su­fre los vai­ve­nes de una com­pe­ten­cia ex­te­rior muy ba­ra­ta y de la in­de­ci­sión de nues­tros di­ri­gen­tes so­bre po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca, pe­ro es­tá con­si­guien­do, por pri­me­ra vez, la unión de pro­duc­to­res an­tes dis­per­sos y dis­po­ne de apo­yos tec­no­ló­gi­cos com­ple­tí­si­mos. La de la pie­dra pa­ra la cons­truc­ción y la de­co­ra­ción mar­cha co­mo una mo­to, se ex­por­ta en su ma­yor par­te co­mo pro­duc­to ela­bo­ra­do lis­to pa­ra usar y em­pie­za a de­jar de aban­do­nar sus cos­tes de re­ci­cla­do en ma­nos del sec­tor pú­bli­co.

¿Vuel­ve el ma­te­ria­lis­mo? ¡Oja­lá!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.