SAM­SUNG, EL ÚL­TI­MO ES­CÁN­DA­LO EM­PRE­SA­RIAL

La re­ti­ra­da del No­te 7 por el ries­go de ex­plo­sión en­gro­sa una lar­ga lis­ta de es­cán­da­los cor­po­ra­ti­vos por pro­duc­tos de­fec­tuo­sos o frau­des Ap­ple, To­yo­ta, Air­bus, Ikea o Nestlé son otras de las gran­des mul­ti­na­cio­na­les que han su­fri­do en car­ne pro­pia el da­ño

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - G. Le­mos

La re­ti­ra­da del No­te 7 por el ries­go de ex­plo­sión ha en­gor­da­do una lar­ga lis­ta de cri­sis que, en los úl­ti­mos años, ha in­clui­do a gi­gan­tes co­mo Ap­ple, Sony, Volks­wa­gen, Dell, To­yo­ta, Air­bus o Ikea. El fa­bri­can­te sur­co­reano per­dió casi 18.000 mi­llo­nes en Bol­sa en un so­lo día.

Era la gran ba­za co­mer­cial de Sam­sung para ha­cer fren­te al lan­za­mien­to del iPho­ne 7, pe­ro ha aca­ba­do por con­ver­tir­se en el ma­yor fra­ca­so en la his­to­ria re­cien­te del fa­bri­can­te sur­co­reano. Menos de dos me­ses des­pués de que las pri­me­ras uni­da­des del Ga­laxy No­te 7 lle­ga­ran al mer­ca­do, y tras in­ten­tar bus­car una so­lu­ción menos drás­ti­ca, la com­pa­ñía que más mó­vi­les ven­de en to­do el mun­do ha de­ci­di­do cor­tar por lo sano y re­ti­rar su ter­mi­nal es­tre­lla del mer­ca­do, an­te la im­po­si­bi­li­dad de sol­ven­tar sus gra­ves pro­ble­mas de se­gu­ri­dad, que han aca­ba­do con más de un te­lé­fono en lla­mas.

Cla­ro que la de­ci­sión no le sal­drá gra­tis. Ade­más del re­vol­cón en bol­sa, don­de la com­pa­ñía per­dió casi 18.000 mi­llo­nes de eu­ros en un so­lo día, Sam­sung se pre­pa­ra ya para el im­pac­to en su cuen­ta de re­sul­ta­dos. La de­vo­lu­ción del di­ne­ro a los más de dos mi­llo­nes de usua­rios del mo­de­lo ha obli­ga­do al fa­bri­can­te a re­cor­tar en un 30 % su pre­vi­sión de be­ne­fi­cios para es­te ter­cer tri­mes­tre. Eso, sin con­tar el da­ño en la repu­tación, cu­yos efec­tos tar­da­rán me­ses en po­der­se cuan­ti­fi­car.

Pe­ro el de la com­pa­ñía sur­co­rea­na no es el pri­mer fias­co que ha­ce tam­ba­lear­se a un gi­gan­te de la in­dus­tria mun­dial. Ahí van un pu­ña­do de gran­des es­cán­da­los re­cien­tes.

EL «ANTENAGATE» DE AP­PLE Y LOS IPHO­NE DOBLADOS

La com­pa­ñía de la man­za­na, el gran com­pe­ti­dor de Sam­sung, ha te­ni­do tam­bién sus cri­sis, aun­que de mo­men­to menos ex­plo­si­vas. La más co­no­ci­da es la bau­ti­za­da co­mo antenagate, por un pro­ble­ma en los iPho­ne 4 que ha­cía que el te­lé­fono per­die­se co­ber­tu­ra cuan­do se aga­rra­ba en una po­si­ción de­ter­mi­na­da. Tras in­ten­tar con­ven­cer a los con­su­mi­do­res de que el pro­ble­ma es­ta­ba en la for­ma en la que su­je­ta­ban el ter­mi­nal, la com­pa­ñía aca­bó por re­co­no­cer el fa­llo y ofre­cer a los pro­pie­ta­rios una fun­da gra­tui­ta para dar car­pe­ta­zo al asun­to an­tes de que se des­ma­dra­ra. Y es que, aun­que la de­man­da no pa­re­cía afec­ta­da, la ac­ción de la com­pa­ñía sí ha­bía acu­sa­do el gol­pe, del que se re­cu­pe­ró en un abrir y ce­rrar de ojos. Aun­que de menos ca­la­do, en los úl­ti­mos años la em­pre­sa fun­da­da por Ste­ve Jobs ha te­ni­do que li­diar tam­bién con las que­jas por la ex­tre­ma fle­xi­bi­li­dad de los iPho­ne 6, que pro­vo­ca­ba que al­gu­nas uni­da­des se do­bla­sen en cier­tas con­di­cio­nes de uso, y con los fa­llos de se­gu­ri­dad en cier­tos car­ga­do­res de iPho­ne que po­dían su­frir re­ca­len­ta­mien­to y que aca­bó re­em­pla­zan­do de for­ma gra­tui­ta.

BA­TE­RÍAS EX­PLO­SI­VAS, TAM­BIÉN EN SONY Y DELL

La gue­rra por ofre­cer dis­po­si­ti­vos ca­da vez con más au­to­no­mía y me­nor tiem­po de car­ga ha pro­vo­ca­do más epi­so­dios ex­plo­si­vos en la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca, co­mo el que en el año 2006 se des­cu­brió en las ba­te­rías de por­tá­ti­les fa­bri­ca­das por Sony y que mon­ta­ban otras mar­cas del sec­tor co­mo Dell o la pro­pia Ap­ple. Tras el go­teo de de­nun­cias de usua­rios que in­for­ma­ban de que sus or­de­na­do­res aca­ba­ron en lla­mas, es­tas dos úl­ti­mas tu­vie­ron que re­em­pla­zar casi seis mi­llo­nes de ba­te­rías y le car­ga­ron la fac­tu­ra al fa­bri­can­te ja­po­nés, que no muy con­ten­to con los 150 mi­llo­nes de eu­ros que cos­tó la gra­cia re­cor­dó que la pie­za era la mis­ma que usa­ba en sus por­tá­ti­les Vaio, que sin em­bar­go no ha­bían da­do pro­ble­mas, de­jan­do en­tre­ver que la cau­sa del so­bre­ca­len­ta­mien­to es­ta­ba en los car­ga­do­res que usa­ban Dell y Ap­ple.

VOLKS­WA­GEN AÚN LI­DIA CON EL «DIESELGATE»

Pe­ro, sin du­da, si hay una cri­sis cor­po­ra­ti­va que ha­ya sa­cu­di­do en los úl­ti­mos me­ses los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es la pro­ta­go­ni­za­da por el gru­po Volks­wa­gen tras sa­lir a la luz la ma­ni­pu­la­ción de las emi­sio­nes en más de on­ce mi­llo­nes de vehícu­los de mo­tor dié­sel de las prin­ci­pa­les mar­cas del fa­bri­can­te ale­mán, co­mo la pro­pia VW, Au­di, Seat o Sko­da. Un es­cán­da­lo que pa­re­ce no ha­ber he­cho de­ma­sia­da me­lla en las ven­tas —el gru­po se man­tu­vo co­mo lí­der mun­dial en el pri­mer se­mes­tre del año, con cre­ci­mien­to en to­das sus mar­cas sal­vo en Volks­wa­gen—, pe­ro que sí ame­na­za las cuen­tas. La com­pa­ñía ha re­ser­va­do ya cer­ca de 20.000 mi­llo­nes de eu­ros para ha­cer fren­te a la fac­tu­ra del ca­so. Más de la mi­tad se irá a re­com­prar los casi me­dio mi­llón de co­ches afec­ta­dos en Es­ta­dos Uni­dos, el úni­co país en el que el gru­po ha ac­ce­di­do a abonar en­tre 5.000 y 10.000 dó­la­res a ca­da afec­ta­do para re­cu­pe­rar los vehícu­los. En Eu­ro­pa, a fal­ta de que se re­suel­van el sin­fín de plei­tos pre­sen­ta­dos por par­ti­cu­la­res, la úni­ca op­ción que ofre­ce el fa­bri­can­te es la re­pa­ra­ción.

Pe­ro el cos­te ju­di­cial del es­cán­da­lo pue­de ser mu­cho ma­yor, ya que la com­pa­ñía se en­fren­ta tam­bién a cen­te­na­res de de­man­das de in­ver­so­res que ha­bían pues­to su ca­pi­tal en ac­cio­nes de la com­pa­ñía y que, tras el des­ca­la­bro de es­tas —aho­ra se co­ti­zan a 117 eu­ros, pe­ro lle­ga­ron a caer casi has­ta los 90, fren­te a los 170 que cos­ta­ban an­tes del crac— quie­ren re­cu­pe­rar su di­ne­ro en los tri­bu­na­les.

LOS PE­DA­LES DE TO­YO­TA

Aun­que el de la ale­ma­na es la ma­yor cri­sis re­cien­te en el sec­tor de la au­to­mo­ción, son mu­chos los fias­cos en­tre los fa­bri­can­tes de co­ches. De los re­cien­tes, el más gra­ve (por­que cos­tó me­dio cen­te­nar de vi­das, se­gún las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses) fue el que afec­ta­ba al pe­dal del ace­le­ra­dor de va­rios mo­de­los de co­ches del gru­po To­yo­ta, que se que­da­ban blo­quea­dos pro­vo­can­do una ace­le­ra­ción in­vo­lun­ta­ria del vehícu­lo. La mar­ca tu­vo que lla­mar a ta­lle­res a diez mi­llo­nes de uni­da­des en to­do el mun­do y aca­bó des­em­bol­san­do una mul­ta de 860 mi­llo­nes de eu­ros en Es­ta­dos Uni­dos para po­ner fin a cua­tro años de in­ves­ti­ga­ción so­bre el asun­to.

EL AC­CI­DEN­TE DEL 400M, PE­SO EN LAS ALAS DE AIR­BUS

La his­to­ria de la avia­ción es­tá lle­na tam­bién de trágicos ac­ci­den­tes que han pues­to en du­da po­ten­tes desa­rro­llos in­dus­tria­les. En­tre los más re­cien­tes, el del Air­bus A400M, el pro­yec­to es­tre­lla del con­sor­cio eu­ro­peo en el cam­po mi­li­tar. El si­nies­tro de uno de es­tos avio­nes de car­ga en un vue­lo de prue­ba en Se­vi­lla, que cos­tó la vi­da a cua­tro per­so­nas, pu­so en la pi­co­ta un pro­gra­ma ini­cia­do en el 2003, en el que se han in­ver­ti­do más de 28.000 mi­llo­nes de eu­ros. Por si fue­ra po­co, es­te año se des­cu­brían grie­tas en el fu­se­la­je de una uni­dad en Fran­cia, que ha obli­ga­do a rea­li­zar cam­bios en las ae­ro­na­ves ya en­tre­ga­das. Con to­dos es­tos las­tres, so­lo la es­ca­la­da bé­li­ca en Si­ria e Irak, don­de los paí­ses de la alian­za con­tra el yiha­dis­mo re­quie­ren más me­dios para la lu­cha, con­si­guen man­te­ner la de­man­da de un pro­yec­to cla­ve en la in­dus­tria ae­ro­náu­ti­ca.

DE LAS CÓ­MO­DAS DE IKEA A LAS LASAÑAS DE CA­BA­LLO

En el te­rreno do­més­ti­co, uno de los es­cán­da­los más so­na­dos fue el que afec­tó es­te año al gi­gan­te sue­co del mue­ble Ikea, que el pa­sa­do mes de ju­nio anun­cia­ba la re­ti­ra­da de la có­mo­da Malm en Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá tras la muer­te de seis ni­ños aplas­ta­dos por mue­bles que no ha­bían si­do an­cla­dos a la pa­red. Pe­ro hay mu­chos más. Co­mo el es­cán­da­lo de la car­ne de ca­ba­llo ha­lla­da en cier­tos pro­duc­tos pre­co­ci­na­dos de Nestlé —que pro­ce­dió a la re­ti­ra­da de los lo­tes afec­ta­dos en Ita­lia y Es­pa­ña— y en las fa­mo­sas al­bón­di­gas de Ikea, que tam­bién tu­vo que pa­ra­li­zar la ven­ta del pro­duc­to es­tre­lla de los res­tau­ran­tes de sus tien­das du­ran­te unos días.

| REUTERS

Koh Dong-jin, pre­si­den­te de Sam­sung, ha­ce una re­ve­ren­cia an­tes de co­mu­ni­car la re­ti­ra­da del Ga­laxy No­te 7

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.