LOS GI­GAN­TES DE LA MÚ­SI­CA PUG­NAN POR EL IN­CI­PIEN­TE MER­CA­DO DI­GI­TAL

Ama­zon lan­za su pro­pia pla­ta­for­ma en «strea­ming» cons­ta­tan­do que las re­glas del jue­go han cam­bia­do: el ne­go­cio se tras­la­da al for­ma­to di­gi­tal y el fí­si­co que­da re­le­ga­do a me­ro fe­ti­che

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Viñas

Ha­ce un par de años, se co­ló en al­gu­nos ti­tu­la­res el ru­mor de que Iron Mai­den se de­di­ca­ba a ela­bo­rar rán­kings, se­gún las ana­lí­ti­cas de Mu­sic­me­tric, de los lu­ga­res del mun­do en los que más se des­car­ga­ban sus can­cio­nes. Las ciu­da­des se­ña­la­das en el ma­pa se con­ver­tían au­to­má­ti­ca­men­te en des­ti­nos in­me­dia­tos para la ban­da bri­tá­ni­ca. Huel­ga de­cir que, de ser cier­ta la his­to­ria, nun­ca con­fir­ma­da ni tam­po­co des­men­ti­da, ha­brían ago­ta­do lo­ca­li­da­des en to­das y ca­da una de las pa­ra­das de su gi­ra. Por­que ya en­ton­ces las co­sas ha­bían co­men­za­do a cam­biar. La ca­ra menos ama­ble de In­ter­net pu­so con­tra las cuer­das a un sec­tor mu­si­cal que se vio obli­ga­do a re­for­mu­lar­se: las ven­tas de dis­cos, muy las­ti­ma­das por la pi­ra­te­ría, pa­sa­ron a un se­gun­do plano; la mú­si­ca en vi­vo se con­vir­tió en fuen­te de to­dos los in­gre­sos y las pla­ta­for­mas de strea­ming, en al­ta­voz y en es­ca­pa­ra­te. En ter­mó­me­tro y en tram­po­lín.

El pas­tel se re­par­te aho­ra, con las ven­tas en for­ma­to fí­si­co ya su­pe­ra­das por las del for­ma­to di­gi­tal, en­tre un pu­ña­do de he­rra­mien­tas que po­nen a dis­po­si­ción del usua­rio in­gen­tes can­ti­da­des de mú­si­ca a cam­bio de una mó­di­ca cuo­ta men­sual o, en su de­fec­to, de su con­sen­ti­mien­to para ser bom­bar­dea­dos por anun­cios en­tre can­ción y can­ción. Spo­tify acu­mu­la más de cien mi­llo­nes de usua­rios, 40 de ellos de pa­go, y Ap­ple Mu­sic su­pera los 13. Am­bas se em­bol­san 9,99 eu­ros al mes por ca­da cuen­ta pre­mium y 15 por las fa­mi­lia­res, que per­mi­ten el ac­ce­so has­ta a seis per­so­nas di­fe­ren­tes. Pan­do­ra, que to­da­vía no ha lle­ga­do a Es­pa­ña, ro­za los 80 mi­llo­nes de re­gis­tros (aun­que la ma­yo­ría son, de mo­men­to, gra­tui­tos) y Uni­ver­sal ya tra­ma con Sony ven­ti­lar­se al men­sa­je­ro y des­pa­char di­rec­ta­men­te el re­per­to­rio de sus pro­pios ar­tis­tas a tra­vés de NOW Mu­sic. Ama­zon, cons­cien­te de dón­de se libra la ba­ta­lla, aca­ba de su­mar­se al club. Y lo ha he­cho ti­ran­do los pre­cios: 9 eu­ros al mes, 8 para sus so­cios pre­mium y 3 para los que ya cuen­ten con el al­ta­voz in­te­li­gen­te Echo. De es­ta for­ma, el gi­gan­te del co­mer­cio elec­tró­ni­co se evi­ta par­tir de ce­ro: tie­ne prác­ti­ca­men­te ase­gu­ra­dos a mi­llo­nes de usua­rios (los dueños de su asis­ten­te de ho­gar) y a to­dos sus fie­les aven­ta­ja­dos a pun­to de ca­ra­me­lo. Y, lle­ga­dos a es­te pun­to, con es­tas anémi­cas ci­fras, ¿dón­de es­tá el ne­go­cio? ¿Son su­fi­cien­tes es­tas ta­sas para dar de co­mer no so­lo a la pla­ta­for­ma, sino tam­bién a los in­ter­me­dia­rios y a los ar­tis­tas?

Las com­pa­ñías son re­ser­va­das a la ho­ra de dar da­tos, pe­ro de una for­ma u otra el mo­de­lo ha aca­ba­do sa­tis­fa­cien­do a ca­da una de sus tres pa­tas. Las dis­co­grá­fi­cas son las me­jor pa­ra­das eco­nó­mi­ca­men­te. En el ca­so de Spo­tify, se lle­van el 70 % de los in­gre­sos en ca­li­dad de due­ñas de los de­re­chos y son ellas las que, pos­te­rior­men­te, es­ta­ble­cen, en fun­ción de con­tra­tos par­ti­cu­la­res, qué por­cen­ta­je re­ci­be el mú­si­co. Los sue­cos, que se que­dan con el 30 % y con los be­ne­fi­cios que ob­tie­nen por la pu­bli­ci­dad que in­ter­ca­lan en las cuen­tas que no pa­gan, re­par­ten los bi­lle­tes por clics en la can­ción. «No exis­te una ta­sa fi­ja por es­cu­cha, sino que fi­ja­mos los pa­gos en re­la­ción a la po­pu­la­ri­dad del ar­tis­ta —ex­pli­can—. Si un ar­tis­ta su­po­ne el 1 % del to­tal de es­cu­chas de Spo­tify, no­so­tros pa­ga­re­mos apro­xi­ma­da­men­te el 1 % del pa­go to­tal». La ci­fra por es­cu­cha es mi­nús­cu­la (ron­da los 0,006 eu­ros) y ha­cer­se ri­co por es­ta vía de­pen­de de la po­pu­la­ri­dad, pe­ro, da­do que la pla­ta­for­ma abo­na los de­re­chos en fun­ción de sus in­gre­sos to­ta­les y que es­tos se in­cre­men­tan con ca­da nue­vo sus­crip­tor, las pers­pec­ti­vas son op­ti­mis­tas: Spo­tify echó a an­dar en el 2008; de sus 40 mi­llo­nes de usua­rios de pa­go ac­tua­les, la mi­tad se han afi­lia­do al ser­vi­cio en el úl­ti­mo año.

A pe­sar de que hay quie­nes, in­dig­na­dos, con­si­de­ran la di­ná­mi­ca un sis­te­ma in­jus­to —ANOHNI ha si­do la úl­ti­ma en su­mar­se a la cru­za­da, arre­me­tien­do con du­re­za es­ta mis­ma se­ma­na con­tra el strea­ming: «Ya no se gas­ta di­ne­ro en mú­si­ca, la gen­te da to­do su di­ne­ro a las em­pre­sas que fa­bri­can las má­qui­nas que los con­su­mi­do­res uti­li­zan para ro­bar esas gra­ba­cio­nes»—, la per­cep­ción en el sec­tor es otra. «El cam­bio de mo­de­lo no vie­ne de la in­dus­tria mu­si­cal, sino de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca —va­lo­ran des­de la agen­cia de re­pre­sen­ta­ción Es­me­rar­te, res­pon­sa­bles de las ca­rre­ras ar­tís­ti­cas de Ve­tus­ta Mor­la, Iván Fe­rrei­ro o Xoel Ló­pez—. La in­dus­tria si­gue tra­ba­jan­do en un an­ti­for­ma­to co­mo el CD, que se ha con­ver­ti­do en un ob­je­to fe­ti­che, de re­ga­lo; se en­fo­ca des­de una pers­pec­ti­va ar­tís­ti­ca para te­ner un ma­yor va­lor». Con­si­de­ran im­por­tan­te pro­fe­sio­na­li­zar­se y es­pe­cia­li­zar­se en «los avan­ces que pro­vo­ca la tec­no­lo­gía» y, aun­que creen que de­ben me­jo­rar las re­ga­lías para cier­tas par­tes de la in­dus­tria, en­tien­den que «los cam­bios no tienen por qué ser ma­los». Su opi­nión es ro­tun­da: «Es pre­fe­ri­ble co­brar po­co a que te pi­ra­teen y no co­brar na­da».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.