El cos­te de la fac­tu­ra y el ob­je­ti­vo de que, quien con­ta­mi­na, que lo pa­gue

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - S. L. L.

El re­ci­bo que pa­ga el ciu­da­dano por la de­pu­ra­ción es­tá muy le­jos de acer­car­se al cos­te real del ser­vi­cio. «En la Unión Eu­ro­pea el ob­je­ti­vo es que ca­da ser­vi­cio pú­bli­co sea sos­te­ni­ble, y ac­tual­men­te el de la de­pu­ra­ción en Es­pa­ña no lo es. El cos­te para el ciu­da­dano, por ejem­plo en Es­co­cia, es­tá cua­tro o cin­co eu­ros por en­ci­ma», di­jo Fran­cis­co Ma­rín. De to­dos es sa­bi­do que para un al­cal­de no es pla­to de buen gus­to su­bir las ta­sas. Al­fre­do Gar­cía, sin em­bar­go, es­tá de acuerdo con que el sis­te­ma de­be au­to­fi­nan­ciar­se. «Hay ayun­ta­mien­tos co­mo el de O Bar­co don­de es así, pe­ro en otros no». Con to­do, el pre­si­den­te de la Fe­gamp pi­dió trans­pa­ren­cia, que los usua­rios se­pan exac­ta­men­te lo que pa­gan. «Y que se es­ta­blez­can prio­ri­da­des, que se­pa­mos có­mo se dis­tri­bu­ye ese di­ne­ro».

Sa­ber quién con­su­me más agua es fá­cil, por­que hay con­ta­do­res, pe­ro es más di­fí­cil sa­ber quién ge­ne­ra más ba­su­ra, quién es res­pon­sa­ble de los ver­ti­dos y quién, a fin de cuen­tas, con­ta­mi­na más para que pa­gue más. To­do ello de­be­ría re­co­ger­se en las or­de­nan­zas mu­ni­ci­pa­les, aun­que co­mo re­cuer­da Jo­sé An­to­nio del Rey, «hay una or­de­nan­za ti­po de Au­gas de Ga­li­cia que es apli­ca­ble cuan­do el ayun­ta­mien­to no la tie­ne o la in­cum­ple. Y aun­que se ten­ga, hay que adap­tar­la y ha­cer­la cum­plir». Por­que co­mo pun­tua­li­zó Alon­so, «no se pue­de pa­gar lo mis­mo gas­tes lo que gas­tes; eso in­ci­ta al con­su­mo».

MAN­TE­NI­MIEN­TO

Pe­ro a ma­yo­res es­tá el pro­ble­ma de los gas­tos de man­te­ni­mien­to. «Se cal­cu­la que un de­pu­ra­do­ra tie­ne una vi­da útil de 25 años», in­di­có Alon­so. «Pe­ro na­die in­clu­ye en las ta­ri­fas las amor­ti­za­cio­nes», es­pe­ci­fi­có Ma­rín. Se re­fie­re el pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción Hi­dro­grá­fi­ca Mi­ño-Sil a los cos­tes aña­di­dos de re­pa­ra­ción y ac­tua­li­za­ción de unos sis­te­mas que, si se que­dan ob­so­le­tos, dejan de ser efi­ca­ces.

En re­su­men, unas ta­sas y unas fac­tu­ras cla­ri­fi­ca­do­ras que per­mi­tan que el con­tri­bu­yen­te se­pa el cos­te real del ser­vi­cio y por qué pa­ga lo que pa­ga. «El ciu­da­dano tie­ne que con­fiar en el sis­te­ma, y en la de­pu­ra­ción no con­fía», sos­tu­vo Joa­quín Suá­rez. El re­sul­ta­do, que se pa­ga menos del 40 % del cos­te del pro­ce­so. Y la fi­nan­cia­ción es fun­da­men­tal para que el agua, que es vi­da, si­ga flu­yen­do lim­pia y cla­ra en Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.