TRES RE­FOR­MAS UR­GEN­TES PA­RA ALUM­BRAR LA ES­PA­ÑA DEL FU­TU­RO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - VE­NAN­CIO SAL­CI­NES Pre­si­den­te de la Es­cue­la de Fi­nan­zas

El pre­si­den­te de la Es­cue­la de Fi­nan­zas, Ve­nan­cio Sal­ci­nes, con­si­de­ra prio­ri­ta­rio pac­tar re­for­mas en cam­pos co­mo el sis­te­ma de pen­sio­nes, las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias o el sis­te­ma edu­ca­ti­vo pa­ra sen­tar las ba­ses de un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sos­te­ni­do que ga­ran­ti­ce un prós­pe­ro fu­tu­ro pa­ra el país.

He­mos con­ver­ti­do el pac­to en un ac­to de de­bi­li­dad, el diá­lo­go en una li­ge­re­za y el con­sen­so en una ra­re­za. Lo ro­bus­to es an­clar­se en la ne­ga­ción y lo po­lí­ti­co ya no es trans­for­ma­ción. Es un sim­ple ac­to lú­di­co. Una ope­re­ta pa­ra el co­mún. Fi­de­li­za­ción a tra­vés del odio y el en­tu­sias­mo por el es­per­pen­to. Nos des­ca­bal­gan de los re­tos co­lec­ti­vos.

Aho­ra bien, si al­gún día es­te país, tan fra­ca­sa­do en lo so­cial, de­ci­de dar un pa­so ade­lan­te y en­con­trar es­pa­cios de en­cuen­tro, dé­je­me que le su­gie­ra tres.

Sis­te­ma de pen­sio­nes. Den­tro de ca­tor­ce me­ses es­ta­re­mos de­ba­tien­do si emi­tir o no deu­da pa­ra fi­nan­ciar el sis­te­ma. Los más po­pu­lis­tas di­rán «¿Por qué no en­deu­dar­nos en vein­te mil mi­llo­nes? —la ci­fra estimada— ¡Si la ban­ca co­mió mu­cho más!». Y real­men­te, si fue­ra pe­dir esa can­ti­dad y pun­to pe­lo­ta, era el pri­me­ro. Pe­ro es que al año si­guien­te to­can otros vein­te y al otro, otros vein­te y así en un su­ma y si­gue. En el me­jor de los ca­sos, si las ci­fras de em­pleo se man­tie­nen, que es mu­cho de­cir, ten­dría­mos el sis­te­ma equi­li­bra­do en el 2023, es de­cir, cuan­do hu­bié­ra­mos en­con­tra­do em­pleo pa­ra 2,5 mi­llo­nes de es­pa­ño­les. Lle­ga­do ese mo­men­to es­ta­ría­mos ajus­ta­dos, pe­ro co­mo se­gui­rían lle­gan­do ju­bi­la­dos, vol­ve­ría­mos a en­trar en nue­vos des­equi­li­brios. Un mi­llón más de pen­sio­nis­tas re­cla­man tres mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res. ¿Qué ha­cer? ¿Dón­de en­con­trar­los? Aquí vie­ne el se­gun­do re­to, la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria.

Migración. An­tes de sie­te años, Es­pa­ña vol­ve­rá a ser re­cep­to­ra de in­mi­gran­tes y es­tos pue­den lle­gar co­mo flu­jo sin con­trol, des­per­di­gán­do­se de mo­do es­té­ril, o ca­na­li­zar­lo y con ella ali­men­tar efi­caz­men­te el te­ji­do pro­duc­ti­vo. Apren­da­mos de Aus­tra­lia, Ca­na­dá, Ale­ma­nia, del mis­mo Reino Uni­do. Cree­mos las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra cap­tar el ca­pi­tal hu­mano de aque­llas na­cio­nes que no son ca­pa­ces de re­te­ner­lo. In­cor­po­ré­mos­lo a nues­tra cul­tu­ra y cos­tum­bres ¿Có­mo? Exis­ten di­fe­ren­tes vías; una de las más efi­ca­ces es el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Ha­ga­mos permea­bles las fa­cul­ta­des, pon­ga­mos puen­tes de pla­ta a los es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros de en­se­ñan­zas me­dias pa­ra que pue­dan en­trar en nues­tros gra­dos, di­se­ñe­mos nue­vas po­lí­ti­cas de be­cas, fa­vo­rez­ca­mos vi­sa­dos, cree­mos más re­si­den­cias, fle­xi­bi­li­ce­mos las con­va­li­da­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. Abra­mos el sis­te­ma. Y pues­tos a ha­blar

de Uni­ver­si­dad, ex­ten­da­mos el de­ba­te a la edu­ca­ción su­pe­rior, el ter­cer ele­men­to a con­sen­suar.

Edu­ca­ción su­pe­rior. Es­pa­ña vi­ve una ano­ma­lía en su edu­ca­ción su­pe­rior. Ha crea­do dos sis­te­mas y en­tre ellos no se co­mu­ni­can, la formación pro­fe­sio­nal y la uni­ver­si­ta­ria. La se­gun­da nin­gu­nea a la pri­me­ra desean­do que sea el ca­mino errá­ti­co de aque­llos que no pu­die­ron o qui­sie­ron cur­sar un gra­do uni­ver­si­ta­rio. Es un tú o yo. Es­to es anó­ma­lo. Fal­ta un iti­ne­ra­rio na­tu­ral, una formación pro­fe­sio­nal emi­nen­te­men­te dual y con­va­li­da­ble, tal y co­mo po­ten­cian los acuer­dos de Bo­lo­nia, de tal mo­do que los es­tu­dian­tes de ci­clo su­pe­rior pue­dan en­trar di­rec­ta­men­te en el ter­cer se­mes­tre del gra­do o, co­mo ha­cen en mul­ti­tud de fa­cul­ta­des bri­tá­ni­cas, en el quin­to. ¿Por qué no ha­cer­lo? Sim­ple: las Ad­mi­nis­tra­cio­nes au­to­nó­mi­cas fi­nan­cian a las uni­ver­si­da­des por el nú­me­ro de alum­nos que ma­tri­cu­lan ca­da año. Si la formación pro­fe­sio­nal les ro­ba los de tres se­mes­tres, les es­ta­ría con­du­cien­do a la quie­bra. ¿Cos­te de es­ta ano­ma­lía? Un país lleno de gra­dua­dos rea­li­zan­do ta­reas au­xi­lia­res y pues­tos téc­ni­cos ca­ren­tes de ex­per­tos ca­pa­ces de cu­brir­los. El mun­do no es co­mo lo he­mos pin­ta­do, exis­ten otras reali­da­des, y ten­dre­mos que em­pe­zar a va­lo­rar­las. ¿Se ha­rá? No, nin­gún par­ti­do se en­fren­ta­rá en so­li­ta­rio a una re­for­ma de es­te ca­la­do.

| ÁLVARO BALLESTEROS

La edu­ca­ción su­pe­rior ne­ce­si­ta cambios pa­ra ser más com­pe­ti­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.