El dé­fi­cit de in­gre­sos pú­bli­cos en Es­pa­ña

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Al­bino Pra­da

El re­cien­te acuer­do de in­ves­ti­du­ra en­tre PP y Ciu­da­da­nos as­pi­ra­ba a re­cau­dar 6.000 mi­llo­nes de eu­ros más pa­ra asu­mir, so­bre to­do, un ma­yor com­pro­mi­so en el ám­bi­to del gas­to so­cial; es­te ob­je­ti­vo po­ne el acen­to en uno de los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les de la eco­no­mía es­pa­ño­la, el dé­fi­cit de los in­gre­sos pú­bli­cos, muy vi­si­ble en la com­pa­ra­ti­va con los so­cios de la eu­ro­zo­na

Pa­ra eva­luar un even­tual nue­vo acuer­do de in­ves­ti­du­ra pa­ra el Go­bierno de Es­pa­ña, pa­re­ce útil re­fle­xio­nar so­bre el muy re­cien­te acuer­do en­tre el Par­ti­do Po­pu­lar y Ciu­da­da­nos —con 150 me­di­das de go­bierno— en el que se plan­tea­ba re­cau­dar 6.000 mi­llo­nes más pa­ra así ha­cer fren­te, so­bre to­do, a gas­tos que me­jo­ra­ran la pro­tec­ción so­cial de los ho­ga­res con ma­yor ries­go de po­bre­za.

Ana­li­za­ré pa­ra ello el con­tex­to eco­nó­mi­co en el que se de­bie­ran eva­luar ta­les ob­je­ti­vos. Ob­je­ti­vos que, sin du­da, de­ben ser con­si­de­ra­dos co­mo el nú­cleo eco­nó­mi­co del mis­mo. De en­tra­da hay que de­cir que la me­jo­ra de los in­gre­sos pú­bli­cos en Es­pa­ña pa­re­cie­ra ser un ob­je­ti­vo com­par­ti­do de for­ma uná­ni­me. Po­dría de­cir­se que más que un pro­ble­ma cró­ni­co de dé­fi­cit pú­bli­co, la eco­no­mía es­pa­ño­la tie­ne un pro­ble­ma es­truc­tu­ral de dé­fi­cit de in­gre­sos pú­bli­cos.

La ra­zón es sen­ci­lla: en el 2015 nos si­tuá­ba­mos en un 38,2 % de in­gre­sos pú­bli­cos res­pec­to a nues­tro PIB mien­tras que la me­dia de la eu­ro zo­na lo ha­cía en un 46,6 %. Son más de ocho pun­tos por­cen­tua­les que, re­don­dean­do, su­po­nen unos me­no­res in­gre­sos por 80.000 mi­llo­nes anua­les.

En un pri­mer grá­fi­co re­co­ge­mos es­te di­fe­ren­cial (Es­pa­ña y eu­ro zo­na) en los úl­ti­mos quin­ce años. Se ob­ser­va có­mo has­ta el ini­cio de la cri­sis en el 2007 se iba re­cor­tan­do, mien­tras que a par­tir de ese mo­men­to el di­fe­ren­cial vuel­ve a dis­pa­rar­se su­peran­do en el úl­ti­mo año la bre­cha exis­ten­te en el año 2000.

En es­te con­tex­to ca­be ha­cer dos pre­ci­sio­nes. La pri­me­ra so­bre el acuer­do PP y Cs´ y la se­gun­da so­bre el vo­lu­men de nues­tra ac­tual deu­da pú­bli­ca.

En el ci­ta­do acuer­do se asu­mía el ob­je­ti­vo de me­jo­rar la re­cau­da­ción del im­pues­to de so­cie­da­des en 4.000 mi­llo­nes y una me­jo­ra de la lu­cha con­tra el frau­de y res­pec­to a la úl­ti­ma am­nis­tía fis­cal por otros 2.000. En to­tal, los in­gre­sos me­jo­ra­rían en seis mil mi­llo­nes, que equi­va­len al 0,6 % del PIB. Es­to su­pon­dría ele­var el to­tal de los in­gre­sos pú­bli­cos has­ta ca­si un 39 %, lo que nos de­ja­ría con un di­fe­ren­cial aún de más de sie­te pun­tos por­cen­tua­les so­bre el PIB. Es ob­vio que res­ta­ría un am­plio mar­gen de me­jo­ra. La se­gun­da pre­ci­sión, so­bre un vo­lu­men ac­tual de deu­da pú­bli­ca que ya su­pera el cien por cien de nues­tro PIB, a la vis­ta del grá­fi­co pa­ra el pe­río­do 2000-2015, es que si agre­ga­mos la bre­cha to­tal año a año al­can­za­mos ca­si un 112 % del PIB. Lo que quie­re de­cir que las muy nu­me­ro­sas go­te­ras y re­ga­los fis­ca­les exis­ten­tes en Es­pa­ña, de neu­tra­li­zar­se, ha­brían evi­ta­do nues­tro ac­tual en­deu­da­mien­to pú­bli­co.

Esas go­te­ras tam­bién exis­ten en el im­pues­to de so­cie­da­des. Pe­ro no es me­nos cier­to que no ra­di­ca ahí nues­tro ma­yor di­fe­ren­cial. Pues, co­mo su­ce­día pa­ra el con­jun­to de los in­gre­sos, la bre­cha se abre so­bre to­do a par­tir del 2008, pe­ro nues­tro di­fe­ren­cial se si­túa en la ac­tua­li­dad en un 0,4 % del PIB (jus­to los 4.000 mi­llo­nes del pac­to PP-Cs´ ).

De ma­ne­ra que don­de es ra­di­cal­men­te in­su­fi­cien­te el ob­je­ti­vo de ma­yo­res in­gre­sos de di­cho pac­to es en el res­to de los im­pues­tos. Fun­da­men­tal­men­te en to­do lo re­la­ti­vo a las ren­tas de ca­pi­tal, pues las ren­tas del tra­ba­jo (so­bre to­do asa­la­ria­do) en ge­ne­ral se pue­de con­si­de­rar que ya apor­tan lo que de­ben. Pre­sen­ta­mos en un re­cua­dro, pa­ra no ex­ten­der­nos aquí, pro­pues­tas con­cre­tas en es­ta di­rec­ción sin­te­ti­za­das en un in­for­me eco­nó­mi­co coedi­ta­do por tres pres­ti­gio­sas fun­da­cio­nes.

Si aca­so re­cor­dar aquí que el ob­je­ti­vo más am­bi­cio­so so­bre nues­tros in­gre­sos pú­bli­cos, cuan­ti­fi­ca­do en las ofer­tas pro­gra­má­ti­cas de las úl­ti­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les, se si­tua­ba en un 41 % pa­ra el fi­nal de la legislatura. Una ci­fra que si bien se que­da aún más de cin­co pun­tos por de­ba­jo de la ac­tual me­dia de la eu­ro zo­na, su­po­ne cua­dri­pli­car el in­cre­men­to pac­ta­do en­tre PP y Ciu­da­da­nos.

COM­PLE­MEN­TO SA­LA­RIAL

Ya con ma­yor bre­ve­dad po­de­mos y de­be­mos eva­luar el com­pro­mi­so pa­ra la me­jo­ra de la pro­tec­ción so­cial a los ho­ga­res en ma­yor ries­go de po­bre­za. Se con­cre­ta so­bre to­do en tres par­ti­das de gas­to: un com­ple­men­to sa­la­rial ga­ran­ti­za­do (2.100 mi­llo­nes), un plan con­tra la po­bre­za in­fan­til (1.560 mi­llo­nes) y un pro­gra­ma de ac­ti­va­ción pa­ra el em­pleo (500 mi­llo­nes). Son en to­tal al­go me­nos de 4.200 mi­llo­nes que ca­na­li­za­rían bue­na par­te de los 6.000 mi­llo­nes de ma­yo­res in­gre­sos del acuer­do.

No de­be ex­tra­ñar que se prio­ri­ce el des­tino de los ma­yo­res in­gre­sos pre­vis­tos en es­tos asun­tos pues­to que sa­be­mos que, en­tre el 2011 y el 2016, la co­ber­tu­ra a los pa­ra­dos se des­plo­mó de un 70 % a ape­nas un 55 %. Lo que quie­re de­cir que hoy ca­si la mi­tad de los pa­ra­dos ca­re­cen de cual­quier in­gre­so por cuen­ta del pre­su­pues­to.

En di­cho pe­río­do se han de­ja­do de trans­fe­rir a los ho­ga­res en ma­yor ries­go de po­bre­za de Es­pa­ña unos 10.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les, ya que las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo su­po­nían en el 2011 unos 30.000 mi­llo­nes y en el 2015 ape­nas su­pe­raron los 19.000 mi­llo­nes. De for­ma y ma­ne­ra que los 4.200 mi­llo­nes acor­da­dos pa­ra re­for­zar la pro­tec­ción so­cial a los ho­ga­res más po­bres no lle­gan a la mi­tad de los re­cur­sos que se ha­brían de­ja­do de gas­tar año a año por la caí­da de la co­ber­tu­ra del des­em­pleo.

Es es­ta una ra­zón muy po­de­ro­sa pa­ra ser más am­bi­cio­sos —y muy exi­gen­tes— en el ob­je­ti­vo de re­du­cir nues­tro di­fe­ren­cial de in­gre­sos pú­bli­cos con la me­dia eu­ro­pea. Co­mo con­di­ción pa­ra res­pal­dar so­cial­men­te la in­ves­ti­du­ra de un even­tual nue­vo can­di­da­to a la pre­si­den­cia del Go­bierno.

En el 2015, Es­pa­ña es­ta­ba en el 38,2 % de in­gre­sos pú­bli­cos res­pec­to al PIB, ocho pun­tos por de­ba­jo de la eu­ro zo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.