Ni Oba­ma pue­de con el blo­queo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Na­tas­ha Váz­quez

Pe­se al res­ta­ble­ci­mien­to de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas, el em­bar­go de Washington si­gue en vi­gor El Ejecutivo de La Ha­ba­na cal­cu­la que el cos­te es de 4.680 mi­llo­nes al año

Co­mo ca­da año des­de 1992, el pró­xi­mo jue­ves la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU so­me­te­rá a la con­si­de­ra­ción de sus 193 miem­bros un pro­yec­to de resolución que con­de­na el blo­queo nor­te­ame­ri­cano a Cu­ba. Con ca­da una de es­tas vo­ta­cio­nes ha ido cre­cien­do el apo­yo a esa ini­cia­ti­va, des­de un mo­des­to so­por­te ini­cial de 59 paí­ses a los re­sul­ta­dos abru­ma­do­res de los úl­ti­mos años, con 191 a fa­vor y so­lo dos en con­tra: los pro­pios Es­ta­dos Uni­dos e Is­rael.

Cuan­do el 17 de di­ciem­bre del 2014 Washington y La Ha­ba­na anun­cia­ron el res­ta­ble­ci­mien­to de sus re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas tras más de me­dio si­glo de dis­tan­cia­mien­to, se dio por he­cho que la gue­rra eco­nó­mi­ca con­tra Cu­ba iba a lle­gar a su fin, pe­ro no ha si­do así. «El blo­queo no ha fun­cio­na­do y hay que le­van­tar­lo», ha di­cho en va­rias oca­sio­nes Ba­rack Oba­ma. Pe­ro es­ta po­lí­ti­ca que ca­si to­do el pla­ne­ta re­cha­za con­ti­núa pe­se a las de­cla­ra­cio­nes del pro­pio pre­si­den­te.

Y ca­da año que pa­sa cre­ce el per­jui­cio que in­fli­ge a la eco­no­mía cu­ba­na. «En­tre abril del 2015 y mar­zo de es­te año, los da­ños eco­nó­mi­cos di­rec­tos pro­vo­ca­dos por el blo­queo eco­nó­mi­co a Cu­ba so­bre­pa­sa­ron los 4.680 mi­llo­nes de dó­la­res a pre­cios co­rrien­tes, cal­cu­la­do con una me­to­do­lo­gía re­co­no­ci­da in­clu­so por pres­ti­gio­sas ins­ti­tu­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas», ase­gu­ra el mi­nis­tro de Exteriores cu­bano, Bruno Ro­drí­guez Pa­rri­lla.

Es­tos per­jui­cios in­clu­yen los in­gre­sos que ha de­ja­do de per­ci­bir el país por ex­por­ta­cio­nes de bie­nes y ser­vi­cios, por las gran­des dis­tan­cias que se ha­ce ne­ce­sa­rio re­co­rrer pa­ra el co­mer­cio y por la prohi­bi­ción a Cu­ba de uti­li­zar el dó­lar en las transac­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Im­pues­to por EE. UU. a la is­la des­de 1960, el blo­queo o em­bar­go os­ten­ta el tris­te ré­cord de ser uno de los más du­ra­de­ros de la his­to­ria. Unos sie­te mi­llo­nes (más de la mi­tad de los cu­ba­nos) han na­ci­do ba­jo sus re­glas y su­fri­do sus con­se­cuen­cias. Se­gún da­tos del Go­bierno de la is­la, las pér­di­das ma­te­ria­les en es­tas ca­si seis dé­ca­das en sec­to­res co­mo la sa­lud, la edu­ca­ción, la cul­tu­ra o la in­ver­sión ex­tran­je­ra se es­ti­man en la as­tro­nó­mi­ca ci­fra de 753.000 mi­llo­nes de dó­la­res, cal­cu­la­dos al va­lor del oro.

No po­cos con­si­de­ran que el blo­queo es tam­bién el es­cu­do de las au­to­ri­da­des cu­ba­nas pa­ra jus­ti­fi­car el des­ca­la­bro eco­nó­mi­co del país, por lo que na­da me­jor que su eli­mi­na­ción pa­ra que des­apa­rez­can los pre­tex­tos que pue­dan fre­nar el avan­ce.

Pe­ro no bas­ta la vo­lun­tad del pro­pio pre­si­den­te de EE. UU. pa­ra eli­mi­nar­lo, aun­que sí tie­ne am­plias fa­cul­ta­des pa­ra va­ciar­lo de con­te­ni­do. Con la en­tra­da en vi­gor en 1996 de la de­no­mi­na­da Ley Helms-Bur­ton, el blo­queo se con­vir­tió en ley, por lo que es so­lo el Con­gre­so quien pue­de po­ner­le fin. Al­go se va mo­vien­do ya en ese sen­ti­do: des­de el ini­cio del des­hie­lo, Oba­ma ha fir­ma­do va­rias me­di­das, en­tre las que se en­cuen­tran la eli­mi­na­ción de los lí­mi­tes en los mon­tos de di­ne­ro pa­ra las re­me­sas y la fle­xi­bi­li­za­ción de res­tric­cio­nes pa­ra el trans­por­te, las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y la ban­ca.

Otras fuer­zas empujan de­trás, y no pre­ci­sa­men­te por bon­dad ha­cia los cu­ba­nos. Las gran­des em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses ven un mer­ca­do ca­si vir­gen a po­cos ki­ló­me­tros de sus cos­tas y co­mien­zan a pre­sio­nar. El pre­si­den­te po­dría uti­li­zar aún otras pre­rro­ga­ti­vas eje­cu­ti­vas pa­ra au­to­ri­zar el co­mer­cio bi­la­te­ral en­tre am­bas na­cio­nes (in­clu­yen­do las im­por­ta­cio­nes cu­ba­nas a EE. UU.) y las in­ver­sio­nes em­pre­sa­ria­les nor­te­ame­ri­ca­nas en to­dos los sec­to­res de la eco­no­mía de la is­la.

MAN­DA­TO IN­TER­NA­CIO­NAL

Tal vez no le que­de ya tiem­po a Oba­ma, por lo que es­ta­ría en ma­nos del pró­xi­mo man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se la po­si­bi­li­dad de to­mar las me­di­das eje­cu­ti­vas ne­ce­sa­rias pa­ra qui­tar­le pe­so al blo­queo, pa­ra que fi­nal­men­te sea le­van­ta­do por el Con­gre­so y así cum­plir con el man­da­to in­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.