El No­bel que Al­fred no dis­pu­so

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Ch­ris­tian Ca­sa­res Berg

Fí­si­ca, Quí­mi­ca, Me­di­ci­na, Li­te­ra­tu­ra y Paz, pe­ro Al­fred No­bel no di­jo na­da en su tes­ta­men­to de 1895 so­bre pre­miar teo­rías que ex­pli­quen o ana­li­cen los com­por­ta­mien­tos eco­nó­mi­cos. Ni pa­sa­dos, co­mo los que fa­vo­re­cie­ron las gran for­tu­na con la que cons­ti­tu­yó el fon­do que sus­ten­ta los pre­mios más pres­ti­gio­sos del pla­ne­ta, ni fu­tu­ros. El ga­lar­dón

Cien mil co­ro­nas sue­cas de la épo­ca le co­rres­pon­die­ron a Rag­nar Sohl­man por lle­var a tér­mino lo que se con­si­de­ra el le­ga­do de Al­fred No­bel. Otras cin­cuen­ta mil pa­ra Ru­dolf Lil­je­quist, que lo acom­pa­ña­ría en la ta­rea de la cons­ti­tu­ción del fon­do con el que se sus­ten­tan los que más de cien años des­pués con­ti­núan sien­do los pre­mios más pres­ti­gio­sos del pla­ne­ta: los re­co­no­ci­mien­tos, co­mo de­jó es­cri­to el em­pre­sa­rio y fi­lán­tro­po sue­co, «a aque­llos que en el úl­ti­mo año ha­yan he­cho el ma­yor bien a la hu­ma­ni­dad» . Y ese be­ne­fi­cio ven­dría de los cam­pos de la Fí­si­ca, la Quí­mi­ca, la Me­di­ci­na, la Li­te­ra­tu­ra y la Paz.

La eco­no­mía mue­ve el mun­do y do­ta de ren­tas al fon­do No­bel, pe­ro na­da di­jo Al­fred so­bre re­co­no­cer teo­rías que la ex­pli­quen, esas que él su­po in­ter­pre­tar has­ta el pun­to de de­jar un le­ga­do cu­yos ré­di­tos con­ti­núan sur­tien­do a día de hoy el im­por­te de los pre­mios año a año, más de un si­glo des­pués a ra­zón de un mi­llón por ga­lar­dón.

Si a los en­car­ga­dos de lle­var a ca­bo su úl­ti­ma vo­lun­tad les lle­vó años cons­ti­tuir los pre­mios, an­te las re­ti­cen­cias de he­re­de­ros y go­bier­nos de va­rios paí­ses del mun­do en los que No­bel ha­bía cons­ti­tui­do más de no­ven­ta em­pre­sas, no fue has­ta mu­cho des­pués, en 1969, cuan­do la Eco­no­mía se in­clui­ría en la lis­ta. Coin­ci­dien­do con el tres­cien­tos aniver­sa­rio del Sve­ri­ges Riks­bank, el ban­co cen­tral de Sue­cia y también el más an­ti­guo del mun­do, en 1969 se ins­tau­ró el pre­mio de Eco­no­mía. Y se hi­zo con sus pro­pias re­glas. El di­ne­ro del ga­lar­dón no pro­ce­de del fon­do ori­gi­nal de Al­fred No­bel, sino de la apor­ta­ción del pro­pio ban­co cen­tral a es­te «a per­pe­tui­dad».

Dis­tin­ta pro­ce­den­cia y dis­tin­ta no­men­cla­tu­ra. No es el No­bel de Eco­no­mía, sino el del Pre­mio del Ban­co Cen­tral de Sue­cia en Cien­cias Eco­nó­mi­cas en Me­mo­ria de Al­fred No­bel. Lo otor­ga la Real Aca­de­mia Sue­ca de Cien­cias si­guien­do el es­pí­ri­tu que ri­ge al de los otros pre­mios. No­bel dis­pu­so que el de Li­te­ra­tu­ra lo otor­ga­se la Aca­de­mia Sue­ca, que es­tos días es­tá inmersa en po­lé­mi­ca tras el re­co­no­ci­mien­to a Bob Dy­lan; el de la Paz, el Par­la­men­to No­rue­go; el de Me­di­ci­na, el Ins­ti­tu­to Ka­ro­lins­ka de Es­to­col­mo; y el de Fí­si­ca y Quí­mi­ca, la Aca­de­mia Sue­ca de las Cien­cias.

Es el pre­mio más jo­ven de los li­ga­dos a No­bel, pe­ro también el que tie­ne una me­dia de edad de los pre­mia­dos más ele­va­da —59 años de me­dia de los ga­lar­do­na­dos en los dis­pues­tos en el tes­ta­men­to, por 67 en el de Eco­no­mía—. Han te­ni­do el pri­vi­le­gio de si­tuar­se ba­jo ese fo­co 48 pre­mia­dos, 24 de ellos a tí­tu­lo in­di­vi­dual. El de ma­yor edad — 90 años al re­ci­bir­lo en el 2007—, que sin du­da ha con­tri­bui­do a ele­var la me­dia: Leo­nid Hur­wicz. No se sa­brá por qué has­ta el año 2057. El de Eco­no­mía es, de he­cho, del que me­nos se sa­be so­bre sus de­li­be­ra­cio­nes, pues han de pa­sar, al igual que el res­to de los ga­lar­do­nes, cin­cuen­ta años pa­ra que se ha­gan pú­bli­cas las ra­zo­nes. Al ins­tau­rar­se en 1969, po­cos pre­mios han cum­pli­do los cin­cuen­ta años de vi­gen­cia.

Pa­ra ha­cer­se una com­po­si­ción de lu­gar, los académicos re­ci­ben in­for­mes ex­ter­nos, pe­ro también ha­cen sus pro­pues­tas. El pro­ce­so arran­ca en febrero y cul­mi­na con la elec­ción. En ese mo­men­to, según Pe­ter En­glund, se­cre­ta­rio en­tre el 2002 y el 2013 del co­mi­té que lo de­sig­na, cam­bia el fo­co so­bre lo que es la eco­no­mía en el día a día de la hu­ma­ni­dad y se pro­du­ce «un agra­da­ble con­tras­te» con el res­to del año, cuan­do los eco­no­mis­tas se con­si­de­ran so­bre to­do co­men­ta­ris­tas de la política eco­nó­mi­ca y otros te­mas de ac­tua­li­dad del sec­tor. El fo­co se ha pues­to una so­la una vez so­bre una mu­jer: Eli­nor Os­trom, en el 2009.

Eli­nor Os­trom, úni­ca mu­jer pre­mia­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.