La anemia del sis­te­ma de pe­nes

En Ga­li­cia so­lo que­dan 1,3 co­ti­zan­tes por ju­bi­la­do, pro­por­ción que en Es­pa­ña es de 2,2 Fre­nar el de­cli­ve de­mo­grá­fi­co y crear em­pleo de ca­li­dad, las cla­ves pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad del mo­de­lo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - Ma­rio Be­ra­men­di

En 1991, ha­ce aho­ra jus­to un cuar­to de siglo, por ca­da ju­bi­la­do ga­lle­go ha­bía ca­si tres per­so­nas ocu­pa­das que co­ti­za­ban a la Se­gu­ri­dad So­cial. Con­cre­ta­men­te, la ra­tio en­tre tra­ba­ja­do­res y pen­sio­nis­tas era de 2,81. Des­de en­ton­ces has­ta aho­ra, la pro­por­ción ha ido men­guan­do pro­gre­si­va­men­te. El es­ta­lli­do de la cri­sis eco­nó­mi­ca en el 2008 desató la tor­men­ta per­fec­ta. La com­bi­na­ción en­tre des­truc­ción de em­pleo y cri­sis de­mo­grá­fi­ca, es de­cir, fal­ta de re­le­vo en las di­fe­ren­tes cohor­tes de edad, ha he­cho que a día de hoy se ha­yan en­cen­di­do to­das las lu­ces ro­jas.

Ga­li­cia con­ta­bi­li­za ape­nas 1,3 co­ti­zan­tes por pen­sio­nis­ta, uno de los peo­res sal­dos de las úl­ti­mas dé­ca­das, y una pro­por­ción que con­tras­ta con la exis­ten­te en Es­pa­ña, al­go me­jor y que se si­túa en 2,25. Una di­fe­ren­cia que tie­ne que ver, en gran me­di­da, con el me­nor im­pac­to de la cri­sis de­mo­grá­fi­ca. Las cuen­tas te­rri­to­ria­li­za­das de la Se­gu­ri­dad So­cial, en di­fe­ren­tes gra­dos, mues­tran que la gran ma­yo­ría de las co­mu­ni­da­des pre­sen­tan dé­fi­cits con la ca­ja. Es de­cir, apor­tan mu­cho me­nos de lo que re­ci­ben. En el ca­so ga­lle­go, el des­equi­li­brio as­cien­de a 3.500 millones de euros.

Fre­nar el de­cli­ve de­mo­grá­fi­co, al­go que no da re­sul­ta­dos inmediatos a cor­to pla­zo, y ge­ne­rar em­pleo de ma­yor ca­li­dad, es de­cir, con suel­dos más al­tos y co­ti­za­cio­nes más al­tas, cons­ti­tu­yen dos vías de ac­tua­ción pa­ra ga­ran­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad del mo­de­lo.

En la ac­tua­li­dad, el pro­ble­ma no so­lo es­tri­ba en que los nue­vos em­pleos pre­ca­rios apor­tan po­co a la ca­ja, sino que los que se ju­bi­lan, los que pa­san a be­ne­fi­ciar­se del sis­te­ma, lo ha­cen con pres­ta­cio­nes al­tas, más ele­va­das in­clu­so que los que lo hi­cie­ron en las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res.

Pa­tri­cio Sán­chez, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go y miem­bro del Foro Eco­nó­mi­co de Ga­li­cia, ad­vier­te que el im­pac­to de­mo­grá­fi­co, muy vi­si­ble en el ca­so ga­lle­go, «de­be mi­ti­gar­se con una es­tra­te­gia só­li­da de cre­ci­mien­to que per­mi­ta atraer mano de obra no cua­li­fi­ca­da y cua­li­fi­ca­da». Es­to úl­ti­mo pa­sa­ría por un cam­bio de mo­de­lo que prio­ri­za­se la in­ver­sión pri­va­da y pú­bli­ca en in­no­va­ción, pe­ro ni los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios ni la de­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de las em­pre­sas ayu­dan en es­ta di­rec­ción. Es­te no es un de­ba­te nue­vo. In­clu­so en la épo­ca de va­cas gor­das se ha­bla­ba so­bre la via­bi­li­dad fu­tu­ra del mo­de­lo, un asun­to alen­ta­do tam­bién por el in­te­rés eco­nó­mi­co de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, que ven en los pla­nes pri­va­dos un su­cu­len­to ni­cho de ne­go­cio.

El des­plo­me de los in­gre­sos por la cri­sis co­lo­có es­te de­ba­te en el pri­mer plano. Pre­sio­na­do por Bru­se­las, el Go­bierno tu­vo que em­pren­der una re­for­ma a fi­na­les del 2013. En­ton­ces, Rajoy ape­ló a la ne­ce­si­dad de sal­va­guar­dar la via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca del mo­de­lo. Sin em­bar­go, la pri­me­ra me­di­da que se adop­tó fue des­li­gar la subida de las pen­sio­nes de la evo­lu­ción de los pre­cios.

Por tan­to, el ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio, tal y co­mo exi­gía Bru­se­las, era otro: re­cor­tar el gas­to pú­bli­co y cua­drar el dé­fi­cit. De he­cho, el lla­ma­do fac­tor de sos­te­ni­bi­li­dad se ha re­tra­sa­do has­ta el 2019. Se tra­ta del me­ca­nis­mo que per­mi­ti­rá cal­cu­lar la pen­sión de los fu­tu­ros ju­bi­la­dos vin­cu­lán­do­la a la evo­lu­ción de la es­pe­ran­za de vi­da, los sa­la­rios y los in­gre­sos del sis­te­ma.

Pe­se a la cre­cien­te men­gua de la hu­cha de las pen­sio­nes, has­ta aho­ra se ha lo­gra­do ga­ran­ti­zar el equi­li­brio fi­nan­cie­ro, pe­ro en el con­jun­to de la po­bla­ción me­ro­dea una pre­gun­ta de enor­me re­le­van­cia a ni­vel so­cial: si es­tá en jue­go el bie­nes­tar en la ve­jez y el de­re­cho a co­brar una pen­sión dig­na des­pués de una vi­da la­bo­ral co­ti­zan­do. Has­ta aho­ra, las dos úl­ti­mas re­for­mas del sis­te­ma han ac­tua­do por la vía del gas­to. Fue así tan­to en la em­pren­di­da por el PSOE en el 2011 co­mo la úl­ti­ma del PP.

Es­to abre el de­ba­te de si de­be ac­tuar­se por la vía de los in­gre­sos. La de­va­lua­ción sa­la­rial y la pro­li­fe­ra­ción del em­pleo a tiem­po par­cial mer­man la ca­pa­ci­dad de aho­rro de mi­les de ho­ga­res y, en con­se­cuen­cia, re­sul­ta in­via­ble que esas fa­mi­lias pue­dan ali­men­tar aho­ra con sus re­cur­sos pla­nes pri­va­dos de pen­sio­nes pa­ra ase­gu­rar­se un fu­tu­ro me­jor. Por tan­to, su bie­nes­tar de­pen­de del mo­de­lo pú­bli­co.

IM­PUES­TOS Y CO­TI­ZA­CIO­NES

Po­drían au­men­tar­se las co­ti­za­cio­nes so­cia­les. Y so­bre to­do, ac­tuar por la vía de los im­pues­tos. Hay paí­ses que fi­nan­cian con im­pues­tos cual­quier dé­fi­cit de su sis­te­ma, co­mo es el ca­so del Reino Uni­do, o que su­fra­gan to­tal o par­cial­men­te una pen­sión bá­si­ca por es­ta vía, co­mo su­ce­de en Di­na­mar­ca, Sue­cia o Fin­lan­dia.

«Pa­re­ce ob­vio que las pen­sio­nes con­tri­bu­ti­vas re­que­ri­rán, en par­te, el so­por­te im­po­si­ti­vo cuan­do los baby­boo­mers em­pe­ce­mos a ju­bi­lar­nos; hay va­rias pro­pues­tas al res­pec­to, y es un asun­to que de­be­rá re­sol­ver­se ob­je­ti­va y téc­ni­ca­men­te, pe­ro ese suplemento fi­nan­cie­ro, más allá de las co­ti­za­cio­nes, de­be­rá ha­cer­se sin que quie­bre el ca­rác­ter con­tri­bu­ti­vo del sis­te­ma, o ha­cién­do­lo lo me­nos po­si­ble», sub­ra­ya Jai­me Ca­be­za, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho del Tra­ba­jo.

Tam­bién exis­ten otros de­ba­tes abier­tos so­bre las vías pa­ra me­jo­rar la cuen­ta de la Se­gu­ri­dad So­cial. Por ejem­plo, hay quien plan­tea que al­gu­nas pres­ta­cio­nes no con­tri­bu­ti­vas de ca­rác­ter fun­da­men­tal­men­te so­cial sean fi­nan­cia­das con car­go al pre­su­pues­to y no con car­go a la ca­ja de don­de sa­len las pen­sio­nes. Otro tan­to po­dría de­cir­se de las de­duc­cio­nes o bo­ni­fi­ca­cio­nes en las co­ti­za­cio­nes so­cia­les. Se tra­ta de una ayu­da a los em­pre­sa­rios pa­ra ge­ne­rar pues­tos de tra­ba­jo. Y que en lu­gar de su­fra­gar­se con re­cur­sos del Mi­nis­te­rio de Em­pleo se fi­nan­cian tam­bién con el di­ne­ro de la Se­gu­ri­dad So­cial.

Otro de los fren­tes abier­tos pa­ra me­jo­rar la sos­te­ni­bi­li­dad del mo­de­lo de pen­sio­nes es el com­ba­te con­tra el frau­de. «Es bá­si­co lu­char con­tra la economía su­mer­gi­da y con­tra el em­pleo in­for­mal, de acuer­do con las po­lí­ti­cas de la OIT, pa­ra así for­ta­le­cer los pi­la­res del mo­de­lo pú­bli­co», sos­tie­ne Ca­be­za.

En es­te apar­ta­do, so­lo Ita­lia su­pe­raría a Es­pa­ña, em­pa­ta­da con Por­tu­gal. Se­gún Asem­pleo, la pa­tro­nal de em­pre­sas de tra­ba­jo tem­po­ral, el mer­ca­do ne­gro mo­ve­ría en Es­pa­ña unos 240.000 millones de euros, una ci­fra que equi­va­le al 20 % del pro­duc­to in­te­rior bru­to. Es­pa­ña se­ría el ter­cer país eu­ro­peo con ma­yor vo­lu­men, muy por en­ci­ma de Fran­cia (12,2 %), Ale­ma­nia (12,4 %) o el Reino Uni­do (9 %). Se cal­cu­la

La fi­nan­cia­ción con car­go a im­pues­tos, tal y co­mo su­ce­de ya en los paí­ses nór­di­cos, es una vía pa­ra su­bir in­gre­sos

que en es­tos mo­men­tos hay más de 4 millones de em­pleos ocul­tos en nues­tro país, es de­cir, no de­cla­ra­dos.

En un te­rri­to­rio con 8,4 millones de per­so­nas por en­ci­ma de los 65 años, pro­por­ción que irá en au­men­to los pró­xi­mos años, el de­ba­te so­bre qué ha­cer con las pen­sio­nes ocu­pa un lu­gar cen­tral en el or­den de prio­ri­da­des y preo­cu­pa­cio­nes so­cia­les. La OCDE ya ha ad­ver­ti­do del ries­go de em­po­bre­ci­mien­to de los ma­yo­res. Y hay vo­ces que plan­tean, in­clu­so, que el gas­to en pen­sio­nes ten­ga un blin­da­je cons­ti­tu­cio­nal, es de­cir, que se des­ti­ne un por­cen­ta­je mí­ni­mo so­bre el PIB y que es­ta­ría, de acuer­do con cálcu­los, en el en­torno del 12,5 %.

Un plan­tea­mien­to que po­dría po­ner en en­tre­di­cho el fé­rreo mar­ca­je de dis­ci­pli­na fis­cal que mar­ca Bru­se­las, par­ti­da­ria de ali­ge­rar en to­do lo po­si­ble el gas­to pú­bli­co pa­ra evi­tar ten­sio­nes con la deu­da.

En Es­pa­ña, en cam­bio, el es­ce­na­rio a me­dio y lar­go pla­zo no es na­da ha­la­güe­ño. La reali­dad pre­sen­te es que se gas­ta ca­da vez mu­cho más de lo que se in­gre­sa. Un mo­de­lo con sín­to­mas de ago­ta­mien­to, lo que obli­ga a la ne­ce­si­dad de in­tro­du­cir re­for­mas, tan­to por la vía del gas­to co­mo de los in­gre­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.