Jo­sé Fe­rrer Sa­la PRE­SI­DEN­TE DE HO­NOR DE FREI­XE­NET EL REY DEL CA­VA QUIE­RE BRIN­DAR EN PAZ

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - MER­CE­DES MORA mer­ce­des.mora@la­voz.es

Aca­ba de cum­plir 91 años, pe­ro no se rin­de. Ni se re­sig­na a que el le­ga­do que re­ci­bió de sus pa­dres ter­mi­ne en ma­nos fo­ras­te­ras. Por eso aca­ba de dar un gol­pe en la me­sa. Jo­sé Fe­rrer (Sant Sa­dur­ní d’Anoia, 1925), el úni­co miem­bro vi­vo de la se­gun­da ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia que le­van­tó las bo­de­gas Frei­xe­net, ha con­se­gui­do el di­ne­ro que lle­va­ba me­ses bus­can­do y ha pre­sen­ta­do una ofer­ta de com­pra por el 51 % del ca­pi­tal de la com­pa­ñía. Pre­ten­de así aca­bar con las ren­ci­llas que, des­de ha­ce me­ses, en­fren­tan a las tres ra­mas del clan.

El hoy pa­triar­ca se me­tió en la ha­ri­na de la empresa fa­mi­liar en 1954, a su vuel­ta del Reino Uni­do, adon­de se ha­bía tras­la­da­do pa­ra re­ma­tar su for­ma­ción tras li­cen­ciar­se en Economía por la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na. Re­ci­bió el ti­món de ma­nos de su ma­dre y de su her­ma­na Pi­lar, las en­car­ga­das de re­vi­vir la empresa tras la Gue­rra Ci­vil. Y la con­vir­tió en lo que es hoy. A fuer­za de te­na­ci­dad y per­se­ve­ran­cia, lo dos ras­gos que me­jor de­fi­nen el ca­rác­ter de es­te ca­ta­lán. Cum­plien­do así ca­si to­dos los sue­ños de su pa­dre, Pe­re Fe­rrer, el fun­da­dor de Frei­xe­net, fu­si­la­do du­ran­te la con­tien­da —tam­bién lo fue su pri­mo­gé­ni­to— por el ban­do re­pu­bli­cano.

Asu­mió la pre­si­den­cia de la bo­de­gas de las bur­bu­jas na­vi­de­ñas en 1978 y, 21 años des­pués, aban­do­na­ba la pri­me­ra lí­nea de fue­go. Pe­ro, so­lo a me­dias. Se fue, pe­ro se re­ser­vó el de­re­cho de com­pa­re­cer en el con­se­jo eje­cu­ti­vo, don­de si­guió te­nien­do la úl­ti­ma pa­la­bra en las de­ci­sio­nes de ca­la­do. Tan­to, que las reunio­nes ha­bían de pla­ni­fi­car­se en fun­ción de su apre­ta­da agen­da.

Y aho­ra, el pre­si­den­te de ho­nor — que siem­pre ha pin­ta­do mu­cho en la empresa, de la que tie­ne un 41 %— ha vuel­to a es­ce­na pa­ra aman­sar las re­vuel­tas aguas fa­mi­lia­res y ase­gu­rar­se de que la pe­que­ña bo­de­ga que con tan­to es­fuer­zo le­van­ta­ron sus pa­dres se que­da en ca­sa. Na­da de ven­der a los ale­ma­nes de Hen­kell co­mo quie­ren los He­via, los hi­jos de su her­ma­na Car­men.

Cuan­do Jo­sé se fue, di­vi­dió el­trono. Al­go que la ma­triar­ca, Do­lo­res Sa­la, nun­ca hi­zo en vi­da. Mu­rió no­na­ge­na­ria, sien­do aún pre­si­den­ta y des­pués de ha­ber pa­sa­do su úl­ti­ma mañana en es­te mun­do ca­tan­do vino. Al pie del ca­ñón. Su hi­jo, por el con­tra­rio, pre­fi­rió de­jar­lo to­do ata­do en vi­da. Y apos­tó por la paz fa­mi­liar: la pre­si­den­cia, pa­ra Jo­sé Luis Bo­net Fe­rrer, hi­jo de su her­ma­na Pi­lar; la vi­ce­pre­si­den­cia y la di­rec­ción de las fi­nan­zas pa­ra En­ri­que He­via Fe­rrer, hi­jo de su her­ma­na Car­men; pa­ra su pri­mo­gé­ni­to, Pe­dro Fe­rrer, un car­go de nue­va crea­ción, el de con­se­je­ro de­le­ga­do.

To­do cal­cu­la­do pa­ra man­te­ner la ar­mo­nía fa­mi­liar. O eso creía. Por­que con el fa­lle­ci­mien­to de sus her­ma­nas to­do sal­tó por los ai­res. Las he­ren­cias rom­pie­ron el equi­li­brio ac­cio­na­rial y lle­ga­ron las desave­nen­cias. Aho­ra el ve­te­rano bo­de­gue­ro es­pe­ra de­vol­ver las aguas a su cau­ce. Com­prar­le las ac­cio­nes a to­dos los so­bri­nos que quie­ran ven­der­las y brin­dar en paz en Na­vi­dad. Con ca­va, por su­pues­to. Fal­ta­ría más.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.