Y aho­ra, ¿qué?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - VE­NAN­CIO SALCINES Pre­si­den­te de la Es­cue­la de Fi­nan­zas

Ya hay go­bierno. Y aho­ra, ¿qué? Es­pe­ro que esa pre­gun­ta no se la ha­gan ni Ma­riano Rajoy ni los lí­de­res de Ciu­da­da­nos y PSOE, por­que los tiem­pos en que el fu­tu­ro se cons­truía yen­do a bus­car tré­bo­les de cua­tro ho­jas al cam­po ya han pa­sa­do. To­ca cen­trar las lí­neas de fu­tu­ro y con ello dar­le la vuel­ta al en­fria­mien­to eco­nó­mi­co que se es­pe­ra pa­ra el 2017, ra­len­ti­za­ción que, de con­fir­mar­se, su­pon­dría de­jar de ge­ne­rar 100.000 em­pleos. Por ello, la pri­me­ra lí­nea de diá­lo­go ten­dría que ha­ber si­do de­fi­nir la po­lí­ti­ca fis­cal de aquí a los pró­xi­mos diez años y, una vez con­sen­sua­da, tras­la­dar­la a los su­ce­si­vos pre­su­pues­tos ge­ne­ra­les del Es­ta­do. Pe­ro da­dos los tiem­pos y pla­zos en los que nos mo­ve­mos, es­to ya es im­po­si­ble, así que sen­té­mo­nos, ce­rre­mos unas cuen­tas del Es­ta­do que cu­bran el mí­ni­mo co­mún de­no­mi­na­dor de las di­fe­ren­tes fuer­zas po­lí­ti­cas y pa­se­mos a ne­go­ciar lo que es­tá por ve­nir.

Em­pe­ce­mos ha­blan­do acer­ca de dón­de sa­ca­mos los 5.500 millones que ne­ce­si­ta­mos pa­ra ajus­tar el dé­fi­cit y, aun­que con­si­de­ro ad­mi­si­bles di­fe­ren­tes so­lu­cio­nes, nin­gu­na que pa­se por cas­ti­gar la esen­cia de nues­tro es­ta­do de bie­nes­tar. La ti­je­ra pre­su­pues­ta­ria tie­ne mu­cho ca­mino que re­co­rrer an­tes de lle­gar a Sa­ni­dad y Edu­ca­ción. Po­dría em­pe­zar por re­du­cir la bu­ro­cra­cia de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, bu­ro­cra­cia que, por otra par­te, so­lo sir­ve pa­ra que cua­tro em­pre­sas es­pa­bi­la­das se que­den con la ma­yo­ría del gas­to pú­bli­co me­nu­do. Las gran­des obras son otra his­to­ria. Si si­guen fal­tan­do ideas, que se con­ti­núe por las fu­sio­nes mu­ni­ci­pa­les. La ma­yo­ría de las na­cio­nes eu­ro­peas ya van por la se­gun­da ron­da, mien­tras que no­so­tros aún no he­mos em­pe­za­do la pri­me­ra. Y si se ani­man a ello, que le den dos vuel­tas a la fi­nan­cia­ción mu­ni­ci­pal y a las li­cen­cias ur­ba­nís­ti­cas. Vin­cu­lar sus ar­cas a la cons­truc­ción so­lo ha pro­vo­ca­do que más al­cal­des de los desea­bles se pros­ti­tu­ye­sen an­te el dic­ta­do del la­dri­llo, cuan­do no di­rec­ta­men­te an­te de­ter­mi­na­dos pro­mo­to­res. Si abren la agen­da a esos es­pa­cios de me­jo­ra, que no se ol­vi­den de que, una vez re­suel­to el enigma de có­mo pa­ga­mos esos cin­co mil millones, de­be­mos en­con­trar otros 18.000 pa­ra cu­brir el dé­fi­cit que ten­drá nues­tro sis­te­ma de pen­sio­nes en el 2018. Y ya me­ti­dos en fae­na, ha­bría que re­unir al Pac­to de Toledo pa­ra di­se­ñar las ba­ses de un sis­te­ma que sea au­to­sos­te­ni­ble ba­jo nues­tra ac­tual y fu­tu­ra pi­rá­mi­de de po­bla­ción. De­ba­te que no se­rá fá­cil, pues lle­ga­rán los po­pu­lis­tas y sol­ta­rán aque­llo de «se pa­gan con los pre­su­pues­tos ge­ne­ra­les», co­mo si es­tos es­tu­vie­sen va­cíos de con­te­ni­do es­pe­ran­do que al­guien tu­vie­ra una idea fe­liz. El te­ma es muy se­rio, es­pe­re­mos que los asis­ten­tes al Pac­to es­tén a la al­tu­ra del pro­ble­ma.

Mien­tras resolvemos los gran­des des­ajus­tes fi­nan­cie­ros del Es­ta­do, no de­be­mos ol­vi­dar que la economía en ma­nos del po­der pú­bli­co ha de ser un me­dio pa­ra ge­ne­rar bie­nes­tar a la so­cie­dad. Y es­te pa­sa por­que to­dos los es­pa­ño­les no so­lo han de te­ner ac­ce­so a una edu­ca­ción y sa­ni­dad de ca­li­dad, sino que tam­bién han de per­ci­bir que esos dos gran­des sis­te­mas no los han aban­do­na­do. Es­to nos lle­va a abrir de nue­vo el de­ba­te de la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca y te­ner cla­ro cuá­les son las lí­neas ro­jas que no po­de­mos cru­zar. Una Ci­da­de da Cul­tu­ra, se cons­tru­ya don­de se cons­tru­ya, no pue­de ha­cer­se a ba­se de ge­ne­rar lis­tas de es­pe­ra en la sa­ni­dad pú­bli­ca. La muer­te no es­pe­ra y nues­tros en­fer­mos tam­po­co. Di­cho es­to, es bueno re­cor­dar que nin­gún vehícu­lo an­da más rá­pi­do por te­ner su de­pó­si­to lleno o que el di­ne­ro es­con­de las in­efi­cien­cias, pe­ro no las sub­sa­na.

Tan­tas ve­ces he es­cu­cha­do aque­llo de «no es no», que lle­gué a pen­sar que era una can­ción de rap. Aho­ra que ya no hay voz que lo en­to­ne, to­ca re­cor­dar que millones de es­pa­ño­les lle­va­mos es­pe­ran­do un año pa­ra ver có­mo nues­tra cla­se po­lí­ti­ca dia­lo­ga y pac­ta so­lu­cio­nes pa­ra los gran­des pro­ble­mas del país. Por fa­vor, no nos ha­gan es­pe­rar más.

| G. RI­VAS

La ra­len­ti­za­ción eco­nó­mi­ca po­dría po­ner en ries­go la crea­ción de unos 100.000 em­pleos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.