Alcoa se la jue­ga en la ru­le­ta ru­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Fá­ti­ma F. Pi­ñei­ro

ANÁ­LI­SIS El fu­tu­ro de 2.000 tra­ba­ja­do­res de las plan­tas de alu­mi­nio pri­ma­rio de A Co­ru­ña, San Ci­brao y Avi­lés se di­ri­mi­rá en­tre los días 14 y 18 en una subas­ta que ad­ju­di­ca­rá al me­jor pos­tor in­cen­ti­vos pa­ra aba­ra­tar la fac­tu­ra eléc­tri­ca de las in­dus­trias. Si la mul­ti­na­cio­nal no con­si­gue los su­fi­cien­tes, las fá­bri­cas de­ja­rán de ser com­pe­ti­ti­vas y ren­ta­bles y que­da­rán con­de­na­das al cie­rre

El fu­tu­ro de dos mi­lla­res de tra­ba­ja­do­res de Alcoa se di­ri­mi­rá a lo lar­go de la ter­ce­ra se­ma­na de es­te mes en una es­pe­cie de «ru­le­ta ru­sa», tér­mi­nos em­plea­dos por Juan Car­los Ló­pez Cor­ba­cho pa­ra de­fi­nir la suer­te de jue­go de azar mor­tal en que se ha con­ver­ti­do la subas­ta de in­te­rrum­pi­bi­li­dad. Cor­ba­cho es el pre­si­den­te del co­mi­té de empresa de la fá­bri­ca de A Co­ru­ña, una de las tres plan­tas de la mul­ti­na­cio­nal es­ta­dou­ni­den­se del alu­mi­nio so­bre la que pen­de la es­pa­da de Da­mo­cles del cie­rre. Pe­ro ¿qué se jue­ga Alcoa en esa pu­ja? Y, so­bre to­do, ¿qué es lo que se subas­ta? Las cla­ves se re­su­men a con­ti­nua­ción.

1 ¿QUÉ ES LO QUE SE AD­JU­DI­CA EN LA SUBAS­TA DE IN­TE­RRUM­PI­BI­LI­DAD?

Del 14 al 18 de es­te mes se subas­ta­rán blo­ques de ener­gía que da­rán de­re­cho a las em­pre­sas que re­sul­ten ad­ju­di­ca­ta­rias a dis­fru­tar el año que vie­ne de un des­cuen­to en su fac­tu­ra de ener­gía eléc­tri­ca. A cam­bio, las com­pa­ñías ac­ce­den a pres­tar el co­no­ci­do co­mo ser­vi­cio de in­te­rrum­pi­bi­li­dad (de ahí el nom­bre de la pu­ja), es­to es, a es­tar dis­po­ni­bles pa­ra des­co­nec­tar­se de la red eléc­tri­ca o a ba­jar con­su­mo ener­gé­ti­co cuan­do así lo re­quie­ra el ope­ra­dor del sis­te­ma (Red Eléc­tri­ca de Es­pa­ña). En con­cre­to, se subas­ta­rán ca­si 3.000 me­ga­va­tios in­te­rrum­pi­bles en pa­que­tes de 90 y 5.

2 ¿QUIÉ­NES PAR­TI­CI­PAN EN LA SUBAS­TA?

Fun­da­men­tal­men­te, gran­des con­su­mi­do­res de ener­gía, co­mo in­dus­trias in­ten­si­vas del ti­po de Alcoa, que de­di­ca el 40 % de los gas­tos anua­les de ex­plo­ta­ción a cos­tear su con­su­mo ener­gé­ti­co. Nin­gu­na otra empresa par­ti­ci­pan­te de­pen­de tan­to de los in­cen­ti­vos eléc­tri­cos pa­ra aba­ra­tar sus cos­tes de pro­duc­ción co­mo la mul­ti­na­cio­nal es­ta­dou­ni­den­se. De Ga­li­cia tam­bién con­cu­rren a la pu­ja la si­de­rúr­gi­ca Me­ga­sa, en­tre otras.

3 ¿CÓ­MO SE ADJUDICAN LOS BLO­QUES DE ENER­GÍA CON IN­CEN­TI­VOS?

Se tra­ta de una subas­ta com­pe­ti­ti­va a la ba­ja. Bá­si­ca­men­te, los blo­ques de ener­gía se los lle­van las em­pre­sas que es­tén dis­pues­tas a per­ci­bir me­nos in­gre­sos a cam­bio de pres­tar el ser­vi­cio de in­te­rrum­pi­bi­li­dad.

4 ¿CUÁN­TO DI­NE­RO SE RE­PAR­TE EN LA SUBAS­TA Y QUIÉN LO PAGA?

El ser­vi­cio de in­te­rrum­pi­bi­li­dad cues­ta al año 500 millones de euros, que se car­gan en el ca­pí­tu­lo de gas­tos del sis­te­ma eléc­tri­co. Ese di­ne­ro lo su­fra­gan los con­su­mi­do­res a tra­vés del re­ci­bo eléc­tri­co. Se tra­ta de uno de los ca­pí­tu­los in­clui­dos en los lla­ma­dos pea­jes de ac­ce­so, cos­tes aje­nos al pre­cio de la ener­gía, que re­pre­sen­tan en to­tal en torno al 60 % de lo que los con­su­mi­do­res do­més­ti­cos pa­gan en la fac­tu­ra de la luz.

5 ¿POR QUÉ DE­PEN­DE DE ES­TA SUBAS­TA EL FU­TU­RO DE ALCOA?

Por­que lo di­ce la empresa, que ar­gu­men­ta que si no ob­tie­ne in­cen­ti­vos su­fi­cien­tes sus fá­bri­cas de­ja­rían de ser com­pe­ti­ti­vas. En Es­pa­ña tie­ne tres, dos en Ga­li­cia (A Co­ru­ña y San Ci­brao) y una en Ovie­do. El ar­gu­men­to de la mul­ti­na­cio­nal tie­ne sen­ti­do, aun­que hay que te­ner en cuen­ta que tan­to el desa­rro­llo de la subas­ta co­mo su re­sul­ta­do fi­nal son con­fi­den­cia­les. So­lo se ha­cen pú­bli­cos da­tos ge­né­ri­cos so­bre el nú­me­ro to­tal de par­ti­ci­pan­tes y blo­ques de ener­gía asig­na­dos, no lo que pu­ja ca­da par­ti­ci­pan­te ni tam­po­co cuán­tos in­cen­ti­vos se lle­va. Así que hay que con­fiar en la pa­la­bra de la com­pa­ñía.

6 ¿QUÉ PUE­DE PA­SAR SI ALCOA NO CON­SI­GUE IN­CEN­TI­VOS SU­FI­CIEN­TES PA­RA LAS PLAN­TAS?

Na­da bueno, por­que sin in­cen­ti­vos eléc­tri­cos, las fá­bri­cas de­ja­rían de ser com­pe­ti­ti­vas y ren­ta­bles. La de es­te oto­ño se­rá la ter­ce­ra subas­ta anual de in­te­rrum­pi­bi­li­dad. El mal re­sul­ta­do de la pri­me­ra de ellas des­en­ca­de­nó a fi­na­les del 2014 una fuer­te cri­sis y la empresa ama­gó in­clu­so con ce­rrar las plan­tas de A Co­ru­ña y Avi­lés, con 400 tra­ba­ja­do­res ca­da una. La ame­na­za sur­tió efec­to y el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria, pre­sio­na­do por los go­bier­nos de Ga­li­cia y As­tu­rias, se vio obli­ga­do a con­vo­car una se­gun­da ron­da de in­cen­ti­vos. Alcoa sa­tis­fi­zo sus ne­ce­si­da­des y re­ti­ró los ex­pe­dien­tes de re­gu­la­ción de em­pleo de ex­tin­ción. Pe­ro la sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad la­bo­ral se re­pi­te ca­da año.

7 SI ALCOA CON­SI­GUE LOS IN­CEN­TI­VOS, ¿LAS FÁ­BRI­CAS ES­TÁN SAL­VA­DAS?

Eco­nó­mi­ca­men­te, sí. Aun­que el gru­po, que re­cien­te­men­te se­gre­gó sus ac­ti­vi­da­des pa­ra con­for­mar dos em­pre­sas di­fe­ren­tes (en una es­tá el ne­go­cio tra­di­cio­nal del alu­mi­nio y en otra las fá­bri­cas de pro­duc­tos de va­lor aña­di­do con des­tino a la in­dus­tria ae­ro­náu­ti­ca, en­tre otras), bus­ca com­pra­dor pa­ra las plan­tas es­pa­ño­las de alu­mi­nio pri­ma­rio. En es­te gru­po es­tán las de A Co­ru­ña, Avi­lés y una de San Ci­brao. La otra de alú­mi­na si­tua­da en es­ta mis­ma lo­ca­li­dad del con­ce­llo lu­cen­se de Cer­vo es­tá fue­ra de mer­ca­do y se­gui­ría en ma­nos de Alcoa. La mul­ti­na­cio­nal contrató co­mo ase­sor al ban­co de ne­go­cios Gold­man Sachs pa­ra en­con­trar un com­pra­dor o un so­cio in­ver­sor pa­ra las tres ins­ta­la­cio­nes. La ope­ra­ción, ini­cia­da en ma­yo pa­sa­do, es­tá a ex­pen­sas de los re­sul­ta­dos de la subas­ta. Si son ma­los, la transac­ción pue­de ver­se frus­tra­da. El po­si­ble com­pra­dor que tie­ne más po­si­bi­li­da­des de que­dar­se con las tres plan­tas es el fon­do de in­ver­sión nor­te­ame­ri­cano Atlas. Es­te gru­po ya ad­qui­rió ha­ce dos años otras dos fá­bri­cas de Alcoa en Es­pa­ña, la de Ali­can­te y la de Amo­re­bie­ta (Viz­ca­ya), que es­tán ges­tio­na­das por la so­cie­dad Alu­dium.

| M. MÍ­GUEZ

La empresa ame­na­zó con ce­rrar en el 2014

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.