«El Par­la­men­to Eu­ro­peo se hi­zo con nues­tra piedra»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - L. Mí­guez

Dos can­te­ras, en Ma­drid y en O Po­rri­ño, su­mi­nis­tran los más de 14.000 me­tros cú­bi­cos de ma­te­rial que mue­ve la empresa, pro­pie­dad de un gru­po de so­cios que con­fía en es­ta di­rec­ti­va pa­ra ca­pear una cri­sis que le ha afec­ta­do es­pe­cial­men­te. El pa­rón en la cons­truc­ción y los cam­bios en los mer­ca­dos han re­du­ci­do el ne­go­cio, pe­ro la pre­vi­sión es em­pe­zar po­co a po­co la re­cu­pe­ra­ción «La bo­nan­za que vi­vió Es­pa­ña en­tre los años 2005 y 2007 no re­gre­sa­rá, fue un es­pe­jis­mo»

Ha­blar de cri­sis es ha­blar de cons­truc­ción. Y cen­trar­se en las grúas pa­ra­das es ha­cer­lo en sus ma­te­ria­les. Mó­ni­ca Rodríguez (Vi­go, 1969) sa­be muy bien lo que es ges­tio­nar una empresa de un sec­tor que ha su­fri­do es­pe­cial­men­te la si­tua­ción eco­nó­mi­ca ac­tual por­que le ha to­ca­do vi­vir­lo al fren­te de Blockdegal, fir­ma gra­ni­te­ra con can­te­ras en O Po­rri­ño y Ma­drid que fue fun­da­da en 1979.

—Una di­rec­to­ra ge­ne­ral en un sec­tor so­bre to­do mas­cu­lino.

—En reali­dad mi for­ma­ción es en De­re­cho. La empresa es de un gru­po de so­cios en­tre los que es­ta­ba mi pa­dre, que tra­ba­jó aquí 35 años. Cuan­do lle­gó el mo­men­to me plan­teé una se­rie de op­cio­nes y ele­gí es­ta. Es un tra­ba­jo muy exi­gen­te con mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad y tie­nes que via­jar, pe­ro es un po­co mía y creo que eso in­flu­ye pa­ra que te im­pli­ques y te gus­te. En to­tal so­mos ocho so­cios y yo soy la ad­mi­nis­tra­do­ra úni­ca. Es un sec­tor en el que no hay mu­chas mu­je­res, la ver­dad, pe­ro creo que va­mos lle­gan­do po­co a po­co.

—¿Qué pro­duc­ción tie­nen?

—Ron­da­mos los 14.500 me­tros cú­bi­cos. Te­ne­mos dos can­te­ras, una en O Po­rri­ño, de las ma­yo­res, si­tua­da jun­to a la au­to­pis­ta, otra de gra­ni­to blan­co Ra­fae­la, en Ma­drid, en El Es­co­rial, con una pro­duc­ción más pe­que­ña.

—¿El mer­ca­do es ma­yo­ri­ta­rio na­cio­nal o in­ter­na­cio­nal?

—La si­tua­ción evo­lu­cio­na con el tiem­po. El gra­ni­to ro­sa Po­rri­ño por ejem­plo aho­ra no se lle­va tan­to aquí. En los 80 no ha­bía trans­for­ma­ción y en el pa­sa­do to­do se man­da­ba a los paí­ses con tra­di­ción en el sec­tor. Des­de los 90 se em­pe­za­ron a crear mu­chas fá­bri­cas y aho­ra ya la ma­yo­ría se trans­for­ma aquí. An­tes de la cri­sis el mer­ca­do in­terno es­ta­ba muy bien pe­ro aho­ra se com­pra tam­bién mu­cho de otros paí­ses pa­ra ela­bo­rar aquí. Es­pe­ra­mos que en 2 o 3 años el 50 % de la pro­duc­ción se que­de aquí.

—La cri­sis se ha no­ta­do es­pe­cial­men­te en las fir­mas vin­cu­la­das a la cons­truc­ción.

—So­bre to­do por­que la gen­te lo pri­me­ro que evi­ta es com­prar­se una ca­sa. Así que es el úl­ti­mo sec­tor en re­cu­pe­rar­se. Las em­pre­sas hi­cie­ron un es­fuer­zo y bus­ca­ron mer­ca­dos di­fe­ren­tes, pe­ro mu­chas no han so­bre­vi­vi­do.

—¿Qué ven­ta­jas tie­ne el gra­ni­to de O Po­rri­ño?

—Es un gran ma­te­rial aun­que no es­té de mo­da. Es muy uni­for­me y muy re­sis­ten­te, no sa­brías dis­tin­guir de qué zo­na fue co­gi­do. Es fá­cil tra­ba­jar con él. En oca­sio­nes ves una pie­za de otro que te pa­re­ce muy bo­ni­ta pe­ro si es pa­ra una gran su­per­fi­cie pue­de cam­biar mu­cho de to­na­li­dad y que­dar feo. Las nues­tras son can­te­ras con tec­no­lo­gía pun­ta, pe­ga­das al puer­to. La ver­dad es que se ha no­ta­do mu­cho ba­jón, en diez años se ven­de me­nos de la mi­tad. El de Ma­drid es un ma­te­rial di­fe­ren­te, es una pro­duc­ción más pe­que­ña y es­tá muy bien pa­ra de­ta­lles. Am­bos hay que sa­ber usar­los en el si­tio co­rrec­to.

—¿En qué obras po­de­mos ver su gra­ni­to?

—El Par­la­men­to Eu­ro­peo se hi­zo con nues­tra piedra y hay mu­chos más. Tam­bién hay edi­fi­cios en To­kio, por ejem­plo. Con el blan­co de Ma­drid se cons­tru­yó el Ins­ti­tu­to Fe­rial de Vi­go (Ife­vi) y la es­cul­tu­ra de la pla­za de Amé­ri­ca, en Vi­go, es nues­tra, por­que co­la­bo­ra­mos con Sil­ve­rio Ri­vas y tam­bién otros es­cul­to­res. Aun­que en las fo­tos de res­pon­sa­bles del sec­tor no es ha­bi­tual ver ros­tros fe­me­ni­nos, Mó­ni­ca Rodríguez ase­gu­ra que nun­ca se ha sen­ti­do ex­clui­da. «En mu­chas oca­sio­nes he si­do la úni­ca mu­jer en una reunión, pe­ro da igual, cuan­do ne­go­cias, ne­go­cias. Creo que apor­ta­mos co­sas nue­vas y nos com­ple­men­ta­mos, una vi­sión dis­tin­ta que es en­ri­que­ce­do­ra», ex­pli­ca es­ta di­rec­ti­va. Tie­ne cla­ro que lo im­por­tan­te es el es­fuer­zo y ase­gu­ra que a la ho­ra de po­ner­se a tra­ba­jar no hay di­fe­ren­cias de gé­ne­ro, so­lo tra­ba­jo.

—Ga­li­cia es una gran pro­duc­to­ra de gra­ni­to en Es­pa­ña pe­ro ¿sa­be­mos co­lo­car­lo y usar­lo bien?

—En ge­ne­ral se ha­ce bien, pe­ro hay oca­sio­nes en las que se co­me­ten erro­res. Han pa­sa­do ca­sos de obras pú­bli­cas que es­tá bien co­lo­ca­do pe­ro no hu­bo bue­na pres­crip­ción. Por ejem­plo, no se pue­de ele­gir un már­mol blan­do pa­ra un ae­ro­puer­to o pa­ra un ex­te­rior de un edi­fi­cio en Ale­ma­nia, por­que le en­tra­rá agua, con el frío se con­ge­la­rá y se rom­pe­rá. Po­dría­mos de­cir que se co­lo­ca bien pe­ro no siem­pre se eli­ge de for­ma co­rrec­ta.

—¿Cuán­tos em­plea­dos tie­nen?

—Aho­ra mis­mo so­mos 23 per­so­nas tra­ba­jan­do en Blockdegal pe­ro lle­ga­mos a te­ner 70 em­plea­dos en los bue­nos tiem­pos del sec­tor de la cons­truc­ción.

—¿Vol­ve­rán?

—Sin du­da se va a reac­ti­var, pe­ro creo que la bo­nan­za que vi­vió Es­pa­ña en­tre los años 2005 y 2007 no re­gre­sa­rá, fue un es­pe­jis­mo. Esos tres años fue­ron de cre­ci­mien­to de la cons­truc­ción a unas ci­fras di­fí­ci­les de re­gre­sar. Aún así, es­pe­ra­mos que en unos años se ha­ya reac­ti­va­do el con­su­mo in­terno. Sin du­da, lo peor de la cri­sis eco­nó­mi­ca ya ha pa­sa­do hoy en día. La im­pre­sión que ten­go es que es­to se em­pie­za a mo­ver.

—¿Qué pla­nes tie­nen?

—Tras rea­li­zar los ajus­tes ne­ce­sa­rios y pa­sar lo peor de la cri­sis, creo que aho­ra to­ca se­guir bus­can­do mer­ca­dos nue­vos pa­ra po­der cre­cer. Es­pe­ra­mos en cua­tro o cin­co años re­cu­pe­rar po­co a po­co par­te de los an­ti­guos ni­ve­les de pro­duc­ción y de plan­ti­lla. Hay que ex­plo­rar nue­vos mer­ca­dos, abrir­los y tam­bién man­te­ner los que tie­nes. Eso im­pli­ca via­jar mu­cho. Tam­bién dis­tri­bui­mos gra­ni­to in­dio y bra­si­le­ño, aun­que no son ci­fras re­le­van­tes.

| M.MO­RA­LE­JO

La di­rec­ti­va Mó­ni­ca Rodríguez, en la cantera que tie­ne Blockdegal en el con­ce­llo de O Po­rri­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.