El ci­ne de al­qui­ler ca­pea el tem­po­ral

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Sa­ra Ca­bre­ro

En el 2003 ha­bía 8.000 vi­deo­clubs en Es­pa­ña y unos 500 en Ga­li­cia La cri­sis y la pi­ra­te­ría han re­du­ci­do las ci­fras has­ta 500 ne­go­cios en el con­jun­to na­cio­nal y ape­nas 100 en la co­mu­ni­dad

A pe­sar de que la pi­ra­te­ría le ases­tó un gol­pe fu­nes­to ha­ce ya unos años y de que las fór­mu­las de con­su­mo de con­te­ni­dos cul­tu­ra­les han ido mu­dan­do, to­da­vía hay un gru­po de irre­duc­ti­bles que han si­do ca­pa­ces de so­bre­vi­vir a una pro­fe­sión que mu­chos ya con­si­de­ran ca­du­ca. Ha­bla­mos de los vi­deo­clubs, un sec­tor que al­gu­nos creen ex­tin­to y que sin em­bar­go se nie­ga a des­apa­re­cer.

Las ci­fras na­da tie­nen que ver con la épo­ca do­ra­da. Se­gún los da­tos que ma­ne­ja la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Em­pre­sa­rios Ma­yo­ris­tas del Sec­tor Vi­deo­grá­fi­co (Anem­se­vi), a prin­ci­pios del 2003 se con­ta­bi­li­za­ban más de 8.000 ne­go­cios de es­te ti­po en to­da Es­pa­ña, una ci­fra que se vio re­du­ci­da a los 1.500 en el 2011 y que ha que­da­do re­su­mi­da has­ta los 500 en la ac­tua­li­dad.

El com­por­ta­mien­to ha si­do muy si­mi­lar en Ga­li­cia. Ca­si­mi­ro Estévez, por­ta­voz de la dis­tri­bui­do­ra de ví­deo ga­lle­ga Estévez Se­ven y ex­per­to en es­te sec­tor, cal­cu­la que en los años más bo­yan­tes se re­par­tían por to­da la co­mu­ni­dad apro­xi­ma­da­men­te unos 500 vi­deo­clubs. La fe­roz cri­sis de los úl­ti­mos años, el aco­so de las pla­ta­for­mas de strea­ming y la pi­ca­res­ca de la pi­ra­te­ría han ido de­jan­do por el ca­mino cien­tos de ne­go­cios. Hoy en día, los que re­sis­ten no lle­gan al cen­te­nar.

Sin em­bar­go, los que si­guen ca­pean­do el tem­po­ral por­tan un men­sa­je op­ti­mis­ta. Aguan­tan. Se han renovado. Y si­guen le­van­tan­do la ver­ja ca­da día pa­ra los mu­chos clien­tes que to­da­vía dis­fru­tan del ci­ne que se al­qui­la por ho­ras. «Las co­sas han cam­bia­do mu­cho, pe­ro a día de hoy po­de­mos de­cir que las pe­lí­cu­las si­guen sien­do una de las par­tes más im­por­tan­tes de nues­tro ne­go­cio», ex­pli­ca des­de Vi­la­gar­cía de Arou­sa Ia­go Estévez, re­gen­te del vi­deo­club Sú­per 24 (has­ta ha­ce po­co co­no­ci­do co­mo Estévez Ví­deo). El ne­go­cio se ha ido ade­cuan­do a las cir­cuns­tan­cias y en los úl­ti­mos años han in­cor­po­ra­do otros ser­vi­cios pa­ra el clien­te. Ac­tual­men­te, tie­nen una tien­da 24 ho­ras y han in­clui­do en­tre sus es­tan­te­rías chu­che­rías y ser­vi­cios de te­le­fo­nía.

Los más de 5.000 tí­tu­los ci­ne­ma­to­grá­fi­cos que po­seen si­guen sien­do la jo­ya de la tien­da. A ella se acer­can ci­né­fi­los de to­das las eda­des a dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia que no pue­den vi­vir en las pla­ta­for­mas on­li­ne. «El tra­to hu­mano es nues­tro prin­ci­pal va­lor, la per­so­na que es­tá en el vi­deo­club te pue­de re­co­men­dar qué pe­lí­cu­la es­co­ger por­que aca­ba co­no­cien­do tus gus­tos y a par­tir de ahí se ge­ne­ran con­ver­sa­cio­nes so­bre ci­ne que tú en tu ca­sa con In­ter­net a lo me­jor no pue­des te­ner». Son las pa­la­bras con las que Ia­go Estévez re­su­me la gran ma­gia que to­da­vía man­tie­nen los vi­deo­clubs.

En con­tra de la sen­sa­ción ge­ne­ra­li­za­da, el per­fil de la per­so­na que en­tra en su ne­go­cio no es­tá tan mar­ca­do. No so­lo son per­so­nas ma­yo­res, ni tam­po­co ci­né­fi­los em­pe­der­ni­dos. «Nos en­con­tra­mos de to­do, so­bre to­do gen­te que bus­ca otro ti­po de con­su­mo, o gen­te que se de­ja con­quis­tar otra vez por la nos­tal­gia y quie­re dis­fru­tar de las bue­nas ex­pe­rien­cias que se vi­vían en las cua­tro pa­re­des del vi­deo­club», ex­pli­ca Estévez, quien ade­más da al­gún otro da­to pa­ra ter­mi­nar de de­rrum­bar las ideas pre­con­ce­bi­das: «La sec­ción in­fan­til fun­cio­na mu­chí­si­mo, por­que cuan­do vie­nen los ni­ños y ven la ca­rá­tu­la de la peli se en­ca­pri­chan de ella y aca­ban con­ven­cien­do a su ma­dre de lle­vár­se­la a ca­sa en al­qui­ler». Pe­ro el sec­tor si­gue pi­dien­do lo que es jus­to. Y sus de­man­das van di­rec­tas ha­cia el Go­bierno.

Exi­gen el fin de la gran la­cra de la in­dus­tria cultural, la pi­ra­te­ría. Por­que se­gún sus es­ti­ma­cio­nes, la im­pu­ni­dad an­te es­te de­li­to ya ha des­trui­do 50.000 em­pleos. Y la co­sa irá a más si no se po­ne pron­to re­me­dio. «Ha ha­bi­do al­go de vo­lun­tad por par­te de los de arri­ba, pe­ro al fi­nal ha si­do mu­cho rui­do y po­cas nue­ces», la­men­ta Car­los Gran­de, por­ta­voz de Anem­se­vi. No pi­den na­da nue­vo. So­lo po­der com­pe­tir en igual­dad de con­di­cio­nes. «Net­flix y el res­to de pla­ta­for­mas son com­pe­ti­do­res, pe­ro jue­gan tam­bién igual que no­so­tros y con­tri­bu­yen a mo­ne­ti­zar el sec­tor», sen­ten­cian des­de la aso­cia­ción. En la cor­po­ra­ción creen que pue­de ha­ber con­su­mi­dor pa­ra to­dos, siem­pre y cuan­do las re­glas del jue­go sean igua­li­ta­rias.

Mien­tras tan­to, la in­dus­tria si­gue evo­lu­cio­nan­do pa­ra in­ten­tar ta­par los hue­cos que han ido de­jan­do los ne­go­cios que nau­fra­ga­ron. «No se ha re­du­ci­do el in­te­rés por la cul­tu­ra y el lu­gar de­ja­do por los vi­deo­clubs no ha si­do ocu­pa­do por nin­gu­na otra op­ción, ni si­quie­ra por el di­gi­tal», ase­ve­ra Gran­de. To­do el sec­tor es­pe­ra que el tiem­po ha­ga jus­ti­cia. Mien­tras tan­to, los su­per­vi­vien­tes si­guen pe­lean­do.

| MÓ­NI­CA IRAGO

Ia­go Estévez es el res­pon­sa­ble del vi­deo­club Sú­per 24 en Vi­la­gar­cía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.