«La ven­ta nos per­mi­tió ex­pan­dir­nos»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Mar­cos Fi­dal­go

De ADN ga­lle­go, el em­pre­sa­rio del gru­po Rubaiyat ad­mi­nis­tra un ver­da­de­ro im­pe­rio gastronómico que atien­de a al­re­de­dor de un mi­llón de clien­tes al año. La his­to­ria de es­te ne­go­cio la ini­ció su pa­dre, Be­lar­mino Igle­sias, un em­pren­de­dor ga­lle­go que via­jó a Bra­sil

Be­lar­mino Fil­ho tie­ne dos te­lé­fo­nos, uno pa­ra los asun­tos de Bra­sil y otro pa­ra los de Es­pa­ña. Sus hi­jos vi­ven en Ma­drid, don­de fun­cio­na des­de el 2005 el pri­mer res­tau­ran­te Rubaiyat abier­to fue­ra del Bra­sil. Hoy ya son nue­ve se­des en cin­co paí­ses, un ver­da­de­ro im­pe­rio gastronómico que atien­de al­re­de­dor de un mi­llón de clien­tes al año.

La his­to­ria del Rubaiyat co­men­zó a ser cons­trui­da por el pa­dre de Be­lar­mino (Be­lar­mino Igle­sias), un ga­lle­go que via­jó a Bra­sil con so­lo un dó­lar en el bol­si­llo. En São Pau­lo, Be­lar­mino pa­dre tra­ba­jó de al­ba­ñil, ven­de­dor y ca­ma­re­ro, an­tes de em­pe­zar co­mo so­cio en el Rubaiyat, en el año 1957. Cin­co años des­pués, de­ci­dió com­prar la par­te de los otros ac­cio­nis­tas y asu­mir el res­tau­ran­te, con­vir­tién­do­lo, a lo lar­go de las dé­ca­das, en uno de los más so­fis­ti­ca­dos y re­co­no­ci­dos de la ciu­dad.

En el 2012, des­pués de que su pa­dre su­frie­ra un in­far­to ce­re­bral, Be­lar­mino Fil­ho pa­só a con­tro­lar los ne­go­cios. Ac­tual­men­te, él y su her­mano Car­los po­seen un 30 % de par­ti­ci­pa­ción en el Rubaiyat. Ven­die­ron el 70 % res­tan­te al gru­po es­pa­ñol de in­ver­so­res Mer­ca­pi­tal. Es­ta ope­ra­ción per­mi­tió al im­pe­rio que ini­ció un emi­gran­te ga­lle­go en Bra­sil am­pliar a cua­tro res­tau­ran­tes más, dos de ellos fue­ra de Bra­sil (uno en Santiago de Chi­le y otro en la Ciu­dad de Mé­xi­co).

—¿Có­mo co­men­zó su re­la­ción con el res­tau­ran­te?

—Mis her­ma­nos y yo cre­ci­mos den­tro del Rubaiyat, ju­gan­do con los ca­ma­re­ros. En nues­tra fa­mi­lia no ha­bía ocio, so­lo tra­ba­jo, éra­mos la tí­pi­ca fa­mi­lia ga­lle­ga. Mi pa­dre no que­ría ba­jo nin­gún con­cep­to que si­guié­ra­mos sus pasos. Él que­ría que es­tu­diá­ra­mos y fue lo que hi­ci­mos. Fre­cuen­ta­mos los me­jo­res co­le­gios de Bra­sil, an­tes de tras­la­dar­nos a Lon­dres, don­de com­ple­men­ta­mos nues­tros es­tu­dios.

—¿Y cuán­do em­pe­zó a tra­ba­jar en el Rubaiyat?

—Te­nía 23 años, tra­ba­ja­ba en un ban­co en aque­lla épo­ca, en 1982. Una no­che, yen­do de Ga­li­cia a Ma­drid en un tren ca­ma, mi pa­dre di­jo que iba a ven­der los res­tau­ran­tes cuan­do re­gre­sa­ra a São Pau­lo. Le di­je que se­ría un pé­si­mo ne­go­cio, ex­pli­cán­do­le que ven­dría una in­fla­ción que iba a co­mer­le to­do el ren­di­mien­to de las ven­tas. Cuan­do lle­ga­mos a Ma­drid, me di­jo que aquel que no ven­de com­pra de nue­vo y me ofre­ció un 10 % del res­tau­ran­te. Yo acep­té y así em­pe­cé a tra­ba­jar con él, si­guien­do to­dos sus acier­tos y erro­res. Es­tu­vi­mos jun­tos en to­das las ale­grías, lo­cu­ras y de­cep­cio­nes.

—¿Có­mo fue la re­la­ción con su pa­dre en los ne­go­cios?

—Ba­jo un ár­bol fron­do­so es di­fí­cil con­se­guir un lu­gar al sol. So­lo fue a los 50 años, tras asu­mir el pa­pel de ges­tor, cuan­do me vol­ví pa­dre de mi pa­dre. —Siem­pre me de­cía que yo te­nía que dar ejem­plo; tie­nes que ser un mo­de­lo pa­ra tus em­plea­dos. Nun­ca te em­bo­rra­ches, el res­tau­ran­te es tu lu­gar de tra­ba­jo. De­cía tam­bién que te­nía­mos que ser co­rrec­tos y jus­tos, pe­ro sin per­mi­tir que un clien­te fal­ta­ra el res­pe­to.

—¿Có­mo fue la ven­ta al fon­do Mer­ca­pi­tal?

—La ven­ta nos per­mi­tió ex­pan­dir la empresa, hoy es­ta­mos en cin­co paí­ses: Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Chi­le, Mé­xi­co y Es­pa­ña. Pe­ro al prin­ci­pio nos do­lió, ven­der nun­ca es fá­cil. No obs­tan­te, des­pués pu­de res­pi­rar. Mi pa­pel hoy es ase­gu­rar el buen fun­cio­na­mien­to de la com­pa­ñía, al­go que me obli­ga a via­jar bas­tan­te pa­ra ver có­mo van las ca­sas. Soy una es­pe­cie de ca­ma­re­ro vo­la­dor.

—¿Có­mo es su re­la­ción con los res­tau­ran­tes?

—Di­go que son mis 9 hi­jos. A ve­ces lle­go can­sa­do tras un vue­lo de 10 ho­ras y, aun­que dan que­bra­de­ros de ca­be­za, me dan mu­cha ener­gía. Es­ta es mi vi­da y amo lo que ha­go.

—¿Y cuál se­ría su prin­ci­pal mo­ti­va­ción co­mo ges­tor?

—Se­guir per­pe­tuan­do es­te ne­go­cio. Es­te es mi sue­ño.

—¿Cuán­tos em­plea­dos tie­ne hoy Rubaiyat?

—Son mil tra­ba­ja­do­res, to­dos for­ma­dos en el Rubaiyat. No hay un ca­ma­re­ro, un je­fe de co­ci­na si­quie­ra que vi­nie­ra de fue­ra. In­di­rec­ta­men­te, tam­bién so­mos res­pon­sa­bles de 310 ni­ños en edad es­co­lar, los de ca­da uno de nues­tros em­plea­dos. Aquí nin­gún hi­jo de em­plea­do se que­da sin es­tu­diar. Ade­más, te­ne­mos una fun­da­ción en Ga­li­cia que ad­mi­nis­tra­mos con el apo­yo de la Xun­ta. Por eso di­go que nues­tra vo­ca­ción va mu­cho más allá de ser­vir a los clien­tes.

—¿Có­mo se es­tán en­fren­tan­do a la cri­sis fi­nan­cie­ra que vi­ve Bra­sil?

—Es­tá sien­do un año muy di­fí­cil, tu­vi­mos una caí­da de un 15 % en el nú­me­ro de clien­tes. No obs­tan­te, he­mos apren­di­do mu­cho de es­ta cri­sis.

—¿Qué lec­cio­nes les ha de­ja­do la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de Es­pa­ña?

—La cri­sis en Es­pa­ña nos dio agi­li­dad, nos en­se­ñó que es pre­ci­so in­ter­ve­nir rá­pi­da­men­te, y que hay que te­ner un plan de con­tin­gen­cia pa­ra en­fren­tar to­das las si­tua­cio­nes po­si­bles.

—¿Qué in­fluen­cia cree que tie­nen sus orí­ge­nes ga­lle­gos en los ne­go­cios?

—La de­ter­mi­na­ción. Es al­go que lle­vo con­mi­go en mi ADN. El ca­rác­ter rús­ti­co de la gas­tro­no­mía de Ga­li­cia tam­bién es al­go que nos ha in­fluen­cia­do mu­cho. Si fué­ra­mos emigrantes ca­ta­la­nes, por ejem­plo, creo que se­ría­mos un res­tau­ran­te más so­fis­ti­ca­do. Pe­ro no, so­mos una ver­da­de­ra ta­ber­na ga­le­ga.

—¿Tie­nen pre­vis­to abrir al­gún nue­vo res­tau­ran­te?

—Aho­ra mis­mo es­ta­mos en un mo­men­to de con­so­li­da­ción. Pe­ro pa­ra el pró­xi­mo año pen­sa­mos en abrir un nue­vo res­tau­ran­te en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, qui­zá en Lis­boa.

—¿Via­ja re­gu­lar­men­te a Ga­li­cia?

—Si, vuel­vo a Ga­li­cia siem­pre que pue­do. Es­te año es­tu­ve con mis hi­jos du­ran­te la co­se­cha de las uvas. En Ga­li­cia en­cuen­tro una paz que no sé de dón­de vie­ne. Es el lu­gar don­de me­jor duer­mo.

An­tes de ini­ciar la en­tre­vis­ta, Be­lar­mino Fil­ho pi­de una botella de Pa­zo de Ri­vas, el vino pro­du­ci­do por la fa­mi­lia en la pro­pie­dad que man­tie­ne en su tie­rra na­tal, la al­dea lu­cen­se de San Mi­guel de Ro­sen­de, don­de los Igle­sias tam­bién ad­mi­nis­tran una es­cue­la de hos­te­le­ría.

| MAR­COS FI­DAL­GO

Be­lar­mino Igle­sias, Fil­ho, en el pri­mer res­tau­ran­te de la ca­de­na, ubi­ca­do en Sao Pau­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.