LA ELEC­CIÓN DE TRUMP SA­CU­DE LA ECO­NO­MÍA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Ce­drón

Al­gu­nas de las me­di­das pro­tec­cio­nis­tas pro­pues­tas por el nue­vo pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se po­drían co­li­sio­nar con el in­te­rés de sus alia­dos en el Con­gre­so; la Re­ser­va Fe­de­ral, eso sí, ha al­te­ra­do ya su agen­da tras los co­mi­cios.

Al­gu­nas me­di­das pro­tec­cio­nis­tas que ha pro­pues­to en cam­pa­ña cho­can con el in­te­rés de sus alia­dos en el Con­gre­so De mo­men­to, su elec­ción ha al­te­ra­do la agen­da de la Re­ser­va Fe­de­ral La prohi­bi­ción del en­vío de re­me­sas a Mé­xi­co po­dría da­ñar se­ria­men­te la eco­no­mía de ese país, las­ti­man­do so­bre to­do a las cla­ses más po­bres, que vi­ven de ello

Los som­bre­ros de Goo­ring Brot­hers son fa­mo­sos en Chica­go. La mar­ca na­ci­da en Pit­ts­burg (Pen­sil­van­ya) en 1895 ha pro­te­gi­do la ca­be­za de mi­les de per­so­nas a lo lar­go de los años. Pe­ro ha­ce tiem­po que en­tre su nu­me­ro­so stock hay más de una pie­za «ma­de in Chi­na». Lo mis­mo pa­sa con los ves­ti­dos de di­se­ña­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos co­mo Dia­na von Fus­tem­berg o Cal­vin Klein. Por no ha­blar de al­gu­nos de los pro­duc­tos Ap­ple que se ex­hi­ben en la lu­jo­sa tien­da de la mul­ti­na­cio­nal en North Ave­nue. En un mer­ca­do ca­da vez más glo­bal, ha­ce tiem­po que los nor­te­ame­ri­ca­nos, co­mo el res­to del pla­ne­ta, se han acos­tum­bra­do a com­prar esos pro­duc­tos ob­vian­do mi­rar la eti­que­ta. Pe­ro aho­ra, en un país en el que las di­ná­mi­cas del li­bre co­mer­cio es­tán to­tal­men­te en­rai­za­das, to­ma­rá el ti­món a par­tir de enero Do­nald Trump. La cues­tión es que, en par­te, ha lle­ga­do al po­der gra­cias a enar­bo­lar un pro­gra­ma de me­di­das pro­tec­cio­nis­tas di­ri­gi­das a con­quis­tar a aque­llos que per­die­ron el sue­ño ame­ri­cano. Pe­ro mu­chas de las re­for­mas que pre­ten­de po­drían que­dar­se en eso: un sue­ño. So­lo ha­brá que es­pe­rar y ver. Lo que ya ha pro­vo­ca­do la elec­ción de un hom­bre con el que nun­ca se sa­be es una al­te­ra­ción en la agen­da de la Re­ser­va Fe­de­ral. Co­mo ex­pli­can los dia­rios eco­nó­mi­cos, la pro­ba­bi­li­dad de una subida de ti­pos pa­ra di­ciem­bre ha caí­do del 80 al 50 %, un mo­vi­mien­to que va en pa­ra­le­lo a una subida del eu­ro fren­te al dó­lar, has­ta al­can­zar un cam­bio de 1,13 dó­la­res.

Pe­ro más allá de eso, una de las pro­pues­tas lan­za­das a bom­bo y plan­ti­llo du­ran­te la cam­pa­ña, aun­que en reali­dad no se ha pa­ra­do a de­ta­llar­la, es el en­du­re­ci­mien­to a me­dio pla­zo de los tra­ta­dos de in­ter­cam­bio de pro­duc­tos abier­tos con Chi­na, Ca­na­dá o Mé­xi­co. La idea de Trump es vol­ver a fa­bri­car en sue­lo nor­te­ame­ri­cano, una me­di­da con la que pro­me­tió que cre­ce­rían las ta­sas de em­pleo en in­dus­trias co­mo el au­to­mó­vil, la tec­no­lo­gía o el pro­pio tex­til, aho­ra des­lo­ca­li­za­das a ter­ce­ros paí­ses. Pe­ro pro­ba­ble­men­te ese plan a me­dio pla­zo cho­ca­rá con un mu­ro todavía peor que el que que­ría cons­truir con fon­dos de Mé­xi­co pa­ra pro­te­ger la fron­te­ra del Río Gran­de: sus alia­dos en el Con­gre­so. Co­mo ex­pli­ca el pe­rio­dis­ta Fran­cis­co de Zá­ra­te en Cla­rín alu­dien­do a la bi­tá­co­ra de Ian Brem­mer, «las per­so­nas a las que per­ju­di­ca­ría esa me­di­da tie­nen tan­to po­der en el Con­gre­so co­mo pa­ra que no pros­pe­re».

Lle­var­lo a ca­bo po­dría ser un ar­ma do­ble por­que las em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas per­de­rían com­pe­ti­ti­vi­dad en el ex­tran­je­ro. Por no ha­blar de que Chi­na po­dría to­mar la re­van­cha obs­ta­cu­li­zan­do la pre­sen­cia de em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas en su país o re­for­zan­do el co­mer­cio con alia­dos co­mo Aus­tra­lia o In­dia en de­tri­men­to de Es­ta­dos Uni­dos. La gue­rra co­mer­cial es­ta­lla­ría de in­me­dia­to.

Pe­ro su plan de me­di­das pro­tec­cio­nis­tas va mu­cho más allá. Pa­ra en­con­trar una de las más po­pu­lis­tas no hay que bus­car mu­cho, por­que tan­to Ca­na­dá co­mo Mé­xi­co, los dos paí­ses afec­ta­dos, han res­pon­di­do ya a su pre­sun­ta y fu­tu­ra pues­ta en mar­cha. Es la de re­for­mu­lar los Tra­ta­dos de Li­bre Co­mer­cio con Amé­ri­ca del Nor­te y con Eu­ro­pa. Su idea es pro­te­ger los pro­duc­tos au­tóc­to­nos fren­te al im­por­ta­do. No ten­dría pa­ra ello ni que echar mano de una subida de aran­ce­les del 10 %, al­go que co­mo ex­pli­ca el in­ves­ti­ga­dor del Real Ins­ti­tu­to El­cano Miguel Ote­ro, ya hi­zo Ni­xon. Bas­ta­ría, por ejem­plo en el sec­tor ali­men­ta­rio, con po­ner unas me­di­das sa­ni­ta­rias más es­tric­tas aún que las hay con pro­duc­tos co­mo el ja­món.

Pe­ro eso no so­lo cho­ca­ría con las reglas de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio (OMC). Tam­bién con lo de­fen­di­do en su mo­men­to por el que se­ría vi­ce­pre­si­den­te, Mi­ke Pen­ce. Pe­ro bas­ta re­pa­sar los nú­me­ros: el valor del in­ter­cam­bio co­mer­cial Es­ta­dos Uni­dos- Mé­xi­co al­can­zó el año pa­sa­do los 531.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Con Ca­na­dá fue de 670.000.

Fue­ra de las con­se­cuen­cias ma­cro­eco­nó­mi­cas, so­lo los su­per­mer­ca­dos, las tien­das de de­li­ca­tes­sen o los nue­vos ba­res de­gus­ta­ción ten­drían que cam­biar tan­to sus li­nea­les co­mo el me­nú. No hay que bus­car mu­cho pa­ra en­con­trar Es­tre­lla Ga­li­cia en Chica­go. Bas­ta con acer­car­se al Byn­nies, una li­co­re­ría que tie­ne lo­ca­les re­par­ti­dos por to­da la ciu­dad. Y no so­lo hay Es­tre­lla, hay tam­bién 1906. Lo mis­mo ocu­rre con las con­ser­vas de Frin­sa o con un al­ba­ri­ño. La pre­sen­cia de pro­duc­tos ga­lle­gos o es­pa­ño­les co­mo el ja­món de ja­bu­go en Es­ta­dos Uni­dos tam­bién po­dría ver­se afec­ta­da en fa­vor del ja­món cu­ra­do en Ohio al «Spain sty­le».

EL EN­VÍO DE RE­ME­SAS

Las po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas del todavía inex­pli­ca­do al de­ta­lle pro­gra­ma Trump afec­ta­rán so­bre to­do a La­ti­noa­mé­ri­ca y, con­cre­ta­men­te, a los me­xi­ca­nos. La prohi­bi­ción del en­vío de re­me­sas po­dría da­ñar se­ria­men­te la eco­no­mía del país por­que esa es su prin­ci­pal fuen­te de di­vi­sas. Jus­to an­tes de la elec­ción, los en­víos cre­cie­ron de for­ma no­ta­ble. Es­ta se­ma­na el dó­lar lle­gó a co­ti­zar­se ya a 25 pe­sos. «Pa­ra los que va­mos allá de va­ca­cio­nes es­tá muy bien, pe­ro pa­ra el po­bre hom­bre que ga­na un suel­do en pe­sos... Qué va a ha­cer o qué va­mos a ha­cer los que man­da­mos di­ne­ro a la fa­mi­lia. Có­mo le pa­go el cen­tro a mi ma­ri­do con alz­héi­mer», se la­men­ta­ba es­ta se­ma­na una tra­ba­ja­do­ra del sec­tor de la lim­pie­za con do­ble na­cio­na­li­dad. Fren­te a es­te es­ce­na­rio, lo que al­gu­nos ana­lis­tas me­nos ca­tas­tro­fis­tas se plan­tean en el plano eco­nó­mi­co es ¿no se­rá Do­nald Trump otro Ber­lus­co­ni?

| YU­RI GRIPAS

La elec­ción de Trump ha sa­cu­di­do la eco­no­mía mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.