EL MI­LLO­NA­RIO ANÓ­NI­MO

Jo­sé Ma­ría Aris­train de la Cruz IN­DUS­TRIAL VAS­CO DEL ACE­RO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA -

La Fis­ca­lía de Ma­drid quie­re que se pa­se 64 años a la som­bra. Y que pa­gue una mul­ta de 1.190 mi­llo­nes de euros. Amén de abo­nar otros 211 en concepto de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil. Y to­do por ha­ber de­frau­da­do —pre­sun­ta­men­te, cla­ro— a Ha­cien­da 211 mi­llo­nes en­tre el 2005 y el 2009. Ahí es na­da.

Ha­bla­mos de Jo­sé Ma­ría Aris­train de la Cruz (Ola­be­rría, Gui­púz­coa, 1963) prin­ci­pal ac­cio­nis­ta pri­va­do del gi­gan­te Ar­ce­lor Mit­tal.

Es el in­dus­trial vas­co del ace­ro uno de esos mi­llo­na­rios de to­da la vi­da. El di­ne­ro le vie­ne de cu­na. Es hi­jo de Jo­sé Ma­ría Aris­train Noain, el hom­bre he­cho a sí mis­mo que se ca­só con la hi­ja de un cha­ta­rre­ro y aca­bó le­van­tan­do to­do un se­ñor im­pe­rio del ace­ro a par­tir de su Fun­di­ción JM Aris­train, la fir­ma que creó en 1955, cuan­do na­die da­ba un du­ro por los al­tos hor­nos. Tan­to di­ne­ro ama­só, que en 1980 era ya el se­gun­do hom­bre más ri­co de Es­pa­ña, so­lo por de­trás de Jo­sé Ma­ría Rui­zMa­teos. Pe­ro no lo dis­fru­tó co­mo hu­bie­ra que­ri­do. Mu­rió en 1986, a los 69 años. En un ac­ci­den­te de he­li­cóp­te­ro. Cuan­do so­bre­vo­la­ba la Costa Azul de vuel­ta a ca­sa pro­ce­den­te del fes­ti­val de Can­nes.

El pa­triar­ca era viu­do, y su des­apa­ri­ción de­jó las rien­das del ne­go­cio en ma­nos del pri­mo­gé­ni­to. Te­nía so­lo 24 años. Con él ya al ti­món, ven­drían los años con­vul­sos pa­ra el sec­tor. Eta­pa que Jo­sé Ma­ría Aris­train de la Cruz apro­ve­chó pa­ra, al ca­lor de las pri­va­ti­za­cio­nes y las fu­sio­nes, en­trar pri­me­ro en Ace­ra­lia, des­pués en Ar­ce­lor y, fi­nal­men­te, en Ar­ce­lor Mit­tal, la ma­yor em­pre­sa mun­dial del ace­ro, de la que po­see al­re­de­dor de un 3 %. Po­co más se sa­be de él. Es­tá Aris­train en el dis­pa­ra­de­ro de Ha­cien­da por, en­tre otras co­sas, ha­ber tras­la­da­do su re­si­den­cia fis­cal a Sui­za pa­ra evi­tar pa­gar aquí los im­pues­tos de su co­lo­sal for­tu­na. Allí, en la ex­clu­si­va es­ta­ción in­ver­nal de Gs­taad, po­see una de las ca­sas más ca­ras de la zo­na (unos 65 mi­llo­nes de euros). Pe­ro se man­tie­ne des­de el fis­co que nun­ca ha pa­sa­do allí los seis me­ses que le exi­ge la ley. Y es que al in­dus­trial vas­co le ti­ra mu­cho Es­pa­ña. El sur, so­bre to­do. En An­da­lu­cía tie­ne una ca­sa pa­la­cio en el cen­tro de Se­vi­lla y una ga­na­de­ría de li­dia. Y en Cá­ce­res es due­ño de Val­de­puer­cas, una de las fin­cas más gran­des del país. Allí se ca­za y se crían ca­ba­llos. En su vas­ta ex­ten­sión se es­tre­lló una vez un ca­za mi­li­tar Eu­ro­figh­ter. Y has­ta se en­con­tró un zu­lo de ETA.

Pre­ci­sa­men­te de la ro­tun­da ne­ga­ti­va de su pa­dre a pa­sar por el aro de la ban­da te­rro­ris­ta y pa­gar el mal lla­ma­do im­pues­to re­vo­lu­cio­na­rio le vie­ne a los Aris­train su ob­se­sión por la se­gu­ri­dad.

Hom­bre dis­cre­to don­de los ha­ya, em­pe­ña­do siem­pre en man­te­ner su vi­da le­jos de los fo­cos —ape­nas si hay fo­tos de él—, de­be an­dar aho­ra con­tra­ria­do con la de Ha­cien­da.

ABRAL­DES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.