Im­pul­so in­mo­bi­lia­rio

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA -

En un país co­mo el nues­tro, en el que la cos­tum­bre y, tal vez, la fal­ta de for­ma­ción fi­nan­cie­ra li­mi­tan fuer­te­men­te la di­ver­si­dad de los ins­tru­men­tos de in­ver­sión, la re­cu­pe­ra­ción de las ven­tas de vi­vien­das per­mi­te a mu­chos di­ri­gen­tes ser op­ti­mis­tas so­bre el in­me­dia­to fu­tu­ro eco­nó­mi­co. Con sep­tiem­bre ya son 25 me­ses de in­cre­men­to con­ti­nua­do en el co­mer­cio re­si­den­cial, de mo­do que el tre­men­do to­bo­gán que di­bu­ja la grá­fi­ca de las ven­tas de pi­sos a par­tir de enero del 2007 ya pa­só ha­ce tiem­po del va­lle y se en­cuen­tra a mi­tad de subida. Tam­bién es cier­to que más del 80 % de esas ope­ra­cio­nes se cie­rran con vi­vien­das usa­das, y la re­ser­va de pi­sos de es­te ti­po pendientes de ven­ta pa­re­ce que todavía es de­ma­sia­do im­por­tan­te co­mo pa­ra dar­le al­go de áni­mo a la cons­truc­ción, que tan im­por­tan­te ha si­do tra­di­cio­nal­men­te en la crea­ción de em­pleo.

¿De­be­mos es­pe­rar que vuel­va a ser la cons­truc­ción, y es­pe­cial­men­te la cons­truc­ción re­si­den­cial, el mo­tor eco­nó­mi­co del país? Po­si­ble­men­te, todavía no. Y en el fu­tu­ro, tam­po­co es­tá cla­ro. En la épo­ca de Za­pa­te­ro se crea­ron es­pe­ran­zas so­bre un por­ve­nir ajeno al la­dri­llo que tan­tos dis­gus­tos nos ha da­do, con su ten­den­cia, a pe­sar de la fí­si­ca, a in­flar­se co­mo el chi­cle. Sin em­bar­go, los sig­nos de que se va­ya a cons­ti­tuir una eco­no­mía tec­no­ló­gi­ca, de al­to valor aña­di­do, pa­ra unos re­cur­sos hu­ma­nos al­ta­men­te cua­li­fi­ca­dos, no aca­ban de ver­se. Sí se ve, re­pe­ti­mos, el re­pun­te de la ven­ta de pi­sos.

Cam­biar los mar­cos de pen­sa­mien­to es bas­tan­te di­fí­cil. La elec­ción de Ra­món Es­pi­nar co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos en Ma­drid, en­tre otras co­sas, de­mues­tra que el asun­to de com­prar un pi­so y lue­go ven­der­lo ob­te­nien­do plus­va­lías no rom­pe es­que­mas ni ge­ne­ra re­pug­nan­cia ni si­quie­ra en me­dio de la al­ta exi­gen­cia éti­ca y la fuer­te pul­sión por el cam­bio que ri­ge en­tre los mi­li­tan­tes del par­ti­do mo­ra­do. El fu­tu­ro in­me­dia­to, por tan­to, se­gui­rá te­nien­do bas­tan­te de la­dri­llo y pa­le­ta. Eso sí, re­ce­ban­do con pru­den­cia, pa­ra que no sal­gan bur­bu­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.