Las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de Mr. Trump

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

No hay du­da de que la fa­mo­sa re­be­lión con­tra las éli­tes es­tá al­can­zan­do una fa­se, di­ga­mos, re­so­lu­ti­va. El vo­to que ex­pre­sa un hon­do ma­les­tar ra­di­cal, y que tie­ne mu­cho que ver con la per­cep­ción de desigualdad y con la eco­no­mía del mie­do, avan­za con fuer­za por to­do el mun­do, ca­na­li­zán­do­se de las for­mas más des­con­cer­tan­tes (¿un mul­ti­mi­llo­na­rio cu­ya for­tu­na es de ori­gen du­do­so co­mo ada­lid de los an­ti­sis­te­ma?). En cual­quier ca­so, aho­ra que es­ta­mos an­te un he­cho con­su­ma­do de­be­mos pre­gun­tar­nos, pa­ra­fra­sean­do a J. M. Key­nes, por cuá­les se­rán las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de Mr Trump.

El ma­yor mo­ti­vo de in­quie­tud que pro­vo­ca la lle­ga­da del nue­vo pre­si­den­te es sin du­da su ca­rác­ter en gran me­di­da im­pre­de­ci­ble. ¿Apli­ca­rá su pro­gra­ma? Pe­ro exac­ta­men­te, qué pro­gra­ma, por­que si por al­go se ha ca­rac­te­ri­za­do su pro­pues­ta elec­to­ral ha si­do por la fal­ta de cuan­ti­fi­ca­ción de ob­je­ti­vos. La con­di­ción un tan­to bra­vía del per­so­na­je y, so­bre to­do, la au­sen­cia de me­ca­nis­mos de com­pen­sa­ción en el ta­ble­ro po­lí­ti­co —da­da la ma­yo­ría cla­ra de su par­ti­do en las dos cá­ma­ras— no anun­cian na­da bueno. En to­do ca­so, si nos fi­ja­mos en su pro­yec­to de ca­ra al fren­te in­terno de la pro­pia eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na, des­ta­ca so­bre­ma­ne­ra su plan de re­du­cir, na­da me­nos que en 20 pun­tos, el im­pues­to de so­cie­da­des; te­nien­do en cuen­ta que al mis­mo tiem­po pro­po­ne el au­men­to del gas­to, so­bre to­do en in­fra­es­truc­tu­ras (en lo cual acier­ta), no ca­be es­pe­rar sino un no­ta­ble de­te­rio­ro en los des­equi­li­brios fis­ca­les. Al­gu­nos cálcu­los fia­bles apun­tan a que la deu­da pú­bli­ca del país, ac­tual­men­te al­go por en­ci­ma del 100 % del PIB, se dis­pa­ra­ría has­ta el 143 % en un de­ce­nio en el ca­so de lle­var­se a ca­bo sus pro­pues­tas.

Pe­ro el as­pec­to más im­por­tan­te es el que afec­ta di­rec­ta­men­te a las ten­den­cias de la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal. La po­si­bi­li­dad de que es­te­mos an­te una fe­cha que que­de re­co­gi­da —di­fí­cil­men­te pa­ra bien— en los li­bros de his­to­ria tie­ne que ver con el he­cho de que, por pri­me­ra vez en mu­chas dé­ca­das, lle­ga a la Ca­sa Blan­ca un ge­nuino ais­la­cio­nis­ta. Sal­vo gran sor­pre­sa, los nue­vos tra­ta­dos co­mer­cia­les del Pa­cí­fi­co y el Atlán­ti­co pue­den dar­se por muer­tos y en­te­rra­dos, lo cual, pe­se a al­gu­nos as­pec­tos po­co acep­ta­bles por los que ha es­ta­do avan­zan­do su ne­go­cia­ción (so­bre to­do en el ca­so del TTIP), po­dría dar lu­gar fá­cil­men­te a una es­ca­la­da de di­sen­sio­nes, y aca­so tam­bién re­pre­sa­lias, en­tre los gran­des paí­ses y blo­ques: al­go que se ha ve­ni­do tra­tan­do de evi­tar, y con bas­tan­te éxi­to, des­de el co­mien­zo de la cri­sis en el 2008.

En cual­quier ca­so, a po­co que el nue­vo pre­si­den­te cum­pla sus pro­me­sas elec­to­ra­les, un apre­cia­ble au­men­to de las ba­rre­ras co­mer­cia­les fren­te a la com­pe­ten­cia de Chi­na, Amé­ri­ca La­ti­na o Eu­ro­pa es al­go se­gu­ro. De mo­do que es fá­cil pre­de­cir que los flu­jos de mer­can­cías y, mu­cho más aún, los mo­vi­mien­tos trans­na­cio­na­les de per­so­nas, evo­lu­cio­na­rán a la ba­ja en el pró­xi­mo fu­tu­ro. Con to­do, no de­be ol­vi­dar­se que el as­pec­to más im­por­tan­te —y des­de lue­go, más pro­ble­má­ti­co— de la glo­ba­li­za­ción ra­di­ca en los mer­ca­dos de ca­pi­tal, y de eso Trump ape­nas ha ha­bla­do, más allá de una cier­ta re­tó­ri­ca, no muy creí­ble, con­tra Wall Street.

Pe­ro es­to úl­ti­mo no quie­re de­cir que a las fi­nan­zas, nor­te­ame­ri­ca­nas o mun­dia­les, el fe­nó­meno Trump les sea in­di­fe­ren­te. Muy al con­tra­rio, el ya men­cio­na­do ca­rác­ter im­pre­de­ci­ble, que pa­re­ce con­sus­tan­cial al nue­vo pre­si­den­te, pro­ba­ble­men­te dé mu­cho que ha­blar, y que temer, a los ope­ra­do­res fi­nan­cie­ros en los pró­xi­mos años. Pues si al­go es­pan­ta a es­tos ac­to­res tan des­ta­ca­dos del ac­tual jue­go eco­nó­mi­co son las sor­pre­sas, los vi­ra­jes brus­cos de cri­te­rio y la dis­cre­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca sin lí­mi­te. Y de eso pro­ba­ble­men­te ten­ga­mos mu­cho en ese tiem­po in­tere­san­te (de­ma­sia­do in­tere­san­te) que vie­ne.

| GREG BA­KER

El im­pac­to de las po­lí­ti­cas de Trump en la eco­no­mía es aho­ra mis­mo im­pre­de­ci­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.