ADIÓS A LA ERA DEL DI­NE­RO GRA­TIS

EL PRE­CIO DEL DI­NE­RO A TI­POS CE­RO PA­RE­CE ES­TAR TO­CAN­DO A SU FIN. LA PO­LÍ­TI­CA EX­PAN­SIO­NIS­TA ANUN­CIA­DA POR DO­NALD TRUMP QUI­ZÁ SIR­VA DE EM­PU­JÓN PA­RA QUE PRI­ME­RO JA­NET YE­LLEN, EN LA RE­SER­VA FE­DE­RAL, Y MARIO DRAG­HI, DES­PUÉS EN EL BCE, SE ANI­MEN A RE­VE­LAR­LO. EL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - }Mer­ce­des Mo­ra

El triun­fo del re­pu­bli­cano bo­rra de un plu­ma­zo las ren­ta­bi­li­da­des ne­ga­ti­vas de la deu­da pú­bli­ca

Ha su­pe­ra­do Mario Drag­hi, Sú­per Mario, el ecua­dor de su man­da­to. Cinco años cum­plió el 1 de no­viem­bre al ti­món del BCE, has­ta el que lle­gó ca­si por ac­ci­den­te, des­pués de que Axel We­ber —en­ton­ces pre­si­den­te del Bun­des­bank y fa­vo­ri­to en to­das las qui­nie­las— de­ja­se a Mer­kel plan­ta­da tras años pla­nean­do el asal­to ale­mán a la ins­ti­tu­ción.

A na­die ha de­ja­do in­di­fe­ren­te el ita­liano con su ges­tión. Y me­nos, en Ale­ma­nia, don­de, a lo lar­go de es­tos años, se ha gran­jea­do no po­cos enemi­gos. Ca­si no le ha­bía da­do tiem­po a aco­mo­dar­se en el si­llón de su nue­vo des­pa­cho, cuan­do ya de­jó cla­ro que la su­ya no iba a ser una pre­si­den­cia cual­quie­ra. Dos días lle­va­ba al fren­te cuan­do or­de­nó me­ter la ti­je­ra a los ti­pos de in­te­rés. Un mes des­pués, re­pi­tió la ma­nio­bra. Y así, has­ta que en mar­zo de es­te año lle­ga­ron al 0 %. Lo nun­ca vis­to.

Una po­lí­ti­ca esa, la de ti­pos ce­ro, que trae de ca­be­za a la ban­ca. A las en­ti­da­des ga­nar di­ne­ro con el ne­go­cio tra­di­cio­nal les cues­ta aho­ra Dios y ayu­da. Las es­tán pa­san­do ca­nu­tas. Y cul­pan al BCE de ca­si to­dos su ma­les. Una idea, cla­ro, con la que el guar­dián del eu­ro no co­mul­ga. Re­cuer­dan des­de la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria lo mu­cho que sus me­di­das han be­ne­fi­cia­do a los ban­cos du­ran­te los úl­ti­mos años. En man­gue­ra­zos —ba­rras li­bres de li­qui­dez a ti­pos irri­so­rios— no han es­ca­ti­ma­do, des­de lue­go. Pe­ro esa es otra his­to­ria.

Lar­go y ten­di­do se pue­de ha­blar tam­bién de lo mu­cho que la se­ga­do­ra de Drag­hi le ha com­pli­ca­do la vi­da a los in­ver­so­res, obli­ga­dos a ha­cer en­ca­je de bo­li­llos pa­ra sa­car­le al­gu­na ren­ta­bi­li­dad a sus aho­rros. So­bre to­do, a los más con­ser­va­do­res, acos­tum­bra­dos co­mo es­ta­ban a lo­grar en el pa­sa­do ju­go­sos ren­di­mien­tos sin ape­nas ries­go. Ese es­ce­na­rio de ti­pos ce­ro los ha co­lo­ca­do en un la­be­rin­to del que no es fá­cil sa­lir.

Pe­ro, pue­de que esa era, la del di­ne­ro gra­tis, tam­bién es­té to­can­do a su fin. Que su oca­so es­té más cer­ca de lo que creía el mer­ca­do. La pis­ta la dio la se­ma­na pa­sa­da la mano de­re­cha de Drag­hi, su vi­ce­pre­si­den­te Ví­tor Cons­tan­cio. Ade­lan­tó que la in­fla­ción de la eu­ro­zo­na, to­do un que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra el pre­si­den­te del BCE y los su­yos du­ran­te los úl­ti­mos tiem­pos, es­ta­rá por en­ci­ma del 1 % la pri­ma­ve­ra que vie­ne. To­do el mun­do sa­be que las me­di­das que adop­tó el ita­liano te­nían co­mo fin re­su­ci­tar la in­fla­ción —en el -0,5 % en di­ciem­bre del año pa­sa­do—, que eran ex­cep­cio­na­les y que, co­mo ta­les, te­nían los días con­ta­dos.

Sú­per Mario tie­ne el ba­zu­ca que echa hu­mo y lle­va me­ses des­ga­ñi­tán­do­se pa­ra que los Go­bier­nos ha­gan su par­te, aco­me­tan re­for­mas es­truc­tu­ra­les y di­se­ñen po­lí­ti­cas fis­ca­les en­fo­ca­das al cre­ci­mien­to y a la crea­ción de em­pleo. Se ha que­da­do el ita­liano sin mar­gen de ma­nio­bra y es muy po­si­ble que el mes que vie­ne pon­ga so­bre la me­sa un re­di­se­ño de su am­bi­cio­so pro­gra­ma de com­pras ma­si­vas de deu­da. Ex­pi­ra en mar­zo del 2017. Y, sal­vo sor­pre­sa, se irá re­ti­ran­do de for­ma pau­la­ti­na tras in­yec­tar 1,74 bi­llo­nes al sis­te­ma. No se­rá el su­yo un fi­nal abrup­to, pe­ro que se aca­ba, se aca­ba.

Al­gu­nos van in­clu­so más allá y has­ta su­fren por la po­si­bi­li­dad de una subida de ti­pos. To­da­vía le­ja­na en el tiem­po, eso sí. En el mer­ca­do se le otor­ga es­tos días una pro­ba­bi­li­dad del 20 % a que se pro­duz­ca en di­ciem­bre del año que vie­ne. En sep­tiem­bre esa po­si­bi­li­dad ni aso­ma­ba por la ca­be­za de los in­ver­so­res. Ale­ma­nia lo es­tá desean­do.

Con to­do, pue­de que en Eu­ro­pa to­da­vía ha­ya que es­pe­rar al­gún tiem­po pa­ra ver el pre­cio del di­ne­ro por en­ci­ma del 0 %. Y que to­da­vía nos que­de por de­lan­te una lar­ga tem­po­ra­da de ti­pos ba­jos. Pe­ro, el cam­bio de rum­bo ya es un he­cho. Y, lo de co­brar a los in­ver­so­res por co­lo­car su di­ne­ro en deu­da pú­bli­ca, se aca­bó.

Así lo evi­den­cian las ren­ta­bi­li­da­des en el mer­ca­do se­cun­da­rio, don­de se ne­go­cian los tí­tu­los ya emi­ti­dos por los Es­ta­dos. Allí las co­sas han cam­bia­do bas­tan­te en los úl­ti­mos días. Ya ve­nía re­fle­jan­do con la subida de los ren­di­mien­tos que la in­fla­ción es­tá vol­vien­do a te­rreno po­si­ti­vo. Pe­ro el triun­fo de Trump lo ha ace­le­ra­do to­do. Y eso, sim­pli­fi­can­do mu­cho las co­sas, por­que el mer­ca­do ha­ce una lec­tu­ra in­fla­cio­nis­ta de la vic­to­ria del re­pu­bli­cano.

Los ana­lis­tas to­da­vía es­tán tra­tan­do de des­en­tra­ñar cuá­les pue­den ser las con­se­cuen­cias pa­ra la economía mun­dial del hu­ra­cán Trump. Y el he­cho de que el fu­tu­ro pre­si­den­te de EE.UU. no ha­ya des­gra­na­do los de­ta­lles de su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca no fa­ci­li­ta pre­ci­sa­men­te las co­sas. Lo úni­co que tie­nen cla­ro es que apli­ca­rá po­lí­ti­cas ex­pan­si­vas (re­ba­ja de im­pues­tos a ciu­da­da­nos y em­pre­sas y una bi­llo­na­ria in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ras), in­fla­cio­nis­tas y pro­tec­cio­nis­tas, que ten­drá que pe­dir pres­ta­do di­ne­ro pa­ra ha­cer to­do eso y que lle­va­rá el dé­fi­cit pú­bli­co has­ta un nue­vo récord. Que no es po­co.

TRUMP ALIEN­TA EL AL­ZA

Y to­do ello ten­drá, cla­ro, con­se­cuen­cias en la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de la Re­ser­va Fe­de­ral. Has­ta aho­ra, la pre­si­den­ta de la Fed, Ja­net Ye­llen, se lo ha to­ma­do con cal­ma. Ha pre­fe­ri­do los pies de plo­mo pa­ra an­dar so­bre ese te­rreno. De he­cho, de las cua­tro subidas que los ana­lis­tas pre­veían pa­ra es­te año, to­da­vía no ha rea­li­za­do nin­gu­na y el pre­cio del di­ne­ro se man­tie­ne allí en­tre el 0,25 y el 0,50 %. Eso tie­ne los días con­ta­dos (ca­si to­dos creen que los in­cre­men­ta­rá en di­ciem­bre). Y pue­de que la pre­si­den­cia de Ye­llen tam­bién. Ella ha di­cho que se­gui­rá «has­ta el fi­nal». Su man­da­to aca­ba en fe­bre­ro del 2018. Trump, re­cuer­dan los ana­lis­tas, no pue­de echar­la; pe­ro pue­de ha­cer que se va­ya, ad­vier­ten.

JUAN. S. G

| KAI PFAFFENBACH REU­TERS

Las sombras que ro­dean la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Trump preo­cu­pan en los des­pa­chos del Ban­co Cen­tral Europeo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.