CON­CE­LLOS MÁS RI­GU­RO­SOS EN EL CO­BRO DE IM­PUES­TOS

Los mu­ni­ci­pios aho­rran 300 mi­llo­nes al año a las ar­cas au­to­nó­mi­cas con los ser­vi­cios que pres­tan El cos­te efec­ti­vo so­la­pa el ma­yor es­fuer­zo que re­quie­re su pres­ta­ción en los que tie­nen mu­cha po­bla­ción dis­per­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Serafín Lo­ren­zo

Los ayun­ta­mien­tos ga­lle­gos son es­pe­cial­men­te es­tric­tos en el co­bro de ta­sas e im­pues­tos, pe­ro tam­bién pres­tan más ser­vi­cios. Le aho­rran a la Xun­ta 300 mi­llo­nes ca­da año.

La que es­tá con­si­de­ra­da, con ra­zón, co­mo la ad­mi­nis­tra­ción más cer­ca­na al ciu­da­dano em­pie­za a sa­lir de una cri­sis que man­tu­vo a mu­chos ayun­ta­mien­tos con­tra las cuer­das y que ha obli­ga­do a to­dos a dar un gi­ro ra­di­cal en su ges­tión. Los re­cor­tes en las trans­fe­ren­cias del Es­ta­do, en cu­yo re­par­to los mu­ni­ci­pios ga­lle­gos pa­gan el pea­je de una dis­cri­mi­na­ción en­dé­mi­ca, y el des­plo­me de los in­gre­sos pro­ce­den­tes de im­pues­tos aso­cia­dos al la­dri­llo abo­ca­ron a los con­ce­llos a aban­do­nar su tra­di­cio­nal in­hi­bi­ción re­cau­da­to­ria. No se tra­ta so­lo de ase­gu­rar­se el co­bro de las ta­sas, sino que ac­tua­li­zar sus im­por­tes pa­ra ex­pri­mir sus ca­pa­ci­da­des por esa vía. El ca­so del IBI, con esa per­ver­sa apli­ca­ción con efec­to re­tro­ac­ti­vo de lo que se ha da­do en lla­mar ca­tas­tra­zo, re­pre­sen­ta el me­jor ejem­plo. Sí, los ayun­ta­mien­tos son hoy más dis­ci­pli­na­dos en el co­bro de sus ta­sas e im­pues­tos, pe­ro tam­bién pres­tan mu­chos más ser­vi­cios, que en al­gu­nos ca­sos que­dan in­clu­so fue­ra de su ám­bi­to com­pe­ten­cial y que le aho­rran a la Xun­ta unos 300 mi­llo­nes anua­les.

Es­te equi­li­brio en­tre las dos ad­mi­nis­tra­cio­nes pu­do sal­tar por los aires ha­ce tres años, con la ley con la que Cris­tó­bal Mon­to­ro pre­ten­día des­in­flar los ayun­ta­mien­tos pa­ra en­gor­dar las dipu­tacio­nes. An­te la opo­si­ción fron­tal de mu­ni­ci­pios y go­bier­nos au­tó­no­mos, con el ga­lle­go a la ca­be­za, la nor­ma fue co­rri­gién­do­se. Aho­ra Mon­to­ro ha si­do re­ele­gi­do pa­ra por­tar la car­te­ra de Ha­cien­da, aun­que ali­ge­ra­da de atri­bu­cio­nes, al asu­mir So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría la re­la­ción con las co­mu­ni­da­des co­mo vi­ce­pre­si­den­ta y mi­nis­tra de la Pre­si­den­cia y pa­ra las Ad­mi­nis­tra­cio­nes Te­rri­to­ria­les. De la ley Mon­to­ro que­dó, eso sí, un mar­co re­tri­bu­ti­vo con­fec­cio­na­do a la me­di­da de los suel­dos de los al­cal­des, en la prác­ti­ca to­ta­li­dad de los ca­sos; un re­fuer­zo de la fi­gu­ra del in­ter­ven­tor, aho­ra con un pa­pel fis­ca­li­za­dor que mu­chos re­gi­do­res ven ex­ce­si­vo; y la obli­ga­ción de que ca­da ayun­ta­mien­to eva­lúe el cos­te efec­ti­vo de los ser­vi­cios que presta.

Y es­tos son los nú­me­ros que la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Mu­ni­ci­pios e Pro­vin­cias (Fe­gamp) aca­ba de ac­tua­li­zar, en una ra­dio­gra­fía en la que pre­ci­sa el cos­te de los ser­vi­cios con da­tos del 2014. El in­for­me cons­ta­ta que la ges­tión de los re­si­duos ur­ba­nos y la limpieza via­ria es el que tie­ne un im­pac­to ma­yor so­bre la con­ta­bi­li­dad de los ayun­ta­mien­tos ga­lle­gos, con un des­em­bol­so me­dio de 97,6 eu­ros por ha­bi­tan­te y año. La ges­tión del agua cues­ta 72,4 eu­ros; y la de la po­li­cía lo­cal, trá­fi­co, es­ta­cio­na­mien­to y mo­vi­li­dad, 48,5 eu­ros por per­so­na.

Cla­ro que el im­pac­to de la pres­ta­ción de esos ser­vi­cios no es el mis­mo en to­dos los ayun­ta­mien­tos. E in­clu­so den­tro del mis­mo con­ce­llo hay di­fe­ren­cias en­tre los cen­tros ur­ba­nos y las pa­rro­quias. El pre­si­den­te de la Fe­gamp, Al­fre­do Gar­cía, acu­de con fre­cuen­cia al ejem­plo de la ges­tión de los re­si­duos pa­ra ilus­trar esa te­si­tu­ra. «Es que el cos­te efec­ti­vo de los ser­vi­cios tam­bién re­sul­ta equí­vo­co», es­gri­me Gar­cía. El al­cal­de so­cia­lis­ta de O Bar­co ti­ra de la ex­pe­rien­cia de su con­ce­llo, que co­mo la prác­ti­ca to­ta­li­dad de los ga­lle­gos com­par­te un nú­cleo emi­nen­te­men­te ur­bano con di­ver­sas po­bla­cio­nes ru­ra­les. «El ca­mión de la ba­su­ra en O Bar­co lo lleno, pe­ro en los pue­blos no. El ca­mión re­co­rre cien­tos de ki­ló­me­tros, pe­ro no se lle­na. Y con la luz su­ce­de otro tan­to. No es lo mis­mo cam­biar una lám­pa­ra en la ave­ni­da de Al­fon­so Molina (A Co­ru­ña) que en un con­ce­llo pe­que­ño en el que pa­ra cam­biar diez echas to­da la ma­ña­na».

Gar­cía con­clu­ye que el de­ba­te que en es­te ám­bi­to se abrió al hi­lo de la re­for­ma lo­cal no pue­de ce­rrar­se en fal­so. «Hay que sen­tar­se y va­lo­rar lo que cues­tan los ser­vi­cios que pres­tan los ayun­ta­mien­tos», re­cla­ma.

El ca­te­drá­ti­co de Economía Apli­ca­da Xa­quín Ál­va­rez Cor­ba­cho po­ne el fo­co so­bre las dipu­tacio­nes, cu­ya jus­ti­fi­ca­ción con­si­de­ra «ca­da vez más di­fí­cil». «Las com­pe­ten­cias que tie­nen las dipu­tacio­nes podían desem­pe­ñar­se me­jor in­te­grán­do­las en la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca», de­fien­de. Ál­va­rez Cor­ba­cho se­ña­la que, en los es­ta­dos con ad­mi­nis­tra­cio­nes des­cen­tra­li­za­das, se es­tá pa­gan­do con tri­bu­tos pro­pios y ce­di­dos en­tre el 50 y el 70 % del cos­te de los ser­vi­cios. En cam­bio, apun­ta, en Ga­li­cia esa ci­fra ape­nas al­can­za el 25 %, por de­ba­jo in­clu­so de la que re­gis­tran los 201 con­ce­llos que tie­nen me­nos de 5.000 ha­bi­tan­tes. «Los tri­bu­tos pro­pios apor­tan dis­ci­pli­na, ri­gor, res­pon­sa­bi­li­dad y jus­ti­cia fis­cal, mien­tras las trans­fe­ren­cias ni­ve­la­do­ras apor­tan su­fi­cien­cia y so­li­da­ri­dad, equi­li­bran­do así el pro­ce­so des­cen­tra­li­za­dor», ex­po­ne .

El pro­ble­ma es que, en la me­di­da que un mu­ni­ci­pio tie­ne me­nor ca­pa­ci­dad re­cau­da­to­ria, cre­ce su de­pen­den­cia de trans­fe­ren­cias y sub­ven­cio­nes pa­ra pres­tar ser­vi­cios que en mu­chos ca­sos ni si­quie­ra le com­pe­ten.

Los al­cal­des ob­je­tan que la ley Mon­to­ro ma­nia­ta a los ayun­ta­mien­tos en la in­ver­sión del su­pe­rá­vit con­ta­ble Los mu­ni­ci­pios con me­nor ca­pa­ci­dad re­cau­da­to­ria son más de­pen­dien­tes de trans­fe­ren­cias y sub­ven­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.